Destacados
Diccionari de butxaca
Canyaret
Situación dolorosa o molesta, que se prolonga en el tiempo
El comandante Fidel Castro en medio de un canyaret cubano
Aunque oficialmente significa escándalo o disputa a gritos, en Alcoy se utiliza el término canyaret para referirse a situaciones dolorosas o molestas que se prolongan en el tiempo. Si al salir de casa, su vecino le propina un fuerte golpe en la cabeza con una cachiporra estaría usted ante la clásica agresión con objeto contundente; […]
Diccionari de butxaca
… Itat?
Contracción interrogativa local que o no requiere respuesta, o si la requiere nos da igual el resultado     
Si alguien en Alcoy habla del itat es más que probable que no se refiera al India’s Income Tax Appellate Tribunal (ITAT) ni al Instituto Térmico de Aplicaciones Termoplásticas de Pinto (Madrid) ni tampoco al Instituto Tecnológico del Altiplano de Tlaxcala (México) ni tal vez a los Indicadores Trimestrales de la Actividad Turística, que deben […]
Diccionari de butxaca
Bossar /arrojar
Cada vez que vomita, un alcoyano se ha de enfrentar con este peliagudo dilema semántico
Cada vez que a un alcoyano se le presenta un grave problema digestivo y se ve obligado a echar la pota, se enfrenta al mismo dilema semántico: no sabe si bossar o arrojar. Los dos verbos sirven aquí para definir la acción de expulsar por la boca de forma violenta cosas asquerosas procedentes del estómago […]
Diccionari de butxaca
El increible idioma menguante
Diccionari de butxaca
Salabari
Diccionari de butxaca
El conjunto
Diccionari de butxaca
Mandao
Dicen los expertos que los alcoyanos invertimos la décima parte de nuestra vida haciendo mandaos
El chico de los mandados fue un pilar de la economía alcoyana

A mitad de camino entre el recado y el encargo, el mandao es una palabra alcoyana de insólita riqueza con la que los habitantes de esta ciudad englobamos un número casi infinito de gestiones. Comprar el pan, coger número en el ambulatorio, renovar el DNI en la Comisaría, recoger unas botas de Castillo o comprar dos kilos de alcachofas en el mercado son ejemplos de mandaos.

Todos tienen en común una cosa: son acciones que se efectúan fuera de casa y que han sido planificadas con antelación. Estamos ante un concepto transversal, que igual vale para las funciones más importantes que para las más humildes: hacer un mandao es ir al banco a firmar un crédito y también acudir al Mercadona a comprar papel higiénico.

Dicen los expertos que los alcoyanos invertimos la décima parte de nuestra vida en hacer mandaos. Las amas de casa y los jubilados son los principales practicantes de este arte estrictamente local, que exige un profundo conocimiento de la geografía urbana y una planificación milimétrica del tiempo. Antes de inventarse las actividades extraescolares, los niños alcoyanos eran las víctimas propiciatorias de este castigo; ya que cada vez que salían de clase, se encontraban en sus casas con una inacabable lista de mandaos pendientes, elaborada minuciosamente por sus madres.

La aparición de Amazon y de las empresas de  mensajería ha provocado la desaparición del mandao como actividad profesional. El sector industrial y el comercio alcoyano tuvieron en el chico de los mandaos uno de sus pilares fundamentales. La figura de este joven meritorio, encargado de traer cafés y de llenar el botijo, jugaba un papel básico en el funcionamiento del engranaje de la economía local. Muchos de nuestros próceres empezaron haciendo mandaos y desde allí escalaron a lo más alto de nuestra pirámide social.

Durante su edad de oro, el mandao creó una estética y una cultura propias. Valga como ejemplo aquel olvidado “mocador mandadero”: una extraña pieza de tela a cuadritos marrones y negros, que se utilizaba como hatillo para el transporte de cosas y que lucía en los escaparates de todas las mercerías de la ciudad como un artículo de primera necesidad.

El principal enemigo del mandao es la barsella de carrer. Una conversación de calle especialmente larga puede convertir en papel mojado cualquier operativo mandadero por muy bien planificado que esté. La habilidad para conjugar los principios básicos del binomio espacio/tiempo es clave fundamental para el éxito de un buen mandao.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:
COMENTARIOS

  1. Ergo sum says:

    Existe otra acepción, y muy interesante y potente, del término «mandao», y es la siguiente: «tener un buen mandao». Esta nueva posibilidad hace referencia al aparato genital masculino en su general conjunto, y abunda en la dirección de la cantidad instrumental del artilugio urinario-reproductivo. Se utiliza en frases como: «eixe té un bon mandao», señal inequívoca de que el ejemplar es de muy buen calibre, toda vez que el pájaro, en su vuelo, ha sido contemplado con punzante admiración, o envidia.

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario