Destacados
Diccionari de butxaca
Me la bufa
“Me la bufa” es una expresión habitual del ámbito lingüístico valenciano a la que el lenguaje alcoyano le ha aportado su granito de creatividad
Me la bufa(en inglés “he huffs me”) es una expresión común del ámbito lingüístico valenciano-catalán-balear equivalente al ‘me la sopla’ castellano, más aireada que el castizo ‘me la suda’, con mayor estabilidad que el ‘me la trae floja’, menos marinera que el ‘me la trae al pairo’ y mucho más esclarecedora que ‘me la refanfinfla’; […]
Diccionari de butxaca
¡Adreça, adreça!
Palabra clave de los alcoyanos a la hora de ayudar a aparcar un coche
Los alcoyanos de sexo masculino encuentran un fascinante placer en el acto de ayudar a aparcar (o a desaparcar) su vehículo a un conductor inexperto o a una conductora novel. Este ritual lo tiene todo, ya que supone una demostración de sabiduría automovilística y de solidaridad ciudadana. El ayudador se dirige al ayudado con todo […]
Diccionari de butxaca
Burro
Cabreo de grandes proporciones, caracterizado por su prolongación en el tiempo
Cuentan los historiadores, que los burros de Adolfo Hitler eran legendarios
Coger un burro en Alcoy no tiene nada que ver con subirse a lomos de uno estos entrañables animales domésticos de la familia de los équidos, que en tiempos muy lejanos jugaron papel fundamental en nuestra exigua agricultura. Coger un burro en esta ciudad es sinónimo de pillar un cabreo de considerables proporciones, que presenta […]
Diccionari de butxaca
Au
Diccionari de butxaca
Pastissot
Diccionari de butxaca
Xorraeta
Diccionari de butxaca
Fandango
Además de ser un baile popular, la palabra sirve a los alcoyanos para describir situaciones confusas o líos incomprensibles
A los alcoyanos no les gusta meterse en fandangos

Además de ser un baile popular en la partida de Barxell, en el resto de España y en buena parte de Latinoamérica, el fandango es una palabra multiusos, que les sirve a los alcoyanos para describir situaciones confusas, líos incomprensibles o problemas irresolubles. La expresión “quin fandango¡” se utiliza para marcar una línea divisoria a partir de la cual las cosas se complican y no se sabe muy bien cómo acabarán.

Desde la perspectiva alcoyana, los grandes casos de corrupción –Gurtel, EREs, Púnica- son enormes fandangos en los que los dineros públicos corrían de mano en mano hasta acabar en los bolsillos de algunos tipos listos. Cuando un marido llega a las tres de la madrugada a casa pasado de copas, lo más normal es que su mujer (si es alcoyana) le monte un buen fandango. Si alguien decide asumir el cargo de primer tro en una filà con problemas contables y arruinada tras una capitanía rumbosa, lo normal es que sus amigos le digan que ha hecho mal, que se ha metido en un fandango de grandes proporciones, que puede acabar con sus huesos en la cárcel. Cuando los vecinos de arriba están armando ruido a las dos de la madrugada con una fiesta con la música a todo volumen, lo habitual en esta ciudad es llamar a la Policía Local denunciando que están montando “un fandango que no nos deja dormir y yo mañana me pongo a las seis a trabajar”. Si en la oficina, Mari Puri y Jordiet (ambos casados con sus respectivos cónyuges) se intercambian sonrisillas cómplices y furtivas miradas de arrobo, lo lógico es que sus compañeros de trabajo acaben sumando dos y dos y diciendo aquella frase tan alcoyana de “aquí, hay fandango”. Cualquier jurista de prestigio que analice detalladamente el sistema electoral de la Asociación de San Jorge acabará llegando a la conclusión de que aquello es un fandango considerable.

Estamos pues, ante una metáfora bailona cuyos usos son infinitos. Aquí, las personas de orden presumen públicamente de “no meterse en fandangos”, convirtiendo esta habilidad en una virtud cívica, que hace de ellos ciudadanos más respetables.

 

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario