Destacados
Diccionari de butxaca
Ratereta
¿Es la ratereta el equivalente alcoyano al mouse, ratón o ratolí yanqui?
El sustantivo ratereta es la palabra que utilizan los alcoyanos/as de una cierta edad para denominar a la estufa eléctrica o brasero de calefactores resistivos  y desprotegidos que se sitúa bajo una mesa camilla, cercana a las faldas u otros tejidos altamente inflamables y que se conecta a la red general de 250 voltios mediante […]
Diccionari de butxaca
El calzoncillo de camalet
En Alcoy nunca ha cuajado el concepto boxers, que nos suena a vieja canción de Simon y Garfunkel
Alcoy ha realizado una aportación fundamental al mundo de la moda íntima masculina: el calzoncillo de camalet. En esta ciudad no ha cuajado nunca el concepto boxers para referirse a esta prenda fundamental en el fondo de armario de cualquier hombre elegante. Este anglicismo nos suena a vieja canción de Simon y Garfunkel o a […]
Diccionari de butxaca
Eh… home¡
La expresión la usan señoras y señores mayores para dirigirse a cualquier persona adulta de sexo masculino
Estamos ante una de las mejores interjecciones alcoyanas. La expresión “Eh… home¡” es muy utilizada por señoras y señores mayores para dirigirse a cualquier persona adulta de sexo masculino (si es menor de 30 años se sustituye por el término xicon) y hacerle una petición o alguna pregunta. Los habitantes de esta ciudad somos poco […]
Diccionari de butxaca
Crepó
Diccionari de butxaca
Hasta aquí llegó la nieve
Diccionari de butxaca
Pote
Diccionari de butxaca
Tamboriná
La palabra define ruidos muy fuertes, que por su contundencia provocan la alarma general
En alcoyano coloquial, una explosión atómica sería una enorme tamboriná

La tamboriná nos sirve a los alcoyanos para definir sonidos muy fuertes e inesperados, que por su estruendosa contundencia provocan la alarma general. Cuando los habitantes de esta ciudad escuchamos una tamboriná en la calle, salimos inmediatamente al balcón para ver qué ha pasado. La palabra hunde sus raíces semánticas en el vocablo tambor y le añade un puntito de sonoridad a cualquier ruido que rompa la normalidad cotidiana.

Las tamborinaes son muchas y variadas. Puede provocarlas la caída de un piano desde una altura de diez metros, el choque del camión del butano con el autobús de la Línea 2 o una brutal caída por las escaleras de nuestra vecina, la Siño Paca, que pesa más de 120 kilos. La palabreja se utiliza para todo tipo ruidos secos y estruendosos. Si algún día, a algún genio del mal se le ocurriera lanzar una bomba atómica sobre Alcoy, los supervivientes nunca dirían que escucharon una gran explosión, afirmarían (haciendo uso legítimo de esta palabreja autóctona) que “primero oímos una enorme tamboriná y después vimos un gigantesco hongo de fuego que tapaba hasta el Barranc del Cint”.

Hay que señalar que el concepto tamboriná también se usa de forma figurada para referirnos a los golpes inesperados que nos da la vida. Los fallecimientos de los seres queridos, los divorcios de los hijos, las multas de Hacienda, las puestas de cuernos o las ruinas económicas son también tamborinaes, que caen sobre los alcoyanos como un mazazo ruidoso y doloroso. El término amplía su área de influencia hasta extremos inverosímiles y no es extraño encontrarse a un alcoyano que ha ido a comer a un restaurante de alto copete, quejándose de que la cuenta ha sido “una auténtica tamboriná” y anunciando que en su puñetera vida volverá a comer en establecimiento tan pijo.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario