Destacados
69 i pico miren cine
No dejes rastro
Una ressenya de Pep Jordà - No dejes rastro (Debra Granik, 2018)
Peli molt xula sobre un pare que ha passat una guerra i que viu al bosc amb la seua filla. Ell no vol veure a ningú ni en pintura i ella se sent atreta per les persones i les mínimes comoditats que ofereix una cabanya o una caravana en societat. El problema és que tots […]
69 i pico miren cine
Los hermanos Coen en el Oeste
Una crítica de Javier Llopis sobre la película “La balada de Buster Scruggs”
A estas alturas de la película, nadie pone en duda que los hermanos Coen son dos mentes maravillosamente enfermas; dos cineastas singulares, que imponen en todas sus obras un universo personal e intransferible, que no se parece a nada ni a nadie. “La balada de Buster Scruggs” podría también titularse como su homónima de los […]
69 i pico miren cine
Corrupció democràtica, un regne negre
Una ressenya de Jordi Santonja - El reino (Rodrigo Sorogoyen, 2018)
Era una història molt necessària que necessitava el nostre cinema, baixar als inferns de la corrupció i traure del femer polític el retrat de l’Espanya dels diners negres, l’especulació urbanística… Per fi al 2018 tenim la segona pel·lícula de la corrupció política. La primera va ser «B», dirigida per David Ilundain, adaptació de l’obra de […]
69 i pico miren cine
Buenos vecinos
69 i pico miren cine
La muerte de Stalin
69 i pico miren cine
The terror
69 i pico miren cine
Ver Roma es lo más parecido a vivir la realidad
Una ressenya de Xavi Cortés - Roma (Alfonso Cuarón, 2018)

La película producida por Netflix te sitúa como espectador en el centro mismo de la escena. Tienes la sensación de poder mirar a cualquier parte. La cámara te da la libertad de fijar tu mirada en el lugar que más te interese. En el personaje que más te atraiga. Pero nada más lejos de la realidad, Alfonso Cuarón te conduce por su universo vago extraído de su infancia con una maestría pocas veces vista antes en el cine.

Cuando la cámara se centra desde el principio en un personaje condenado a ser secundario de repente todo se magnifica. La anécdota se convierte en la historia más grande jamás contada. La maravillosa fotografía rodada con la Arri Alexa 65 y el uso de ópticas angulares te lleva a pasar de la pantalla de un televisor a la pantalla de un cine, cuando el cine era grande y panorámico. Imagino que verla en la gran pantalla debe ser más hipnótico aun, pero Netflix consigue que disfrutes delante de la tele tanto como en el cine. Te lleva a un tipo de filmación donde los minúsculos personajes se mueven como hormigas entre eternas panorámicas e interminables planos secuencia que te sumergen en una época, en un clima social. Una experiencia de la que te queda el recuerdo de haber estado y haber sentido.

La película está llena de grandes momentos que, sin embargo, la cámara capta desde una posición alejada. Por ejemplo la magnífica secuencia en la que parte de la familia se refugia en una tienda y contempla a través de los sucios ventanales una carga policial contra cientos de manifestantes. Cualquier director hubiera tenido la tentación de rodar esta costosísima escena con multitud de planos, llenos de movimientos de grúa, pero Cuarón nos muestra los hechos desde detrás de una ventana, consiguiendo magnificar el dramatismo desde la naturalidad y la simplicidad.

El sonido, grabado en sistema Dolby Atmos, contribuye a esta inmersión. Los diálogos quedan en segundo plano. En ocasiones no son ni audibles, porque a Cuarón le interesa transmitir más que palabras los ruidos que envuelven a la escena y que son más elocuentes que el propio dialogo. Por otra parte hablados, en su mayoría, en mixteco.

Roma hace referencia al barrio de México D.F. en el que se crió el director. En una familia casi idéntica a la de la película. Una madre con cuatro hijos y dos empleadas domésticas que le ayudan a sacarlos adelante mientras el padre está ausente.

Roma era en los años 70 un distrito de clase alta de la capital mexicana, pero cuando la narración nos lleva a la periferia, aflora la potencia del neorrealismo, como si De Sica o Rosellini hubieran regresado.

Para mí se trata de una película extraordinaria que conmueve como pocas. Verla es lo más parecido a vivir la realidad.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario