Destacados
Diccionari de butxaca
Tamboriná
La palabra define ruidos muy fuertes, que por su contundencia provocan la alarma general
En alcoyano coloquial, una explosión atómica sería una enorme tamboriná
La tamboriná nos sirve a los alcoyanos para definir sonidos muy fuertes e inesperados, que por su estruendosa contundencia provocan la alarma general. Cuando los habitantes de esta ciudad escuchamos una tamboriná en la calle, salimos inmediatamente al balcón para ver qué ha pasado. La palabra hunde sus raíces semánticas en el vocablo tambor y […]
Diccionari de butxaca
Gallonet
En los valles del Serpis gallonet es el diminutivo del sustantivo galló, en catalán, gajo, en castellano, que se refiere a cada una de las partes en que está dividido el interior de algunos frutos
Aunque al oyente foráneo el sustantivo gallonet le pueda sonar a gallo eviscerado y sin cabeza (bien se refiera al ave doméstica del orden de las galliformes bien al pez marino del orden de los acantopterigios) o a la tienda de repuestos Gallonet Automotive, si el oyente reside en Medellín, Colombia o alrededores. E incluso […]
Diccionari de butxaca
La bacora
El término sirve para describir una fruta, para definir un estado de ánimo y para referirnos a una parte fundamental de la anatomía femenina
Su Majestad la bacora. He aquí un concepto multiusos, que partiendo desde sus modestos orígenes frutales ha rendido múltiples servicios lingüísticos a los alcoyanos.
Diccionari de butxaca
Pellorfes i corfolls
Diccionari de butxaca
Senyo/sinyo
Diccionari de butxaca
Boteuadeu
Diccionari de butxaca
Racuela
Dícese de los trastos viejos e inservibles, que tienden a acumularse sin que haya una explicación lógica para su supervivencia
Les racueles se acumulan misteriosamente en cualquier rincón de la casa

Palabra muy sonora de origen misterioso con la que los alcoyanos describen todo tipo de trastos viejos e inservibles, que tienden a acumularse en las casas sin que haya una explicación lógica para su milagrosa supervivencia. El término racuela añade un suplemento despectivo a cualquier objeto y nos indica que su mejor destino es el contenedor de basuras.

Está comprobado que con el paso de los años cada casa alcoyana genera un elevado número de racueles, que se agrupan por arte de magia en armarios, en “porchis” y en todo tipo de rincones. Estos artículos inútiles superan el paso del tiempo, ocupan un importante espacio y por alguna extraña razón, nadie se atreve a deshacerse de ellos. Ahí van algunos ejemplos: son racueles los viejos discos de vinilo del grupo Parchís, las colecciones de cintas de vídeo de las comedias clásicas de Alfedo Landa, cacharros para fondue que nos regalaron en la boda, pantalones de campana de la época del Suleyca y los vasos largos de whisky con calcomanías grabadas de Don Quijote en los que pone Recuerdo de Campo de Criptana. La racuela es exactamente lo contrario que una antigüedad valiosa. Se trata de un objeto sin valor cuyo objetivo prioritario en este mundo es molestar a cambio de nada.

En numerosas ocasiones, los alcoyanos utilizamos el concepto racuela en sentido figurado. Es una metáfora muy útil cuando uno quiere hablar de alguna persona, animal o cosa que están pasados de rosca y que no tienen ninguna utilidad aparente. Cuando una tienda de ropa ofrece unas rebajas con prendas del año de la picor, no dudamos en calificar su oferta como una colección de recueles. Si un partido incluye en sus listas electorales a un político con más quinquenios que Millán Astray en la Legión, lo calificamos inmediatamente de racuela política.

NOTA: Aunque siempre va acompañada de un sentido peyorativo, en contadísimas ocasiones la racuela puede derivar en una obra de arte. El programa “Cachitos de hierro y cromo” se ha convertido en una maravillosa propuesta televisiva con millones de fans en toda España a base de rescatar racueles musicales de los inagotables archivos de RTVE. En este mismo orden de cosas, el éxito de la Semana Modernista ha propiciado que miles de alcoyanos y de alcoyanas saquen de sus armarios una auténtica colección de recueles de sus antepasados, que han sido recicladas en pos del bien común y que les han permitido salir a las calles hechos un pincel.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario