Destacados
Diccionari de butxaca
Imperenne
Imperenne es uno de los raros ejemplos de palabra cuántica en el idioma alcoyano
La lengua alcoyana, cual adolescente rebelde, es muy de saltarse las reglas ortográficas y gramaticales a su antojo. Un ejemplo es la palabra imperenne que pese a llevar el prefijo im delante de perenne, lo que en cualquier otra parte del mundo significaría lo contrario de perenne, es decir: caduco, perecedero, pasajero (pero no de […]
Diccionari de butxaca
La merdeta
El concepto engloba a un sector de alcoyanos de clase baja o media cuya única aspiración en la vida es ser admitido en las filas del puntet
Grupo de integrantes de la merdeta tomando la fresca en la calle San Lorenzo
Bajo este insultante concepto se incluye a un singular segmento de la población alcoyana de clase baja o de clase media cuya única aspiración en la vida es ser admitido en las filas del puntet. Estos especialistas en el quiero y no puedo son capaces de destrozar sus economías familiares y de vivir en una […]
Diccionari de butxaca
Orso
¿Qué inescrutable camino etimológico ha seguido la tonyina en escabeche para acabar denominándose como el plantígrado que puebla bosques, hielos y montañas?
En los valles del Serpis cuando alguien habla de orso y no se refiere al plantígrado de cabeza grande, ojos pequeños y cola corta, conocido en castellano como oso, en catalán como ós y orso en italiano. ¿Tendrá algo que ver con las relaciones linguo-palatales que establecieron los/las aborígenes alcoyanos con los fascistas de la […]
Diccionari de butxaca
Biri Biri
Diccionari de butxaca
Marta
Diccionari de butxaca
Espardenya
Diccionari de butxaca
Oli de perico
Hay que ser muy bestia para coger a un periquito apretar su suave plumaje y oprimir hasta quebrar sus huesos y extraer el preciado óleo

No es extraño que cuando un visitante oye hablar a un alcoyano de las múltiples propiedades de l’oli de perico experimente una especie de escalofrío en el bajo vientre al tiempo que se le eriza el vello de las ingles – y zonas colindantes – y se le pone la gallina en piel.

Y es que por más propiedades cicatrizantes, bactericidas, calmantes y antiinflamatorias que tenga el mencionado aceite es inevitable llegar a la conclusión de que hay que ser muy bestia para coger a un periquito común – el animal doméstico más popular del mundo tras perros y gatos- apretar su plumaje y oprimir hasta quebrar sus huesos y extraer el preciado óleo.

Eso si es que el aceite se obtiene por prensado porque tampoco resulta agradable imaginar cualquier otra técnica extractiva (ya sea succión, absorción u ordeñe) máxime teniendo en cuenta el reducido tamaño del animal y en consecuencia la dificultad añadida tanto de localización como de manipulado de los apéndices de los que se obtiene el brebaje.

Llegados a este punto procede hacer un llamamiento a la tranquilidad. No debe excitarse el sorprendido viajero ni ha de ponerse en contacto con asociación animalista alguna porque el oli de perico al que se refieren los alcoyanos no es sino el conocido aceite de hipérico que se obtiene de la planta herbácea medicinal (Hypericum perforatum) de la familia de las gutíferas, que alcanza su máxima floración durante el solsticio de verano y que, según la tradición, debe recogerse el 24 de junio, la noche de San Juan.

Se ignora por qué los oriundos a la hora de dar nombre al brebaje tradujeron la palabra aceite (oli) pero no el nombre de la planta (hipérico) quedando la cosa en: oli d’hipérico desde la que no fue difícil derivar a l’oli de perico tras la ingesta de un par de herberos. Cosa que no hubiera ocurrido de no ser tan puntillosos con su lengua  madre y se hubieran limitado a traducir la expresión completa: oli d’hipèric.

Más desconocido resulta el origen de la otra acepción con la que algunos denominan al aceite medicinal: oli ibèric. ¿Es por qué la comarca perteneció a la tribu ibérica de los contestanos? ¿Es por el vasto patrimonio ibérico que alberga la región? ¿Es un gentilicio pese a que la planta, originariamente europea, se encuentra ya en medio mundo? ¿O tal vez se trata de un problema de los alcoyanos para distinguir la consonante oclusiva bilabial sonora [b] de la sorda [p] especialmente tras la ingesta de un par de herberos?

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario