Destacados
Diccionari de butxaca
¡Què ganes tinc de que et radien!
Esta perífrasis creativa y cruel, como pocas, es una de las frases más bestias que pueden pronunciarse en el idioma alcoyano
¿Qué quiere decir una mujer octogenaria a su marido nonagenario cuando tras cincuenta años de matrimonio y de mala vida en común le espeta con rabia: ¡Què ganes tinc de que et radien!? ¿Le manifiesta su deseo de que se propague desde su sillón al infinito (una especie de multiplícate por cero) cual onda sonora […]
Diccionari de butxaca
La potra
Estar potrós es sinónimo de encontrarse mal o de estar incómodo en una determinada situación social
Jáck Lemmon se consolido como prototipo del potrós insoportable en "La extraña pareja"
En castellano académico la potra es una palabra que se usa para referirse a un golpe inesperado de buena suerte. En alcoyano coloquial, por el contrario, este vocablo tiene una carga negativa y se puede traducir como molestia, malestar o desazón.
Diccionari de butxaca
Sopaberena
Los lingüistas se han dividido en dos bandos irreconciliables: los que creen que es una merienda tardía y los que defienden que es una cena madrugadora
En estos tiempos en los que está tan de moda hablar de la cocina de fusión, vale la pena destacar esta aportación alcoyana a la gastronomía universal. La sopaberena es la fusión de dos comidas en una sola: la merienda y la cena.
Diccionari de butxaca
Ampomar
Diccionari de butxaca
Bochinche
Diccionari de butxaca
Fer el xempla
Diccionari de butxaca
Llamar
Los habitantes de esta ciudad hemos construido una versión alcoyana de este verbo castellano y le hemos dado el uso más estrambótico posible

Nos hallamos ante uno de los grandes misterios lingüísticos alcoyanos. Los habitantes de esta ciudad hemos construido por nuestra cuenta y riesgo una versión valenciana del verbo castellano llamar y le hemos dado el uso más estrambótico posible. Expertos de todo el mundo vienen a la ciudad para asistir en primera fila a esta anomalía.

En el resto del mundo occidental, la gente llama a sus amigos cuando quiere salir a tomarse unas cañas, llama al timbre antes de entrar en una casa, llama a las cosas por su nombre, llama por teléfono a los bomberos cuando se le incendia la casa o llama sinvergüenza a un presidente de Diputación que cuenta billetes de cien euros en un coche. En Alcoy, no.

En Alcoy el asunto funciona justamente al revés y por extraño que parezca, son las cosas las que llaman a la gente. Veamos algunos ejemplos prácticos de esta traslación inexplicable. Un matrimonio llega a un restaurante de menú en el que hay paella de primer plato y la mujer le pregunta al camarero “¿pot ser alguna altra cosa de primer plat? Es que al meu Manolo ni li llama l’arròs”. Podemos encontrarnos con un amigo que se ha pasado la Trilogía en Port Aventura y que para explicar su deserción festera nos dice que “es que a mi mai m’han llamat les Festes”. Hay madres preocupadísimas porque al vago de su hijo Jordiet “no li llama gens fer faena”. También es fácil encontrarse a tipos que no han acudido a votar en su vida en unas elecciones y que justifican su postura afirmando que “a mi, es que la política no en llama”.

Cuando a un alcoyano “no li llama” una cosa concreta, no hay nada que hacer. Estamos ante una ruptura total de relaciones, que no tiene solución de ningún tipo. Si un vendedor de enciclopedias llega a un domicilio alcoyano con su producto y el presunto cliente le contesta diciendo que “a mi no em llamen els llibres”, ya puede dar el negocio por finiquitado. Si el comercial se muestra insistente en su propuesta y se pone pesado, será necesario “llamar-li l’atenció” de un modo educado pero contundente. Pero esa ya es otra historia.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario