Destacados
69 i pico miren cine
No dejes rastro
Una ressenya de Pep Jordà - No dejes rastro (Debra Granik, 2018)
Peli molt xula sobre un pare que ha passat una guerra i que viu al bosc amb la seua filla. Ell no vol veure a ningú ni en pintura i ella se sent atreta per les persones i les mínimes comoditats que ofereix una cabanya o una caravana en societat. El problema és que tots […]
69 i pico miren cine
Los hermanos Coen en el Oeste
Una crítica de Javier Llopis sobre la película “La balada de Buster Scruggs”
A estas alturas de la película, nadie pone en duda que los hermanos Coen son dos mentes maravillosamente enfermas; dos cineastas singulares, que imponen en todas sus obras un universo personal e intransferible, que no se parece a nada ni a nadie. “La balada de Buster Scruggs” podría también titularse como su homónima de los […]
69 i pico miren cine
Corrupció democràtica, un regne negre
Una ressenya de Jordi Santonja - El reino (Rodrigo Sorogoyen, 2018)
Era una història molt necessària que necessitava el nostre cinema, baixar als inferns de la corrupció i traure del femer polític el retrat de l’Espanya dels diners negres, l’especulació urbanística… Per fi al 2018 tenim la segona pel·lícula de la corrupció política. La primera va ser «B», dirigida per David Ilundain, adaptació de l’obra de […]
69 i pico miren cine
Buenos vecinos
69 i pico miren cine
La muerte de Stalin
69 i pico miren cine
The terror
69 i pico miren cine
‘Corazones de acero’ y las irrefrenables ganas de volver a ver ‘Los cañones de Navarone’

Lo mejor que se puede decir de “Corazones de acero” es que uno sale de ver esta película de guerra con unas ganas tremendas de sentarse en el sofá de casa para echarle el enésimo vistazo a “Los cañones de Navarone”, a “Los violentos de Kelly” o a “Doce del patíbulo”.

El director David Ayer domina la técnica y nos ofrece algunos momentos de insólita brillantez (insuperable la batalla final). Sin embargo, la película empieza y acaba con la inconfundible sensación de que le falta algo. Aunque a primera vista parezca sencillo, el cine bélico es un género lleno de claves complicadas y de códigos propios, sin el cual todo el invento se derrumba estrepitosamente. En “Corazones de acero” falla la historia general y falla esa descripción de personajes, que hace posible que una película de tiros se convierta en un relato atractivo, que atrape al espectador. Ni el omnipresente Brad Pitt logra salvar esta carencia, que en algunos momentos del film se convierte en una carga insoportable.

Los americanos de “Corazones de acero” van por el mundo matando nazis a diestro y siniestro y nadie sabe de dónde cojones vienen ni a dónde cojones van. Se enfadan, se desenfadan y hasta se ponen trascendentales sin que el espectador acabe de tener claro qué puñetas les está pasando.

Magníficas escenas de batalla, en las que sólo sobran los disparos luminosos, en los que las ametralladoras de los tanques reciclan uno de los trucos más celebrados de la Guerra de las Galaxias.

Hacer cine de guerra no es fácil. “Corazones de acero” nos coloca ante la obligación de revisar algunos de los clásicos bélicos imprescindibles y de dejar de considerarlos obras menores, para darles su justo valor.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario