Destacados
Diccionari de butxaca
Maldecap
Palabra creada con la fusión de otras tres para definir a aquellas personas con una habilidad innata para generar malestar en su entorno
He aquí una curiosa creación lingüística, cuyo origen surge de la fusión de tres palabras distintas en una sola. En Alcoy tener mal de cap es (como en todos los lugares de habla valenciana) sufrir un problema sanitario más o menos doloroso, que afecta al área craneal y que viene provocado por algún tipo de […]
Diccionari de butxaca
Donar més quefer que una onça de cucs
Aunque de entrada parece la comparación más adecuada para definir la hiperactividad infantil, hay que analizarla con atención
Uno de los apartados más creativos del lenguaje alcoyano es aquel que recoge las lamentaciones que las abuelas dedican a sus nietos o, mejor dicho, a la febril actividad que desarrollan sus nietos mientras están a su cargo. Es decir, todo el día.
Diccionari de butxaca
Enviscà
El concepto sirve para describir un desastre especialmente pringoso y maloliente
Jugadores de fútbol americano disfrutando de una enviscà deportiva
He aquí otra de esas magníficas metáforas alcoyanas, cuyo uso sirve para enriquecer el lenguaje con todo tipo de matices. Enviscà (pronúnciese con a de Anriqueta) es una palabra que sirve para describir un desastre que afecta a una o a varias personas; es una empastrà especialmente pringosa y maloliente.
Diccionari de butxaca
Sofar
Diccionari de butxaca
Arropar
Diccionari de butxaca
Guapet
Diccionari de butxaca
La merdeta
El concepto engloba a un sector de alcoyanos de clase baja o media cuya única aspiración en la vida es ser admitido en las filas del puntet
Grupo de integrantes de la merdeta tomando la fresca en la calle San Lorenzo

Bajo este insultante concepto se incluye a un singular segmento de la población alcoyana de clase baja o de clase media cuya única aspiración en la vida es ser admitido en las filas del puntet. Estos especialistas en el quiero y no puedo son capaces de destrozar sus economías familiares y de vivir en una continua mentira con tal de acercarse a los oropeles de esa rancia aristocracia alcoyana en lo que uno no es nadie si no ha arruinado un par de centenarias empresas textiles.

Formar parte de la merdeta exige grandes sacrificios personales. Los intentos de subir de golpe unos cuantos peldaños en la escala social suponen un considerable esfuerzo económico: ropa del puntet, colegios del puntet para los niños (¡nunca públicos, por Dios!), coche del puntet, filà del puntet y hasta vacaciones del puntet. Además, las personas que forman parte de este grupo están obligadas a hacer drásticos cambios en su vida cotidiana: deben abandonar radicalmente el uso del valenciano, les deben poner a sus hijos nombres pijos y han de olvidarse de sus orígenes, ya que cualquier contacto con la chusma los haría sospechosos y entorpecería su acceso a la cúspide social alcoyana.

Hay familias de la merdeta que se han arruinado ante la imposibilidad aritmética de costear un nivel de vida de clase alta con el sueldo de un trabajador normal. Otras hacen equilibrios contables, se endeudan hasta las cejas y suprimen gastos básicos (desde la comida al equipamiento de la casa)  con tal de mantener las apariencias de cara al exterior. Ser de la merdeta no es un chollo, ya que en la mayor parte de las ocasiones este intento de subir en la pirámide social se ve saldado con un fracaso rotundo: la gente del puntet los consideran unos advenedizos y los de su misma  extracción social los rechazan por horteras y pretenciosos.

Sólo hay dos maneras efectivas de salir de este sinvivir. La más directa es el matrimonio; cualquier alcoyano o alcoyana de la merdeta que se case con un miembro del puntet quedará automáticamente incluido en este colectivo social, pudiendo disfrutar de todos sus privilegios sin ningún tipo de cortapisa. La otra consiste en hacerse millonario jugando a la lotería y resulta algo más complicada.

 

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario