Destacados
Diccionari de butxaca
Genterola
Es un insulto grupal, que quiere mostrar el rotundo desprecio hacia un colectivo
Al Capone y sus amigachos, un ejemplo clásico de genterola
La versión alcoyana del clásico castellano gentuza es una palabra muy sonora, que despierta en el oyente resonancias italianas. Hay que subrayar un dato importante: cuando un alcoyano habla de genterola está utilizando un insulto grupal, un calificativo con el que quiere mostrar su rotundo desprecio a un determinado colectivo con el que es conveniente […]
Diccionari de butxaca
Garibaldino
Un curioso sustantivo alcoyano que relaciona la gamba común con los soldados voluntarios que lucharon por la unidad de Italia
Dícese de los soldados voluntarios que lucharon en las tres guerras por la  independencia y unidad de Italia al mando de Giuseppe Garibaldi (Niza, 1807-Caprera, 1882) En Alcoy además es la denominación oficial que reciben las gambas con gabardina, tapa muy popular en el estado español, tanto como la corrupción o la sequía. La pregunta […]
Diccionari de butxaca
Tapó de bassa
Metáfora cruel que usamos los alcoyanos para describir a los hombres bajitos
Mickey Rooney no levantaba un palmo del suelo y es un clásico de Hollywood
Metáfora inusualmente cruel y despectiva que usamos los alcoyanos para describir a hombres bajitos pero con una constitución física muy robusta. La comparación no es gratuita: el tapón de una balsa (de riego o de una piscina municipal) es un elemento de gran solidez cuya principal función en esta vida es evitar que se escape […]
Diccionari de butxaca
Collonera
Diccionari de butxaca
Enxancamallat/ada
Diccionari de butxaca
Racuela
Diccionari de butxaca
L’astacà
Esta expresión suele emitirse al final de un ágape o celebración y suele ir precedida de la pregunta ‘¿mucho es?

L’astacà, (no confundir con l’estaca que es un objeto metafórico que si lo estiras por aquí y por allá seguro que cae y -como hemos podido observar- al poco se vuelve a levantar) es una expresión genuinamente alcoyana formada por las palabras castellanas estocada (golpe que se da con la punta de una espada o estoque así como la herida que resulta) y estacazo (daño o quebranto), la mallorquina estocada (acto de quitar mucho de una cosa) y la catalana estacada que, como su propio nombre indica, es el golpe dado con una estaca.

De manera que l’astacà para un alcoyano vendría a ser como una estocada aguda y punzante a la altura del bolsillo tan contundente como una estaca que provoca derramamiento de haberes y produce dolor y quebranto en el cash flow, o efectivo, del individuo.

La expresión habitualmente suele emitirse al final de un ágape o celebración y suele ir precedida de la pregunta  ‘¿mucho es?’,  para solicitar la cuenta. Pregunta que también tiene su aquel porque como se realice fuera del ámbito lingüístico alcoyano puede resultar confusa e indescifrable para el destinatario. Y en consecuencia el camarero igual puede responder informando del importe de la cuenta que con un ‘musho beti musho beti es es’.

Una vez superado este inconveniente y con la cuenta en poder del solicitante, si el monto es proporcional a la cantidad y calidad de los ingredientes consumidos el asunto se zanjará sin más tras un juego de exhibición / ocultación de billetes y/o tarjetas de crédito entre los machos alfa del grupo mientras se escuchan expresiones como: ‘No, hui em toca a mi’, ‘En Alcoi pague jo’, ‘Em xorren els diners’  o ‘Els teus diners ací no valen’, aunque sean euros de curso legal.

Pero si el importe totalizado excede lo previsto o resulta desproporcionado respecto a lo consumido el comensal que ha recogido la cuenta, en cuanto el camarero se de la vuelta, exhalará un ‘Mare de Deu, quina astacà…’ arrastrando la ‘s’ alveolar como si se tratara de una serpiente de cascabel, deteniéndose de manera súbita abrupta en la k con un sonido oclusivo y sordo, y rematando la faena con un ‘ens l’han clavat fins el moll de l’os’.

Expresión que sin duda provocará que algunos comensales tengan, en ese mismo momento, la sensación de que están siendo atravesados, desde el recto hasta la misma boca del estomago, por una estaca puntiaguda en forma de nota. Una dolorosa maniobra que además les dejará con una extraña sensación de desasosiego que perdurará durante el resto de la noche y que no conseguiría aliviar la acción vasoconstrictora de cien tubos de Hemoal.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:
COMENTARIOS

  1. Eugeni says:

    MOLT BO. Jjjjjjj….

  2. Yusuf-Al-Mondiga says:

    Ay! Una ves, en Venesia, demanamos, y aquí qué tienen de taritas? No tenían nada, y nada más por las servecitas y una fanta de llima con cobitos, nos arrear on una estacà que pa qué te quiero contar…ay!!!

    (Muchas grasias por dejarme contarlo)

  3. Andrea says:

    Molt bo!
    I el comentari de Yusuf-Al-Mondiga també! 🙂

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario