Destacados
Diccionari de butxaca
Artiste
Los alcoyanos de sexo masculino se llaman artiste los unos a los otros con una insistencia difícil de explicar
Si un viajero foráneo llega a Alcoy y escucha con cierta atención las conversaciones cotidianas de la gente, acabará llegando a la conclusión de que esta ciudad tiene una cantidad de artistas per cápita sólo comparable a la registrada por Florencia en la época de los Médicis. Los alcoyanos de sexo masculino se llaman artiste […]
Diccionari de butxaca
Perrafernalia
¿Es lo mismo la perrafernalia alcoyana, que la parafernalia castellana, o la parafernàlia catalana?
¿Qué significa perrafernalia, palabra fonéticamente hermana de parafernalia pero de uso exclusivo en Alcoy? ¿Qué quiere decir un alcoyano cuando, un veintidós de abril tras el desfile de la entrada mora, grita a los cuatro vientos: ‘xe quina perrafernalia més gran han tret al boato els Benimerins? ¿Se refiere acaso a que el caudillo de […]
Diccionari de butxaca
Xurrut
La palabra logra un punto inédito de asquerosidad al imitar un sonido corporal especialmente vergonzante
El xurrut suele ser explosivo, como un geiser
Onomatopeya escatológica donde las haya. La palabra logra un punto inédito de asquerosidad al imitar un sonido corporal especialmente vergonzante. Cuando un alcoyano está de xurrut,  quiere decir que sufre una fuerte diarrea, que le condena a hacer rapidísimos viajes al wáter para evitar la catástrofe.
Diccionari de butxaca
Astral
Diccionari de butxaca
Triote
Diccionari de butxaca
Ensaio
Diccionari de butxaca
Peleant
La variedad de matices y significados que permite la palabra han acabado trascendiendo su función verbal y convirtiéndola en una muletilla de uso común que igual sirve para un roto que para un descosido

El verbo peleant pertenece al grupo de palabras conocidas en la Gramática Alcoyana como palabras mixtas, transpalabras o, sencillamente, palabros. Grupo en el que se incluyen todos aquellos vocablos formados por amachambramiento de dos palabras originales, habitualmente una procedente del catalán y la otra del castellano. Como por ejemplo: Berengenes suma de albergínies y berenjenas. Teixat de teulada y techumbre. Testic de testimoni y testigo o Cantón del Piñon suma del topónimo Cantó del Pinyó con una cantidad ingente de flato.

El verbo peleant sería pues la suma del gerundio del verbo catalán lluitar (mantener un combate sin armas entre dos personas) con el castellano pelear (combatir o contender con armas). Y vendría a significar una lucha con armas, o sin ellas, que supone un gran esfuerzo para obtener una cosa o evitar algún mal.

La variedad de matices y significados que permite la palabra han acabado trascendiendo su función verbal y convirtiéndola en una muletilla de uso común que igual sirve para un roto que para un descosido, capaz de dar respuesta a casi cualquier pregunta: Cóm estàs? Peleant. Què fas? Ací peleant. On vas? A vore si peleem una miqueta. D’on vens? De pelear. Com et va la vida? Sempre peleant. Com creus que es va originar l’univers? Amb dos particules que estaven peleant (o pelejant)

Por cierto, la pelea no tiene por qué ser con un rival de la misma especie sino que se puede hacer extensiva a cualquiera  de los tres reinos de la naturaleza: animal (peleant amb el gos a vore si pixa) vegetal (peleant a vore si puc pelar el plàtan) o mineral (peleant amb la pedra que se m’ha ficat en la sabata). También a objetos inanimados (peleant amb l’ordinador) o inmateriales (peleant per la feina, peleant amb una malaltia)

Lo cual no supone ningún problema siempre que la palabra se utilice entre personas familiarizadas con la expresión que comprendan que ese peleant no se refiere a una contienda física sino más bien a una lucha por la existencia. Una especie de pulso que los alcoyanos mantienen con el proceso de selección natural a fin de perpetuar la supervivencia de su raza con su pack de idiosincrasia y de tradiciones.

Pero conviene ser prudente cuando se utiliza con personas extranjeras o ignorantes del significado de la expresión, pues podría transimitrise la equívoca sensación de que Alcoy es una especie de tatami y que los alcoyanos nos pasamos el día cual luchadores de sumo, enzarzados en peleas y discusiones estériles, de espaldas a la realidad y con el culo al aire. Cosa que, quitando del asunto de las mujeres y la Fiesta, la polémica elección de los cargos del Casal, las fechas del Calendario, el Hotel de la Font Roja, la urbanización de Serelles, el modelo de ciudad para el futuro, el destino de Alcoinnova, la peatonalización del centro, la relevancia de Ovidi Montllor o la denominación del Barranc del Cint no es sólo falsa sino que es totalmente incierta.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario