Destacados
Diccionari de butxaca
Catxotxes
Es un tipo de buen conformar, que desconoce el significado de la palabra urgente
Un catxotxes de libro, Mariano Rajoy, llegó a presidente del Gobierno de España
A mitad de camino entre el sompo y el somordo, el catxotxes alcoyano es un individuo caracterizado por su lentitud de movimientos y por sus enormes cojonazos. El catxotxes es un tipo de buen conformar al que le resbala el resto de la Humanidad, que actúa absolutamente a su bola y que desconoce el significado […]
Diccionari de butxaca
Me la bufa
“Me la bufa” es una expresión habitual del ámbito lingüístico valenciano a la que el lenguaje alcoyano le ha aportado su granito de creatividad
Me la bufa(en inglés “he huffs me”) es una expresión común del ámbito lingüístico valenciano-catalán-balear equivalente al ‘me la sopla’ castellano, más aireada que el castizo ‘me la suda’, con mayor estabilidad que el ‘me la trae floja’, menos marinera que el ‘me la trae al pairo’ y mucho más esclarecedora que ‘me la refanfinfla’; […]
Diccionari de butxaca
¡Adreça, adreça!
Palabra clave de los alcoyanos a la hora de ayudar a aparcar un coche
Los alcoyanos de sexo masculino encuentran un fascinante placer en el acto de ayudar a aparcar (o a desaparcar) su vehículo a un conductor inexperto o a una conductora novel. Este ritual lo tiene todo, ya que supone una demostración de sabiduría automovilística y de solidaridad ciudadana. El ayudador se dirige al ayudado con todo […]
Diccionari de butxaca
Burro
Diccionari de butxaca
Au
Diccionari de butxaca
Pastissot
Diccionari de butxaca
Inga
El inga alcoyano no guarda relación con el nombre femenino propio habitual de muchachas en flor de la lejana Escandinavia

Pese a que pueda parecer lo contrario, el inga alcoyano no guarda relación alguna con el pueblo quechua del mismo nombre cuyos territorios se encuentran situados al norte de Colombia, en el departamento de Putumayo, ni con la protagonista femenina de la película erótica sueca ‘The Seduction of Inga’ (1971) que, en su día, se publicitó con esta apasionante sinopsis: ‘Después de que su novio la abandonara, Inga solo puede buscar el amor de otro hombre que satisfaga su cuerpo y alma’.

Tampoco con el nombre propio femenino,  habitual de muchachas en flor de la lejana Escandinavia, cuya festividad se celebra el día de todos los Santos. De hecho el inga alcoyano no guarda relación con nada que este más al norte del pantano de Beniarrés, ya que se trata de una interjección impropia con carácter imperativo similar al ¡venga! castellano o al ¡vingui! catalán que por la llamada ley del ahorro consonántico alcoyano, en un momento dado perdió la v, quedando reducida a inga; y que se utiliza tanto para dar ánimo (inga que la vida és dura però després et mors) incredulidad (inga, puja aquí i veuràs París) o prisa (au, inga que es fa tard)

Es precisamente en este último sentido de animación donde el inga alcoyano se muestra más creativo al disponer de variantes compuestas como: ingava (¡venga, va!) ingamon (¡venga, vamos!) o ingamone (¡venga, vayámonos!) que no se sabe si tienen más éxito consiguiendo meter prisa o evocando a orondas matronas nórdicas en el momento de preparar el apetitoso kiviaq, un guiso a base de pájaros podridos curados dentro de la piel de una foca, que le dice ‘gos fes-te enrrere’ a la tradicional casquería alcoyana.

OJO AL CRISTO QUE ES DE PLATA. Semejante o parecido resultado al inga es el que se produce con la segunda persona del singular del imperativo del mismo verbo venir o vindre que al prescindir de la v – por la ya mencionada ley del ahorro consonántico alcoyano – queda reducido a ine, que tanto puede referirse a un deseo u orden (¡ven!), a una forma coloquial o cariñosa del nombre de la virgen romana Inés que sufrió martirio y persecución, que al Instituto Nacional de Estadística (INE)  

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario