Destacados
Diccionari de butxaca
El metabolisme
Es un ente inaprensible que nos sirve a los alcoyanos como excusa perfecta para justificar dolencias inventadas
Un grupo de forenses buscándole el metabolisme a un cadáver alcoyano
Estamos ante el gran comodín de la sanidad popular alcoyana. Como sus primos hermanos el ataquet y l’acataxonà, el metabolisme es un ente inaprensible que nos sirve a los alcoyanos como la excusa perfecta para justificar dolencias inventadas, vicios inconfesables o manías inexplicables.
Diccionari de butxaca
Senllace
Palabra que define a la persona que se encuentra en un estado físico lamentable
Senllace, también pronunciado sentllase o centllase, cuando no se refiere a Senllace Sánchez Salazar que es una joven política mexicana del Partido Sinaloense (PAS) que se presentó a diputada por Navolato con el eslogan ‘Amor por Navolato y Sinaloa’, és una palabra de uso común en los valles del Serpis y del Clariano que, unida […]
Diccionari de butxaca
Brasillo
Este endemismo lingüístico solo se aplica al brazo cuando éste se utiliza como elemento de conexión con otra persona
El afamado pianista Arthur Rubinstein practicando el alcoyanísimo brasillo
Como el resto del género humano, los alcoyanos están dotados de dos extremidades superiores denominadas brazos (braços en el caso de aquellas personas que hablan la bella lengua de Joan Valls). En esta ciudad, sin embargo, existe una denominación singular, que solo se aplica en casos muy concretos: el brasillo.
Diccionari de butxaca
Exiomo
Diccionari de butxaca
Catxotxes
Diccionari de butxaca
Me la bufa
Diccionari de butxaca
Negrelló
Palabra que se usa para describir a personas excepcionalmente morenas y de baja estatura
Si hubiera nacido en Alcoy, el Fary sería un negrelló de libro

Con esta palabra designamos los alcoyanos a las personas (ya sean hombres o mujeres) caracterizadas por ser excepcionalmente morenas y por su reducida estatura. Los lingüistas no acaban de tener demasiado claro si el término negrelló se usa con intenciones cariñosas o con intenciones despectivas.

El concepto sirve para describir a alguien absolutamente renegrido, desde la punta de los pies al último pelo de su cabeza. También abarca cuestiones relacionadas con el tamaño del sujeto, ya que un negrelló alto suele recibir siempre el calificativo de morenazo o de morenaza. El clásico negrelló alcoyano es casi un mulato y sufriría grandes problemas para hacer vida normal en la Sudáfrica del Apartheid o en uno de esos estados racistas del sur de Estados Unidos en los que se todavía se mira con cierta reticencia a todas aquellas personas que no tengan la piel de un blanco lechoso.

Antes de entrar en materia, hay que dejar claro un hecho importante: el negrelló nace, no se hace. Esta contundente afirmación excluye de este peculiar subtipo racial a personajes como Eduardo Zaplana o la ex ministra de Sanidad Ana Mato, cuyos bronceados perpetuos son el fruto trucado de largas sesiones de Rayos Uva o de placenteros viajes en yates de lujo pagados por algún constructor fullero. La negrellonez es un don o un castigo de la Naturaleza que viene de serie cuando uno llega al mundo en el Hospital Virgen de los Lirios.

El negrelló alcoyano suele ser una persona viva de carácter y muy alegre. Es la chispa de la fiesta y el animador principal de veladas con los grupos de amigos. Aunque se han dado casos, es muy rara la existencia de negrellons somordos o posmes.

No suele ser un personaje conflictivo, salvo en casos excepcionales. El nacimiento de un hijo negrelló fruto de un matrimonio formado por dos personas rubias y de tez nívea, suele dar lugar a todo tipo de comentarios maliciosos. Aunque siempre aparece alguien dispuesto a salvar la incómoda situación afirmando que el bebé “es calcadito a la tía Matilde, que también era un negrelló y muy buena persona”.

 

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario