Destacados
Diccionari de butxaca
Genterola
Es un insulto grupal, que quiere mostrar el rotundo desprecio hacia un colectivo
Al Capone y sus amigachos, un ejemplo clásico de genterola
La versión alcoyana del clásico castellano gentuza es una palabra muy sonora, que despierta en el oyente resonancias italianas. Hay que subrayar un dato importante: cuando un alcoyano habla de genterola está utilizando un insulto grupal, un calificativo con el que quiere mostrar su rotundo desprecio a un determinado colectivo con el que es conveniente […]
Diccionari de butxaca
Garibaldino
Un curioso sustantivo alcoyano que relaciona la gamba común con los soldados voluntarios que lucharon por la unidad de Italia
Dícese de los soldados voluntarios que lucharon en las tres guerras por la  independencia y unidad de Italia al mando de Giuseppe Garibaldi (Niza, 1807-Caprera, 1882) En Alcoy además es la denominación oficial que reciben las gambas con gabardina, tapa muy popular en el estado español, tanto como la corrupción o la sequía. La pregunta […]
Diccionari de butxaca
Tapó de bassa
Metáfora cruel que usamos los alcoyanos para describir a los hombres bajitos
Mickey Rooney no levantaba un palmo del suelo y es un clásico de Hollywood
Metáfora inusualmente cruel y despectiva que usamos los alcoyanos para describir a hombres bajitos pero con una constitución física muy robusta. La comparación no es gratuita: el tapón de una balsa (de riego o de una piscina municipal) es un elemento de gran solidez cuya principal función en esta vida es evitar que se escape […]
Diccionari de butxaca
Collonera
Diccionari de butxaca
Enxancamallat/ada
Diccionari de butxaca
Racuela
Diccionari de butxaca
Llamar
Los habitantes de esta ciudad hemos construido una versión alcoyana de este verbo castellano y le hemos dado el uso más estrambótico posible

Nos hallamos ante uno de los grandes misterios lingüísticos alcoyanos. Los habitantes de esta ciudad hemos construido por nuestra cuenta y riesgo una versión valenciana del verbo castellano llamar y le hemos dado el uso más estrambótico posible. Expertos de todo el mundo vienen a la ciudad para asistir en primera fila a esta anomalía.

En el resto del mundo occidental, la gente llama a sus amigos cuando quiere salir a tomarse unas cañas, llama al timbre antes de entrar en una casa, llama a las cosas por su nombre, llama por teléfono a los bomberos cuando se le incendia la casa o llama sinvergüenza a un presidente de Diputación que cuenta billetes de cien euros en un coche. En Alcoy, no.

En Alcoy el asunto funciona justamente al revés y por extraño que parezca, son las cosas las que llaman a la gente. Veamos algunos ejemplos prácticos de esta traslación inexplicable. Un matrimonio llega a un restaurante de menú en el que hay paella de primer plato y la mujer le pregunta al camarero “¿pot ser alguna altra cosa de primer plat? Es que al meu Manolo ni li llama l’arròs”. Podemos encontrarnos con un amigo que se ha pasado la Trilogía en Port Aventura y que para explicar su deserción festera nos dice que “es que a mi mai m’han llamat les Festes”. Hay madres preocupadísimas porque al vago de su hijo Jordiet “no li llama gens fer faena”. También es fácil encontrarse a tipos que no han acudido a votar en su vida en unas elecciones y que justifican su postura afirmando que “a mi, es que la política no en llama”.

Cuando a un alcoyano “no li llama” una cosa concreta, no hay nada que hacer. Estamos ante una ruptura total de relaciones, que no tiene solución de ningún tipo. Si un vendedor de enciclopedias llega a un domicilio alcoyano con su producto y el presunto cliente le contesta diciendo que “a mi no em llamen els llibres”, ya puede dar el negocio por finiquitado. Si el comercial se muestra insistente en su propuesta y se pone pesado, será necesario “llamar-li l’atenció” de un modo educado pero contundente. Pero esa ya es otra historia.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario