Destacados
69 i pico miren cine
Hierro
Una microressenya de Pep Jordà - Hierro (Jorge Coira, 2019)
 Com li ha passat a moltes persones a mi també m’ha agradat molt Hierro. Està molt ben feteta, té una capçalera a l’alçada de Bron/Broen (de fet li té una retirada) un guió molt apanyat i una Candela Peña que pega un esclafit. També Mónica López. I el millor de tot: la ubicació de l’acció […]
69 i pico miren cine
El vicio del poder
Una microressenya minimalista de Pep Jordà - El vicio del poder (Adam McKay, 2018)
Peliculón sobre la trajectòria política i personal de Dick Cheney i de la seua transformació de buròcrata gris en l’home amb més poder de la galàxia. També tracta de manera interessant el seu paper en la invasió d’Irak (per cert, imperdonable que no es faci cap referència a Aznar ni al seu ‘estamos trabajando en […]
69 i pico miren cine
La mano invisible
Una microressenya minimalista de Pep Jordà - La mano invisible (David Macián, 2016)
Peli que en format reality show dibuixa un interessant (i esgarrifant) mapa sobre el món del treball, les relacions laborals, socials, les classes (tot i que alguns diuen que ja no existeixen) i els responsables (la mano invisible?) de que cada vegada es treballe més i es guanye menys. Molt interessant i motivadora.
69 i pico miren cine
Sueño en otro idioma
69 i pico miren cine
No dejes rastro
69 i pico miren cine
Irrational Man
Daños colaterales de la incontinencia cinematográfica de Woody Allen

A pesar de su avanzada edad, Woody Allen se mantiene fiel a su tradición de rodar por lo menos una película al año. Esta incontinencia cinematográfica genera un flujo peliculero en el que hay espacio  para todo: para las obras maestras, para las piezas buenas, para los films flojitos y para los bodrios. “Irrational man” pertenece a esta última categoría. Ni los fans más acérrimos del autor de “Annie Hall” son capaces de encontrarle alguna gracia a esta insufrible producción, en la que los rollos existenciales del personaje  encarnado por Joaquín Phoenix forman una plasta estomagante que hace que el espectador se tire una hora y 36 minutos revolviéndose incómodo en su butaca y preguntándose ¿qué cojones hago ya aquí?. Woody Allen se ha especializado últimamente en hacer sutiles películas sobre argumentos mínimos. Son auténticos ejercicios de estilo, que cuando salen bien componen delicadas joyas del arte cinematográfico y que cuando salen mal se derrumban como un incomprensible castillo de naipes. “Irrational man” es un derrumbe sin paliativos. Las caras de cabreo a la salida del cine confirman la decepción. Habrá que esperar a la próxima para ver si hay más suerte.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario