Destacados
Diccionari de butxaca
Refetot
Palabra que usan los alcoyanos para evitar llamar gordos a los gordos
Hoss Cartwright era un hombre refetot, que no pudo evitar que se le conociera popularmente como el Gordo de Bonanza
Cuando los alcoyanos nos encontramos con una persona obesa y no queremos utilizar el calificativo ofensivo de gordo, utilizamos una palabra que supone una de las obras cumbre de nuestra capacidad para crear eufemismos: refetot o refetota, según el sexo del sujeto en cuestión.
Diccionari de butxaca
Flitar
¿Qué quiere decir un alcoyano cuando dice ‘fes el favor de flitar el menjador amb el flitaor?
Se conoce como flitar a la acción de lanzar flit, fli o flis con un flitaor; siendo el flit un aceite venenoso inventado por el químico Franklin C. Nelson que desde 1923 se utilizó para matar de manera doméstica moscas y mosquitos, pero también todo lo que se movía, incluyendo los alveolos pulmonares de los […]
Diccionari de butxaca
Donar pena
Lejos de estar relacionadas con la tristeza, estas dos palabras son en Alcoy un extraño sinónimo de molestia
Escuchándonos hablar, cualquier observador foráneo llegará a la errónea conclusión de que los alcoyanos somos una gente con una irrefrenable tendencia a la tristeza y con una enfermiza capacidad para ver el lado más negro de la vida. Esta confusión procede del abuso de la construcción gramatical “donar pena”;
Diccionari de butxaca
Peixot
Diccionari de butxaca
El metabolisme
Diccionari de butxaca
Senllace
Diccionari de butxaca
Arreglaets
La palabra es el broche final con el que se cierra cualquier operación comercial alcoyana
El gran James Stewart a punto de decirle "arreglaets" a una clienta del "Bazar de las sorpresas"

Palabra fundamental del léxico comercial alcoyano. El concepto arreglaets sirve para cerrar cualquier operación de compra en un establecimiento local. Es una especie de broche final, con el que se confirma que el intercambio se ha producido con el cumplimiento de los más estrictos fundamentos de la ética del libre mercado y con satisfacción para ambas partes: comprador y vendedor.

Para empezar, una pregunta importante: ¿cómo funciona exactamente el arreglaets?. Pasemos a la descripción del asunto. Un alcoyano entra en una tienda para comprar un determinado artículo. El dependiente le hace diferentes propuestas. El comprador elige una de ellas tras llegar a un acuerdo sobre el precio. El vendedor envuelve la compra, el comprador la coge y deposita sobre el mostrador el dinero. El dependiente le da las vueltas y entonces (sólo entonces), pronuncia la palabra arreglaets. El cliente se marcha satisfecho y se despide con un adiós, con un hasta luego o con cualquier otra fórmula de cortesía que sea de su agrado.

Hay que subrayar varios datos importantes. La palabra arreglaets tiene que pronunciarla de forma obligatoria el vendedor. Ver a un comprador despidiéndose del tendero con un arreglaets sería un auténtico escándalo, que rompería una de las tradiciones más sacrosantas de siglos de intercambios comerciales en Alcoy y que crearía una situación incomprensible.

En segundo lugar, hay que señalar otro aspecto crucial del asunto: el concepto arreglaets sólo se puede utilizar en operaciones realizadas con el sector del pequeño comercio. Nadie se imagina a un magnate como Florentino Pérez pronunciando un afable arreglaets tras venderle (y cobrar la correspondiente millonada) un par de rascacielos a un grupo inversor chino. Tampoco se usa esta muletilla cuando la compra se hace en un Ikea o en cualquier otra gran superficie comercial, lugares en los que el personal de caja tiene cosas más importantes de las que preocuparse.

Asimismo, conviene tener en cuenta que el término arreglaets no se suele usar cuando los pagos se hacen con una tarjeta de crédito. En estas ocasiones, la entrañable palabra alcoyana es sustituida por un impersonal “¿quiere usted la copia del justificante del pago?”.

Finalmente, hay que referirse a un fenómeno lingüístico curioso, que ha provocado estupefacción en los círculos científicos de todo el mundo. En los comercios con pretensiones, en los que se venden productos de cierto lujo, la palabra arreglaets es sustituida por un sorprendente arreglaitos. Los partidarios de esta opción castellanizante están convencidos de que así consiguen darle a su establecimiento un aire más cosmopolita y más distinguido. Vaya usted a saber por qué.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario