Destacados
Diccionari de butxaca
Possiqueteveré!
Possiqueteveré! es una interjección alcoyana de tinte surrealista que sirve para expresar casi cualquier cosa
El actor JULI CANTÓ en una representación del POSSIQUETEVERÉ!
Possiqueteveré! es un fraseologismo interjectivo, de uso muy extendido en la ciudad de Alcoy, formado por dos conjunciones, un pronombre relativo, otro pronombre personal y un verbo en futuro simple debidamente amachambrado, que tanto sirve para expresar sorpresa, rechazo, desaprobación, advertencia o desdén, como cualquier otra cosa.
Diccionari de butxaca
L’ajudant del que toca el bombo
Durante mucho tiempo, fue una perífrasis de uso extendido en Alcoy para referirse a la persona de poca importancia, sin oficio y mal entretenida
L’ajudant del que toca el bombo es un oficio poco conocido (nada que ver con el más viejo del mundo) y poco valorado dentro del panorama musical. En parte por no tratarse de una disciplina que requiera estudios reglados y en parte por lo poco conocidas que resultan sus funciones para el público en general, […]
Diccionari de butxaca
Ampastrà
Ampastrà es una palabra alcoyana que abarca todo el abanico de desgracias que van desde verter un vaso de agua sobre el mantel a invadir Polonia a los sones de la Cabalgata de las Valquirias
Imagen real de una ampastrà provocada por una locomotora
Ampastrà, empastrà o en el caso del puntet ampastrada es una palabra alcoyana que casi con toda probabilidad proviene del catalán emplastre o del castellano emplasto. Ambas derivan del latín emplastrum y del griego emplastron (ἔμπλαστρον) que significa modelar o pastar y, en el universo lingüístico valenciano-catalano-balear, se refieren al medicamento preparado como pasta que […]
Diccionari de butxaca
Refetot
Diccionari de butxaca
Flitar
Diccionari de butxaca
Donar pena
Diccionari de butxaca
Gallegà
Sinónimo de chasco, que también se usa para describir una acción que ha requerido grandes esfuerzos a cambio de unas compensaciones exiguas

En alguna época remota, los alcoyanos debieron tener un extraño concepto de los habitantes de las brumosas tierras de Galicia. Así lo indica la acuñación de la construcción gramatical “fer una gallegà”: una expresión multiusos, que usamos como sinónimo de chasco y detomadura de pelo o para referirnos a una acción que ha requerido grandes esfuerzos y que al final, nos ha ofrecido unas compensaciones exiguas o casi inexistentes.

La gallegà es una pariente lejana de otras expresiones claramente xenófobas que pueblan nuestro lenguaje cotidiano, como: engañarte como a un chino, trabajar como un negro o hacer el indio. Todas ellas presuponen un cierto grado de desprecio racista hacia otros pueblos y otras razas. En este caso, los gallegos son conceptuados como personas inocentes y poco despiertas; un tópico que nada tiene que ver con la realidad y sino, que se lo pregunten a Amancio Ortega, el dueño de Zara, que figura en todas las listas de personas más ricas del mundo.

Vayamos al turrón, que se acerca la Navidad. “Fer una gallegà” equivale básicamente a ser el protagonista de un suceso en el que uno ha salido más o menos escaldado. Se incluyen dentro de este grupo semántico acciones tales como: ayudar a amigos en mudanzas, dejarle dinero a un tipo que nunca nos lo va a devolver, arruinarse con la cuenta de un restaurante de alto copete, comprar un coche de segunda mano que es una cafetera o equivocarse de carretera en un viaje y hacer 200 kilómetros de más.

Hay un segundo concepto de “fer una gallegà” en el que el sujeto protagonista realiza las acciones por voluntad propia y sin que medie ningún tipo de engaño. Dentro de este apartado se incluyen actos extraños y sin explicación como: acabar una juerga en Benidorm cruzándose el puerto de Guadalest a las cinco de la madrugada, subirse a la cima de Montcabrer sin haber realizado ninguna excursión en los últimos cinco años o sufrir tres horas de viaje del tren Alcoy-Xàtiva para comerse una paella en València. En este segundo caso, la construcción “fer una gallegà” puede sustituirse sin ningún problema por la alcoyanísima palabra “humorà”; pero ese concepto ya lo analizaremos otro día.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario