Destacados
Diccionari de butxaca
Hasta aquí llegó la nieve
Este ultimátum meteorológico se utiliza para anunciar que la paciencia de una persona ha llegado a su fin
La histórica placa de la Font Roja se nos ha metido en el subconsciente psicolingüístico
El tipo que decidió colocar en la Font Roja una placa conmemorativa para inmortalizar la altura alcanzada por la gran nevada de 1926 nunca pensaría en que la escueta leyenda informativa del cartel –Hasta aquí llegó la nieve- acabaría formando parte del vocabulario cotidiano de todos los alcoyanos. Esta frase inmortal, ejemplo de economía de […]
Diccionari de butxaca
Pote
El pote es la interjección polisémica por antonomasia en la ciudad de Alcoi que expresa, sorpresa, admiración, ira, enfado, entusiasmo. O todo a la vez
Además de designar al recipiente en el que se almacenan líquidos y/o sólidos conocido como bote en castellano o pot en catalán (‘me pones dos potes de berengenes en salmorra’?) e incluso a la propina que se da al personal de un establecimiento (‘tome home estos sinco sentimos para el pote’), el pote alcoyano es, […]
Diccionari de butxaca
Fandango
Además de ser un baile popular, la palabra sirve a los alcoyanos para describir situaciones confusas o líos incomprensibles
A los alcoyanos no les gusta meterse en fandangos
Además de ser un baile popular en la partida de Barxell, en el resto de España y en buena parte de Latinoamérica, el fandango es una palabra multiusos, que les sirve a los alcoyanos para describir situaciones confusas, líos incomprensibles o problemas irresolubles. La expresión “quin fandango¡” se utiliza para marcar una línea divisoria a […]
Diccionari de butxaca
Asmaiat
Diccionari de butxaca
Tamboriná
Diccionari de butxaca
Gallonet
Diccionari de butxaca
Bochinche
También conocido como bohío o bodegueta, este establecimiento hostelero fomentaba la camaradería entre su ilustre clientela

El bochinche fue durante siglos el último mono en el escalafón de la hostelería alcoyana. Era un bar de reducidas dimensiones en el que era obligatoria la acumulación de suciedad, el olor permanente a fritanga y a cazalla revenida y una niebla perenne de humo de tabaco. También conocido como bohío o bodegueta, este minúsculo establecimiento fomentaba la camaradería entre su selecta clientela (sobre todo por la falta de espacio) en una época en la que todavía no se habían inventado ni los pubs, ni las cafeterías, ni los gastrobares.

Codo con codo (literalmente), los habituales del bochinche eran capaces de tapear y de coger las más espectaculares curdas sin apenas moverse de un espacio de unos pocos metros cuadrados. Este tipo de bares tenían entre sí un punto en común: la ausencia de mesas; el bochinche era una minúscula cocina, una barra y poco más. Su decoración estaba compuesta por un calendario de chicas en bikini, por un poster amarillento de algún equipo de fútbol y por una refulgente máquina de hacer agua de seltz.
Tras la desaparición de este tipo de garitos, provocada por las normativas sanitarias y por las exigencias urbanísticas, la palabra bochinche se ha incorporado al vocabulario alcoyano para definir cualquier bar o restaurante de baja calidad.

El bochinche ha sido injustamente tratado por los historiadores de la gastronomía alcoyana. Los cocineros de aquellos bares liliputienses mostraron durante décadas su capacidad para luchar contra las limitaciones físicas y eran capaces de preparar tapas de insólita brillantez en las peores condiciones posibles. Si hacía falta y la cosa se animaba, aquellos magos de la hostelería también se arrancaban a cantar alguna canción de Antonio Molina o una ranchera. Lo dicho: unos genios poco reconocidos.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario