Destacados
Diccionari de butxaca
Marta
Aunque parezca mentira, en el alcoyano clásico de nuestras abuelas una marta siempre será una mona
Imagen de una mona haciendo "martaes"
Estamos ante uno de los casos más delirantes de la capacidad que tienen los habitantes de esta ciudad para destrozar el verdadero significado de las palabras. En castellano y en catalán, una marta es un mamífero carnívoro perteneciente a la familia de los mustélidos; un bicho pequeñito cuya piel es muy apreciada para hacer abrigos, […]
Diccionari de butxaca
Espardenya
Palabra polisémica alcoyana que designa más objetos que artículos hay en la planta de oportunidades de El Corte Inglés  
L’espardenya (pronunciada en Alcoy aspaɾðénɛ) sin acento en la a es una palabra polisémica que tanto designa al calzado de suela de cáñamo trenzado (de esparto o yute), puntera, empeine y talón de ropa gruesa y dos vetas que se atan al tobillo, como a los filetes de sardina rebozados con huevo y harina y […]
Diccionari de butxaca
Genterola
Es un insulto grupal, que quiere mostrar el rotundo desprecio hacia un colectivo
Al Capone y sus amigachos, un ejemplo clásico de genterola
La versión alcoyana del clásico castellano gentuza es una palabra muy sonora, que despierta en el oyente resonancias italianas. Hay que subrayar un dato importante: cuando un alcoyano habla de genterola está utilizando un insulto grupal, un calificativo con el que quiere mostrar su rotundo desprecio a un determinado colectivo con el que es conveniente […]
Diccionari de butxaca
Garibaldino
Diccionari de butxaca
Tapó de bassa
Diccionari de butxaca
Collonera
Diccionari de butxaca
Bochinche
También conocido como bohío o bodegueta, este establecimiento hostelero fomentaba la camaradería entre su ilustre clientela

El bochinche fue durante siglos el último mono en el escalafón de la hostelería alcoyana. Era un bar de reducidas dimensiones en el que era obligatoria la acumulación de suciedad, el olor permanente a fritanga y a cazalla revenida y una niebla perenne de humo de tabaco. También conocido como bohío o bodegueta, este minúsculo establecimiento fomentaba la camaradería entre su selecta clientela (sobre todo por la falta de espacio) en una época en la que todavía no se habían inventado ni los pubs, ni las cafeterías, ni los gastrobares.

Codo con codo (literalmente), los habituales del bochinche eran capaces de tapear y de coger las más espectaculares curdas sin apenas moverse de un espacio de unos pocos metros cuadrados. Este tipo de bares tenían entre sí un punto en común: la ausencia de mesas; el bochinche era una minúscula cocina, una barra y poco más. Su decoración estaba compuesta por un calendario de chicas en bikini, por un poster amarillento de algún equipo de fútbol y por una refulgente máquina de hacer agua de seltz.
Tras la desaparición de este tipo de garitos, provocada por las normativas sanitarias y por las exigencias urbanísticas, la palabra bochinche se ha incorporado al vocabulario alcoyano para definir cualquier bar o restaurante de baja calidad.

El bochinche ha sido injustamente tratado por los historiadores de la gastronomía alcoyana. Los cocineros de aquellos bares liliputienses mostraron durante décadas su capacidad para luchar contra las limitaciones físicas y eran capaces de preparar tapas de insólita brillantez en las peores condiciones posibles. Si hacía falta y la cosa se animaba, aquellos magos de la hostelería también se arrancaban a cantar alguna canción de Antonio Molina o una ranchera. Lo dicho: unos genios poco reconocidos.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario