Destacados
69 i pico miren cine
Patria
Una micro ressenya de la mini sèrie Patria d'Aitor Gabilondo
Sèrie que com molt bé diu la sinopsis va de dos famílies basques amigues separades per una bala i que intenta explicar, sense aconseguir-ho, allò que en una altra època es va conèixer com ‘el problema basc’. A mi m’ha agradat bastant. L’ambient molt bé, les actrius principals també. No m’ha agradat massa eixe anar […]
69 i pico miren cine
Caza de brujas
(Filmin) Sèrie noruega de categoría (8 capítols de 45 minuts de durada) que va d’una comptable (Ida Waage) que quan demana explicacions als seus superiors sobre una factura de 450.000 € més fosca que els túnels de la Sarga obre la caixa dels trons i desencadena una sèrie d’esdeveniments no per esperats menys sorprenents. És […]
69 i pico miren cine
Treufoc (Filmin)
Una ressenya mínima i entusiasta de Jordi Santonja Ferrando
Estem davant de la millor sèrie que s’ha fet en aquest país, amb permís de “Crematorio”, pot sonar excessiu però si aquesta producció tinguera nom suec, estiguera a un altra plataforma (HBO, Netflix…) o comptarà amb un poc més de pressupost, seria una sèrie molt famosa i amb premis. Són 30 hores de pura intriga, […]
69 i pico miren cine
Un blanco, blanco dia
69 i pico miren cine
The new Pope
69 i pico miren cine
Adults in the Room.
69 i pico miren cine
‘Corazones de acero’ y las irrefrenables ganas de volver a ver ‘Los cañones de Navarone’

Lo mejor que se puede decir de “Corazones de acero” es que uno sale de ver esta película de guerra con unas ganas tremendas de sentarse en el sofá de casa para echarle el enésimo vistazo a “Los cañones de Navarone”, a “Los violentos de Kelly” o a “Doce del patíbulo”.

El director David Ayer domina la técnica y nos ofrece algunos momentos de insólita brillantez (insuperable la batalla final). Sin embargo, la película empieza y acaba con la inconfundible sensación de que le falta algo. Aunque a primera vista parezca sencillo, el cine bélico es un género lleno de claves complicadas y de códigos propios, sin el cual todo el invento se derrumba estrepitosamente. En “Corazones de acero” falla la historia general y falla esa descripción de personajes, que hace posible que una película de tiros se convierta en un relato atractivo, que atrape al espectador. Ni el omnipresente Brad Pitt logra salvar esta carencia, que en algunos momentos del film se convierte en una carga insoportable.

Los americanos de “Corazones de acero” van por el mundo matando nazis a diestro y siniestro y nadie sabe de dónde cojones vienen ni a dónde cojones van. Se enfadan, se desenfadan y hasta se ponen trascendentales sin que el espectador acabe de tener claro qué puñetas les está pasando.

Magníficas escenas de batalla, en las que sólo sobran los disparos luminosos, en los que las ametralladoras de los tanques reciclan uno de los trucos más celebrados de la Guerra de las Galaxias.

Hacer cine de guerra no es fácil. “Corazones de acero” nos coloca ante la obligación de revisar algunos de los clásicos bélicos imprescindibles y de dejar de considerarlos obras menores, para darles su justo valor.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario