Destacados
69 i pico miren cine
Hierro
Una microressenya de Pep Jordà - Hierro (Jorge Coira, 2019)
 Com li ha passat a moltes persones a mi també m’ha agradat molt Hierro. Està molt ben feteta, té una capçalera a l’alçada de Bron/Broen (de fet li té una retirada) un guió molt apanyat i una Candela Peña que pega un esclafit. També Mónica López. I el millor de tot: la ubicació de l’acció […]
69 i pico miren cine
El vicio del poder
Una microressenya minimalista de Pep Jordà - El vicio del poder (Adam McKay, 2018)
Peliculón sobre la trajectòria política i personal de Dick Cheney i de la seua transformació de buròcrata gris en l’home amb més poder de la galàxia. També tracta de manera interessant el seu paper en la invasió d’Irak (per cert, imperdonable que no es faci cap referència a Aznar ni al seu ‘estamos trabajando en […]
69 i pico miren cine
La mano invisible
Una microressenya minimalista de Pep Jordà - La mano invisible (David Macián, 2016)
Peli que en format reality show dibuixa un interessant (i esgarrifant) mapa sobre el món del treball, les relacions laborals, socials, les classes (tot i que alguns diuen que ja no existeixen) i els responsables (la mano invisible?) de que cada vegada es treballe més i es guanye menys. Molt interessant i motivadora.
69 i pico miren cine
Sueño en otro idioma
69 i pico miren cine
No dejes rastro
69 i pico miren cine
Déjame salir: inquietante e imprevisible
Una reseña de Javier Llopis

Al final de la sesión, se abre un interesante debate entre los espectadores. Unos aseguran haber visto una película de terror, otros afirman que era un thriller psicológico y otros creen haber contemplado un alambicado alegato antirracista. Si nos olvidamos de las etiquetas al uso, se llega rápidamente a una conclusión: “Déjame salir” es una magnífica película de miedo, es una rara pieza de orfebrería cinematográfica que consigue meterte el desasosiego en el cuerpo y que contiene algunos de los momentos más inquietantes que uno ha podido ver en una pantalla de cine en los últimos años. La película de Jordan Peele, un brillantísimo director novel, es absolutamente imprevisible y ésa es su gran virtud, al margen de las habilidades técnicas de su director. El film juega con el espectador y lo conduce a altísimas cotas de tensión, dándole de vez en cuando algún pequeño respiro en forma de humor negro. En un panorama audiovisual que transita habitualmente por las sendas de la obvio y de lo previsible, se agradece una película capaz de mantener a los espectadores descolocados y nerviosos desde el minuto uno hasta su final. Inolvidable la escena de la fiesta, es difícil reunir en una sola secuencia tal cantidad de frikis amenazantes.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario