Destacados
Diccionari de butxaca
Maldecap
Palabra creada con la fusión de otras tres para definir a aquellas personas con una habilidad innata para generar malestar en su entorno
He aquí una curiosa creación lingüística, cuyo origen surge de la fusión de tres palabras distintas en una sola. En Alcoy tener mal de cap es (como en todos los lugares de habla valenciana) sufrir un problema sanitario más o menos doloroso, que afecta al área craneal y que viene provocado por algún tipo de […]
Diccionari de butxaca
Donar més quefer que una onça de cucs
Aunque de entrada parece la comparación más adecuada para definir la hiperactividad infantil, hay que analizarla con atención
Uno de los apartados más creativos del lenguaje alcoyano es aquel que recoge las lamentaciones que las abuelas dedican a sus nietos o, mejor dicho, a la febril actividad que desarrollan sus nietos mientras están a su cargo. Es decir, todo el día.
Diccionari de butxaca
Enviscà
El concepto sirve para describir un desastre especialmente pringoso y maloliente
Jugadores de fútbol americano disfrutando de una enviscà deportiva
He aquí otra de esas magníficas metáforas alcoyanas, cuyo uso sirve para enriquecer el lenguaje con todo tipo de matices. Enviscà (pronúnciese con a de Anriqueta) es una palabra que sirve para describir un desastre que afecta a una o a varias personas; es una empastrà especialmente pringosa y maloliente.
Diccionari de butxaca
Sofar
Diccionari de butxaca
Arropar
Diccionari de butxaca
Guapet
Diccionari de butxaca
Ferro p’Alemania
Una metáfora anatómico/industrial para presumir de musculitos ante los amigos

Antes de inventarse los personal trainings, los coachings, los runners y la tableta de chocolate de José María Aznar, los alcoyanos presumíamos de musculitos imitando el gesto de los forzudos del circo, tensando el brazo para que aparecieran nuestros bíceps en todo su esplendor y soltándole nuestro impresionado interlocutor una frase que ya forma parte de nuestro patrimonio lingüístico: ¡Toca, toca…. açó és ferro p’Alemania!.

Esta insólita metáfora anatómico/industrial hunde sus raíces en la mitificación de la siderurgia germánica, convertida en el paradigma internacional de la fabricación de productos dotados de una solidez a prueba de bombas. Cuando un machito alcoyano nos muestra la bola del brazo o los abdominales y dice aquello de “açó es ferro p’Alemania” está comparando sus músculos con la resistencia de un Panzer o con la dureza del material fabricado en las acerías Krupp. Antes de la llegada de la odiada Merkel, nuestra visión simplista del mundo identificaba a Alemania con un país de cabezas cuadradas, que fabrica cosas metálicas (ya sean coches, tanques o cañones antiaéreos) capaces de resistir los embates del tiempo y cualquier tipo de agresión externa.

Hay que señalar que esta frase comporta una inevitable obligación social para su destinatario. Cuando a uno le dicen ¡toca, toca…. açó és ferro p’Alemania!, las convenciones le obligan a palpar  con entusiasmo y deleite la zona marcada por el presunto culturista; ya sean bíceps, piernas o abdominales. El rechazo de esta oferta (ya sea por razones de higiene, de repugnancia personal o de simple temor al ridículo) será entendido  como un grave desprecio hacia las habilidades gimnásticas de nuestro amigo deportista, que acabará buscándose otras amistades más receptivas con sus exuberancias musculares.

Nota importante: Un código no escrito señala que esta invitación al palpamiento sólo se puede aplicar a determinadas partes del cuerpo masculino. Un uso equivocado de estas indicaciones puede acabar en una situación engorrosa con incómodas connotaciones sexuales. Conozco a un tipo que se encontró con una amiga en el gimnasio y que apuntándose a la entrepierna le soltó el consabido  ¡toca, toca…. açó és ferro p’Alemania!. Acabó cumpliendo una merecida pena de seis meses en Fontcalent  al condenarle un juzgado por un delito acoso y exhibicionismo. Ni que decir tiene que la chica no le ha vuelto a dirigir la palabra,

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario