Destacados
Diccionari de butxaca
Maldecap
Palabra creada con la fusión de otras tres para definir a aquellas personas con una habilidad innata para generar malestar en su entorno
He aquí una curiosa creación lingüística, cuyo origen surge de la fusión de tres palabras distintas en una sola. En Alcoy tener mal de cap es (como en todos los lugares de habla valenciana) sufrir un problema sanitario más o menos doloroso, que afecta al área craneal y que viene provocado por algún tipo de […]
Diccionari de butxaca
Donar més quefer que una onça de cucs
Aunque de entrada parece la comparación más adecuada para definir la hiperactividad infantil, hay que analizarla con atención
Uno de los apartados más creativos del lenguaje alcoyano es aquel que recoge las lamentaciones que las abuelas dedican a sus nietos o, mejor dicho, a la febril actividad que desarrollan sus nietos mientras están a su cargo. Es decir, todo el día.
Diccionari de butxaca
Enviscà
El concepto sirve para describir un desastre especialmente pringoso y maloliente
Jugadores de fútbol americano disfrutando de una enviscà deportiva
He aquí otra de esas magníficas metáforas alcoyanas, cuyo uso sirve para enriquecer el lenguaje con todo tipo de matices. Enviscà (pronúnciese con a de Anriqueta) es una palabra que sirve para describir un desastre que afecta a una o a varias personas; es una empastrà especialmente pringosa y maloliente.
Diccionari de butxaca
Sofar
Diccionari de butxaca
Arropar
Diccionari de butxaca
Perxonà
Diccionari de butxaca
Guapet
En Alcoy, esta palabra tiene más peligro que un mono con una ametralladora
El galán Rodolfo Valentino fue un ejemplo perfecto del guapet de cara

Aunque inicialmente pueda parecer un término inofensivo; en Alcoy, la palabra guapet/guapeta tiene más peligro que un mono con una ametralladora. Nos encontramos ante el clásico concepto gramatical de doble filo, que igual puede usarse para echarle un piropo a una persona que para joderle la vida. Captar el significado real del guapet alcoyano es un proceso complicado, especialmente difícil para los forasteros. Ahí van algunas instrucciones de uso.

Para empezar, vayamos a la parte positiva. El guapet/guapeta es un típico diminutivo alcoyano con el que nos referimos a una persona de rostro agraciado, pero que no alcanza el nivel de bellezón. Esta misma denominación se traslada de forma metafórica a diferentes aspectos de la vida: en Alcoy, hay pisos guapets, chaquetas guapetes, restaurantes guapets y hasta muertos que han quedado “molt guapets” tras el proceso de embalsamamiento. En general, es una palabra que nos sirve para definir algo que está bien, pero sin pasarse. Un uso parecido al que hacen los hablantes del castellano del término apañado.

El uso indiscriminado del guapet puede generar situaciones de alto riesgo. Si usted va a una exposición de pintura y el autor le pregunta qué le han parecido los cuadros, nunca le conteste con un “estaven molt guapets”, ya que su respuesta será entendida como una grave ofensa por parte de un artista que a lo mejor ha querido plasmar en sus obras el atormentado universo estético de los pueblos oprimidos de la América Central o la futilidad de la vida ante la opresión del capitalismo. El tipo se indignará con toda la razón del mundo al ver tratadas sus innovadoras propuestas pictóricas al mismo nivel que un tresillo de Muebles As.

Pasemos finalmente a las acepciones negativas del concepto. Cuando usted se reúne con los amigos al día siguiente de correrse una juerga desatada, no es raro que le suelte frases del estilo “ayer llegué a casa guapet y mi mujer se puso hecha un basilisco”. Aunque un observador foráneo puede llegar a la conclusión de que usted llegó a su domicilio hecho un brazo de mar y orlado por una belleza arrebatadora, el significado es justo el contrario: por extraño que parezca, en Alcoy, llegar a casa guapet es un sinónimo de llegar en condiciones lamentables, tanto físicas como mentales.

Y para acabar, una advertencia importante. Cuando en Alcoy alguien le diga la frase imperativa “vine açí, guapet de cara!”, más vale que ponga tierra de por medio y que se escabulla de la situación como pueda. Esta invitación, pronunciada siempre con un amenazante retintín, es el preludio de una bronca violenta e incluso de una agresión física. A más de uno le han roto la cara por desconocer este importante matiz lingüístico y acudir confiado al matadero.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario