Destacados
Diccionari de butxaca
Enxancamallat/ada
Toda persona enxancamallada deja sus genitales desprotegidos de los muslos que habitualmente les dan cobijo
Tres chicas veganas comiendo fruta en diversas fases de enxancamallamiento
El verbo enxancamallar, de uso exclusivo en los valles del Serpis, es un vocablo de origen catalán compuesto por el verbo  eixancar que deriva del latín exhancare (abrir mucho las ancas; que vienen a ser el flanco de las personas o animales; coloquialmente conocidas como nalgas y antiguamente como muslos)  y camallarg, que es un […]
Diccionari de butxaca
Racuela
Dícese de los trastos viejos e inservibles, que tienden a acumularse sin que haya una explicación lógica para su supervivencia
Les racueles se acumulan misteriosamente en cualquier rincón de la casa
Palabra muy sonora de origen misterioso con la que los alcoyanos describen todo tipo de trastos viejos e inservibles, que tienden a acumularse en las casas sin que haya una explicación lógica para su milagrosa supervivencia. El término racuela añade un suplemento despectivo a cualquier objeto y nos indica que su mejor destino es el […]
Diccionari de butxaca
Tonyinyeta
Tonyinyeta es un ejemplo de palabra centrípeta, que son aquellas que los alcoyanos piensan que conoce todo el mundo aunque solo las pronuncian en su ciudad
El diminutivo tonyinyeta es la manera que los alcoyanos tienen de denominar al pez teleósteo acantopterigio  (en catalán tonyina, en castellano atún) negro azulado por arriba y gris plateado por debajo, común en los mares de la península ibérica, que se consume fresco o en conserva.
Diccionari de butxaca
Fogolí
Diccionari de butxaca
¡La Puri…!
Diccionari de butxaca
Desbotifarrar
Diccionari de butxaca
El detallet
Son regalos que le permiten a uno quedar como un señor gastándose cuatro perras

Esta palabra muestra la gran riqueza de matices del extraño idioma que hablamos los alcoyanos. El detallet es básicamente un regalo, pero sin alcanzar la pompa y la circunstancia del regalo oficial que uno le hace a un ser querido o a una novia. El detallet ha de cumplir tres condiciones imprescindibles: ser bueno, ser bonito y sobre todo ser barato. Es algo que se entrega a alguien como señal de agradecimiento, pero sin pasarse (un detallet caro se convierte automáticamente en una horterada).

Pañuelos de señora, bisutería barata, cajitas de bombones, cajas de puros (cuando fumaba la gente), botellas de algún vino apañado o alguna delicatesen gastronómica son las estrellas de este peculiar sistema se obsequios con el que se quiere corresponder algún favor que nos ha hecho alguien que suele estar fuera de nuestro círculo habitual.

La compra de detallets es una práctica obligada de los alcoyanos cuando viajan. Gracias a esta sana costumbre nuestras casas están llenas de tablillas de madera para colgar llaves con fotos del Vaticano, de ceniceros en los que pone “Yo comí en el Mesón de Cándido de Segovia”, de pequeños televisores de plástico por los que se pueden ver diapositivas del Santuario de Lourdes o de alfombrillas para el ratón con personajes de Disneyland Paris.

El detallet alcanza cada año su apoteosis durante la celebración de las Fiestas de Moros y Cristianos. Sobre la ciudad se desata una auténtica tempestad de agulletes, bolígrafos y mecheros con la cara de un glorieret. Los festeros ratifican su perfecta simbiosis con el público distribuyendo este tipo de baratijas, que son recibidas con grandes muestras de felicidad.

La obsesión alcoyana por el detallet ha hecho que en los últimos años haya florecido en la ciudad la apertura de comercios dedicados exclusivamente a la venta de este tipo de artículos. Son tiendas de regalos que cumplen el dogma más importante de la secta detallera: le permiten a uno quedar como un señor gastándose cuatro perras.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario