Destacados
Diccionari de butxaca
Ampastrà
Ampastrà es una palabra alcoyana que abarca todo el abanico de desgracias que van desde verter un vaso de agua sobre el mantel a invadir Polonia a los sones de la Cabalgata de las Valquirias
Imagen real de una ampastrà provocada por una locomotora
Ampastrà, empastrà o en el caso del puntet ampastrada es una palabra alcoyana que casi con toda probabilidad proviene del catalán emplastre o del castellano emplasto. Ambas derivan del latín emplastrum y del griego emplastron (ἔμπλαστρον) que significa modelar o pastar y, en el universo lingüístico valenciano-catalano-balear, se refieren al medicamento preparado como pasta que […]
Diccionari de butxaca
Refetot
Palabra que usan los alcoyanos para evitar llamar gordos a los gordos
Hoss Cartwright era un hombre refetot, que no pudo evitar que se le conociera popularmente como el Gordo de Bonanza
Cuando los alcoyanos nos encontramos con una persona obesa y no queremos utilizar el calificativo ofensivo de gordo, utilizamos una palabra que supone una de las obras cumbre de nuestra capacidad para crear eufemismos: refetot o refetota, según el sexo del sujeto en cuestión.
Diccionari de butxaca
Flitar
¿Qué quiere decir un alcoyano cuando dice ‘fes el favor de flitar el menjador amb el flitaor?
Se conoce como flitar a la acción de lanzar flit, fli o flis con un flitaor; siendo el flit un aceite venenoso inventado por el químico Franklin C. Nelson que desde 1923 se utilizó para matar de manera doméstica moscas y mosquitos, pero también todo lo que se movía, incluyendo los alveolos pulmonares de los […]
Diccionari de butxaca
Donar pena
Diccionari de butxaca
Arreglaets
Diccionari de butxaca
Peixot
Diccionari de butxaca
Hasta aquí llegó la nieve
Este ultimátum meteorológico se utiliza para anunciar que la paciencia de una persona ha llegado a su fin
La histórica placa de la Font Roja se nos ha metido en el subconsciente psicolingüístico

El tipo que decidió colocar en la Font Roja una placa conmemorativa para inmortalizar la altura alcanzada por la gran nevada de 1926 nunca pensaría en que la escueta leyenda informativa del cartel –Hasta aquí llegó la nieve- acabaría formando parte del vocabulario cotidiano de todos los alcoyanos. Esta frase inmortal, ejemplo de economía de medios gramaticales, se utiliza desde entonces en esta ciudad para anunciar que la paciencia de una persona o de una institución se ha visto colmada y que esa persona y esa institución no quieren aguantar ni un gramo más de excusas y de tomaduras de pelo.

Estas cinco palabras emblemáticas se usan siempre en castellano, en un intento de darle más fuerza e institucionalidad a la afirmación. En la lengua del imperio hablan de la gota que desborda el vaso, en Alcoy soltamos un “hasta aquí llegó la nieve” rotundo y el asunto queda zanjado. Cualquier observador foráneo que no entienda las peculiaridades del metalenguaje alcoyano, acaba llegando a la errónea conclusión de que la frase y el cabreo del tipo que la pronuncia se deben a algún viejo conflicto vivido en alguna pista de esquí.

Las esposas engañadas le sueltan un “hasta aquí llegó la nieve” al marido golfo antes de ponerle las maletas en el rellano de la escalera y de iniciar los trámites para el divorcio. El amigo pringado, que siempre se queda sin beber para poder conducir de vuelta a casa tras la juerga, pronuncia esta frase antes de anunciar que se ha acabado, que él beberá lo que le dé la gana y que otro miembro de la cuadrilla tendrá que asumir el papel de chófer abstemio. El director de banco utiliza esta metáfora meteorológica para exigirle al moroso el pago inmediato del préstamo y los padres cabreados le comunican este ultimátum innegociable a su hijo de 42 años, antes de exigirle a su retoño que abandone el domicilio paterno “porque ya tienes pelos en los huevos y una edad para vivir por tu cuenta”.

Dicen los teóricos de psicolingüística, que la frase se nos queda marcada en el subconsciente a todos los alcoyanos cuando nos llevan de niños a la Font Roja y nuestros padres nos muestran con gesto de seriedad este retablo de azulejos, que marca una altura de 2,10 metros, la suficiente para ahogar en nieve al mismísimo Michael Jordan o a un par de señores bajitos subidos el uno encima del otro. A partir de esta impresión, la construcción gramatical se nos queda grabada para siempre.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario