Destacados
Diccionari de butxaca
Me la bufa
“Me la bufa” es una expresión habitual del ámbito lingüístico valenciano a la que el lenguaje alcoyano le ha aportado su granito de creatividad
Me la bufa(en inglés “he huffs me”) es una expresión común del ámbito lingüístico valenciano-catalán-balear equivalente al ‘me la sopla’ castellano, más aireada que el castizo ‘me la suda’, con mayor estabilidad que el ‘me la trae floja’, menos marinera que el ‘me la trae al pairo’ y mucho más esclarecedora que ‘me la refanfinfla’; […]
Diccionari de butxaca
Burro
Cabreo de grandes proporciones, caracterizado por su prolongación en el tiempo
Cuentan los historiadores, que los burros de Adolfo Hitler eran legendarios
Coger un burro en Alcoy no tiene nada que ver con subirse a lomos de uno estos entrañables animales domésticos de la familia de los équidos, que en tiempos muy lejanos jugaron papel fundamental en nuestra exigua agricultura. Coger un burro en esta ciudad es sinónimo de pillar un cabreo de considerables proporciones, que presenta […]
Diccionari de butxaca
Au
Au es una palabra que gracias a su brevedad resulta la interjección perfecta para incitar el movimiento de personas, animales y cosas 
Aparte de designar al símbolo químico del oro y, en territorio catalanoparlante, a cualquier tipo de ave o pájaro,  con la excepción de Alcoy donde todo animal capaz de remontar el vuelo – con o sin plumas – recibe la denominación genérica de pardal (Rubiales, vols un pardal sense ales?) au es una interjección que […]
Diccionari de butxaca
Pastissot
Diccionari de butxaca
Xorraeta
Diccionari de butxaca
Cagaet
Diccionari de butxaca
¡Adreça, adreça!
Palabra clave de los alcoyanos a la hora de ayudar a aparcar un coche

Los alcoyanos de sexo masculino encuentran un fascinante placer en el acto de ayudar a aparcar (o a desaparcar) su vehículo a un conductor inexperto o a una conductora novel. Este ritual lo tiene todo, ya que supone una demostración de sabiduría automovilística y de solidaridad ciudadana. El ayudador se dirige al ayudado con todo tipo de gestos hechos con las manos y los brazos, mientras repite de forma incesante la palabra mágica ¡adreça, adreça…!. Siempre dicha a grito pelado en los momentos estratégicos de la maniobra.

El uso del ¡adreça! es universal y no distingue de credos, religiones y condiciones sociales. Los alcoyanos varones utilizan esta palabra para ayudar a un hijo torpe que se ha sacado el carnet hace dos días y que intenta extraer su Seat Ibiza de las estrecheces de un parking. También la utilizan para sacar del apuro a un aturullado camionero polaco que se ha visto atrapado con su enorme trailer en la rotonda de El Camí y que no entiende ni una palabra de lo que le está diciendo aquel señor que no para de mover los brazos. Se han dado casos de conductores catalanes, confusos por el sinónimo en medio de difíciles maniobras, que han acabado por darle su dirección en Barcelona (calle, piso y distrito postal) al ayudante ante la continua repetición de la palabra adreça.

Hay que subrayar que aparcar mediante el método adreça exige al conductor unas habilidades casi sobrehumanas. Con la vista ha de seguir las indicaciones rápidas y confusas que le da el colaborador alcoyano y mientras, ha de tener el oído atento para escuchar la palabreja de marras y reaccionar a la orden en cuestión de milésimas de segundo.

En determinados ambientes alcoyanos, la versión académica de esta palabra ha sido sustituida por una adaptación estrictamente local: andereça. El significado del concepto no registra ninguna variación, pero el uso de esta fórmula gramática nos deja muy claro que el buen samaritano del aparcamiento es un alcoyano de pura cepa.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario