Destacados
69 i pico miren cine
Ver Roma es lo más parecido a vivir la realidad
Una ressenya de Xavi Cortés - Roma (Alfonso Cuarón, 2018)
La película producida por Netflix te sitúa como espectador en el centro mismo de la escena. Tienes la sensación de poder mirar a cualquier parte. La cámara te da la libertad de fijar tu mirada en el lugar que más te interese. En el personaje que más te atraiga. Pero nada más lejos de la […]
69 i pico miren cine
No dejes rastro
Una ressenya de Pep Jordà - No dejes rastro (Debra Granik, 2018)
Peli molt xula sobre un pare que ha passat una guerra i que viu al bosc amb la seua filla. Ell no vol veure a ningú ni en pintura i ella se sent atreta per les persones i les mínimes comoditats que ofereix una cabanya o una caravana en societat. El problema és que tots […]
69 i pico miren cine
Los hermanos Coen en el Oeste
Una crítica de Javier Llopis sobre la película “La balada de Buster Scruggs”
A estas alturas de la película, nadie pone en duda que los hermanos Coen son dos mentes maravillosamente enfermas; dos cineastas singulares, que imponen en todas sus obras un universo personal e intransferible, que no se parece a nada ni a nadie. “La balada de Buster Scruggs” podría también titularse como su homónima de los […]
69 i pico miren cine
Buenos vecinos
69 i pico miren cine
La muerte de Stalin
69 i pico miren cine
El secreto de la psicología del terror
Un artículo de Marta Gisbert - El secreto de Marrowbone (Sergio G. Sánchez, 2017)

El gran maestro del cine de terror, Alfred Hitchcock, ya lo dijo una vez: “A las personas les gusta tener miedo cuando se sienten seguras”. Fisiológicamente, casi todo el mundo responde a una escena de miedo: comenzamos a sudar, aumenta el ritmo cardíaco, sube la adrenalina…Una sensación que no siempre nos resulta desagradable. Si el otro día llegó a mis manos esta fantástica cita, con la que he comenzado el escrito, el sábado pasado me vi, también de manera casual, espontánea, la película de marca española El secreto de Marrowbone. Y de esto va el presente razonamiento.

Todo comenzó cuando entré a los cines Altet libre de todo prejuicio y dispuesta a poner a prueba mi medidor del miedo -siguiendo la lógica de Hitchcock- para huir del verdadero pánico que me había supuesto una semana absolutamente normal. Con objeto, por tanto, de romper con la rutina cagándome en los pantalones, descubrí la mejor parte de esta película: su psicología. El argumento está sustentado en un reparto donde brillan rostros emergentes como el del británico Charlie  Heaton (Stranger Things), por citar solo un ejemplo. La historia cuenta con gran fundamento y el efecto sorpresa que otras películas del género solventan con “cuatro sustos” y ya.

En resumen, que la teoría de la psicología del miedo funciona a la perfección en El secreto de Marrowbone. La trama arranca con la presentación de los personajes, de un escenario inhóspito y, sobre todo, de un misterio sin resolver que no conoceremos hasta bien entrada la película. El espectador comienza a familiarizarse con el miedo del pequeño de los Marrowbone –incluso se aprende su nombre, Sam-, se compadece de la hermana, encarnada por Mia Goth, y sufre cada vez que la cicatriz del hermano mayor supura –un personaje que, por ello, parece parido por la mismísima J.K. Rowling-.

No hay duda que esta película va del miedo. De la intriga, de sufrir un poco agarrado a la butaca. Pero es un terror refinado, sustentado en otras sensaciones. El desconocimiento de quién habita en la buhardilla, los momentos de oscuridad y silencio interrumpidos por ese dato que el espectador ignora, los avances y retrocesos en el tiempo, son muestra de ello. Es un callejón sin salida que sacia el apetito mientras lo va abriendo, poco a poco. Y solo cuando todo está perfectamente hilado para que la sudoración, la adrenalina y el ritmo cardíaco se pongan a tono, sabemos que el final, inesperado e incluso dulce, en este caso, está aquí. Ya ha llegado el miedo, por fin. Ese es el secreto, el ‘secreto’ de Marrowbone.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario