Destacados
Diccionari de butxaca
Cocotet
Vocablo que designa una delicatesen gastronómica cuyo origen tanto puede derivar de la palabra coca como de la francesa cocotte
El cocot o cocotet es una palabra surgida en los valles del Serpis de uso exclusivo de la ciudad de Alcoy que, cuando no se trata de un golpe dado en la cabeza con los nudillos, se refiere a la especie de panada (en catalán) o empanadilla (en castellano) de harina que lleva un relleno […]
Diccionari de butxaca
Dossier especial: Cagar, el concepto multiusos del idioma alcoyano
Una palabra bien antigua y de uso extendido no solo en la ciudad de Alcoy, sino también en el Estado Español y en buena parte de la Comunidad Económica Europea
Cagar es una palabra de uso frecuente en la ciudad de Alcoy desde muy antiguo. Y no sólo en la ciudad de Alcoy sino también en la totalidad del ámbito lingüístico catalán y castellano. De hecho cagar, ahora que Europa anda falta de símbolos comunes, podría considerarse junto con el coronavirus una de sus principales […]
Diccionari de butxaca
Lo que un porc no pot sentir
Cuando un alcoyano aplica esta frase es que ha alcanzado la cúspide gramatical del insulto
He aquí el insulto máximo. Cuando un alcoyano le dice a otro “lo que un porc no pot sentir” es que ha alcanzado la cúspide gramatical del cabreo. Esta frase parte de un supuesto táctico discutible: un cerdo es un animal despreciable, al que se le pueden dirigir todo tipo de descalificaciones sin el más […]
Diccionari de butxaca
Calbot
Diccionari de butxaca
Boira pixona
Diccionari de butxaca
El tec (del bistec)
Diccionari de butxaca
Embaixaes
El confinamiento por la pandemia permite la resurrección de un sistema de comunicación a grito pelado estrictamente alcoyano
Berlanga inmortalizó la embaixà en su famosa escena de “Bienvenido Mister Marshall”

El confinamiento por el coronavirus y la recuperación de los balcones como espacio principal de la casa han permitido la resurrección de un sistema de comunicación estrictamente alcoyano: les embaixaes. Las conversaciones a grito pelado entre balcón y balcón o entre un balcón y la calle están viviendo un inesperado siglo de oro, tras una larga etapa de crisis a causa de los porteros automáticos, los móviles y la modernidad.

Estamos ante una de las innumerables palabras del vocabulario alcoyano que hunden sus raíces semánticas en el universo de la Fiesta de Moros y Cristianos. Les embaixaes de calle se inspiran en el acto teatral que cada 24 de abril se celebra en sesión doble en la plaza de España. El embajador moro le habla con voz tronante al cristiano cuando está en el castillo y viceversa por la tarde. A partir de ahí, cualquier conversación que se haga a un alto volumen entre en un balcón y la calle o entre un balcón y otro balcón se conoce con el nombre embaixà. Hay que subrayar un dato importante: si la gritería se hace entre dos personas que están a pie de calle, no puede ser considerada embaixà. Estaríamos ante una bronca clásica o ante dos individuos/as que no saben modular el tono de su voz.

Hay que subrayar que hasta los años 70 del pasado siglo, les embaixaes eran un sistema habitual de comunicación entre los alcoyanos. Las madres llamaban a sus hijos desde el balcón a la hora de comer, las vecinas se saludaban a gritos de un lado al otro de la calle y los padres mandaban a sus hijos a por tabaco con un par de órdenes bien declamadas desde las alturas. Era una práctica habitual de la clase obrera alcoyana, en la que se aprovechaban las cortas distancias existentes entre las casas en el casco histórico. Por alguna misteriosa razón, la gente del Puntet consideraba les embaixaes como una acción degradante propia de la chusma y eludían este sistema de comunicación sustituyéndolo por otros mucho menos efectivos y trabajosos, como bajar a la calle y dar los recados directamente o mandar a la chacha.

Aunque la embaixà es una fórmula que se adapta como un guante al carácter gritón del alcoyano medio, hay que reconocer que los años del desarrollismo le supusieron un duro golpe y la situaron al borde de la desaparición. El traslado masivo de ciudadanos a grandes bloques de viviendas, la aparición del portero automático y del móvil convirtieron esta seña de identidad local en una reliquia del pasado. No es lo mismo hablar a gritos desde un balcón de la calle Sant Nicolauet que intentar comunicarse entre dos edificios de la Avenida de la Hispanidad.

La pandemia del coronavirus, el confinamiento y la resurrección del balcón como espacio vital han permitido una inesperada recuperación de este viejo arte alcoyano. Vuelven las conversaciones a gritos entre balcón y balcón, se hacen grandes tertulias y se mata la soledad y el aburrimiento con estas charlas informales. También ha crecido el número de peatones que hablan con las personas que están matando el rato en los balcones, suelen ser conversaciones sin pies ni cabeza llenas de frases del estilo: me voy a tirar la basura a ver si me distraigo un poco, vamos a ver cuándo acaba esto o la inevitable este año lo de las Fiestas está bien jodido.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario