Destacados
Diccionari de butxaca
El metabolisme
Es un ente inaprensible que nos sirve a los alcoyanos como excusa perfecta para justificar dolencias inventadas
Un grupo de forenses buscándole el metabolisme a un cadáver alcoyano
Estamos ante el gran comodín de la sanidad popular alcoyana. Como sus primos hermanos el ataquet y l’acataxonà, el metabolisme es un ente inaprensible que nos sirve a los alcoyanos como la excusa perfecta para justificar dolencias inventadas, vicios inconfesables o manías inexplicables.
Diccionari de butxaca
Senllace
Palabra que define a la persona que se encuentra en un estado físico lamentable
Senllace, también pronunciado sentllase o centllase, cuando no se refiere a Senllace Sánchez Salazar que es una joven política mexicana del Partido Sinaloense (PAS) que se presentó a diputada por Navolato con el eslogan ‘Amor por Navolato y Sinaloa’, és una palabra de uso común en los valles del Serpis y del Clariano que, unida […]
Diccionari de butxaca
Brasillo
Este endemismo lingüístico solo se aplica al brazo cuando éste se utiliza como elemento de conexión con otra persona
El afamado pianista Arthur Rubinstein practicando el alcoyanísimo brasillo
Como el resto del género humano, los alcoyanos están dotados de dos extremidades superiores denominadas brazos (braços en el caso de aquellas personas que hablan la bella lengua de Joan Valls). En esta ciudad, sin embargo, existe una denominación singular, que solo se aplica en casos muy concretos: el brasillo.
Diccionari de butxaca
Exiomo
Diccionari de butxaca
Catxotxes
Diccionari de butxaca
Me la bufa
Diccionari de butxaca
Au
Au es una palabra que gracias a su brevedad resulta la interjección perfecta para incitar el movimiento de personas, animales y cosas 

Aparte de designar al símbolo químico del oro y, en territorio catalanoparlante, a cualquier tipo de ave o pájaro,  con la excepción de Alcoy donde todo animal capaz de remontar el vuelo – con o sin plumas – recibe la denominación genérica de pardal (Rubiales, vols un pardal sense ales?) au es una interjección que incita a poner en ejecución inmediatamente algo.

La eficacia de la palabra reside en su brevedad. Au. Una vocal abierta, otra cerrada y a correr. La primera y la última por más señas. Todo un prodigio de concisión. Veamos un ejemplo tomado al azar. Imagine por un momento que usted recibe el mandato de llevar a un pueblo elegido a la tierra prometida. No es lo mismo que los incite a moverse con un: “au anem” que, al “au anem” le añada  una serie de explicaciones innecesarias como: “au, anem cap a la terra on hi ha prosperitat on flueixen rius de llet i mel (i vi que no embriaga) i camps plens de tot bé on abunda el blat, l’ordi, els vinyes i les magraner i, es possible, que fins i tot eixos préssecs estranys coneguts com “paraguayos”. Ven como no es lo mismo. Cuando los segundos aún no han salido de Egipto los primeros ya están en término municipal de la tierra de Canaán.

Y ahora la pregunta. Si la fuerza de la palabra reside en su brevedad ¿por qué los alcoyanos se empeñan en añadirle al au coletillas floreadas cuya única función es anular por alargamiento el efecto chasquido de la interjección mediante rimas absurdas y carentes de significado como: au, cacau; au que la casa cau o au cacau que la casa cau? ¿Parará ahí la cosa? ¿O la frase, a base de añadidos, se convertirá en una especie de romance de frontera tipo: au cacau que se’n va la nau i a la pared hi ha un clau que ha posat un moldau anomenat Arnau? Reflexionemos.

NOTA DE INTERÉS.- Ha quedado dicho que la rima que se añade al au siempre carece de significado; aunque en el caso de Alcoy convendría decir que, en algunos casos no es así. Por ejemplo cuando alguien dice “au que la casa cau” no hay manera de saber si se trata de la consabida rima o es que el inmueble efectivamente se está desplomando debido al mal estado de conservación y conviene salir por piernas.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario