Destacados
Creación
Microcoraeta Psicolingüística XLIX
Cinc hores amb Conxi... més o menys
Quan Conxi xerra, ho fa de debò, ja ho sabem. Li fot canya al manillar que se les pela. I vinga, i da-li, i torna-li la trompa al xic, i si són verdes o són madures. Recollons, Conxi!!! Però és el seu deliri, i la seua manera de «matar» el temps. Ja ens ho van […]
Creación
Microcoraeta psicolingüística XLVIII
(Cinc hores, i pico, amb Conxi)
Pos que encara manrecorde quan anàvem a costura, i la mestra ens bonegava per no sabermos la tabla de muntiplicar...
Conxi continua asseguda a l’agrunsadora, com sempre. Només s’alça per a pixar, o beure una mica de bicarbonat. També, a vegades, vigila l’olla on s’hi cou el menjar. Molt poques vegades tafaneja darrere els vidres del balcó; no li agrada escorcollar el veïnat, ni el que passa al carrer. Ja té massa distraccions amb la […]
Creación
Microcoraeta psicolingüística XLVII  
Efemèride
Ahir divendres, a les dotze del migdia, s’inaugurà la nova denominació de l’antic Carrer del Mantecao, que passa a ser des d’avui «Ca La Gamba». Amb aquest gest s’ha volgut honorar, i fer-ne l’extensió, a totes les cases, on d’una manera o una altra, els més vells del poble pogueren satisfer les seues necessitats d’amerar […]
Creación
182’5
Una visión sicalíptica, cataléptica y sinestética del Mig Any
Sinestèsia Cruz, 30/10/2014
Ilustración de Vincent C.V.D. Spek

Entra en metástasis la cronofísica cita del paseo y corbata. Travesías antiguas tomando forma escénica para provocar al identificador de sentires. Se visten de Prada las farolas mientras los carniceros preparamos la tradición del  celebrar. Son extensas las peticiones en el lapso del jolgorio.

Premeditada línea del ángulo recto para tomar posición. Pero en la carnicería solo existe el preparativo de sazón y el desplumamiento de alitas de codorniz. Desde el mármol únicamente  se ven pantorrillas. Exclusivamente se atienden reclamos. Es la fracción del ave lo que incita al memorándum de la puerta o la llegada.

De arriba bajan dispuestos, desde abajo suben sin mirar. Los del patronal nombre saben por qué. Machete Imperial para trinchar alitas. Ajo, pimiento seco y ñora, se van adobando los pedidos. Cuatro paredes forradas de azulejos blancos con calendarios de a favor de la paganda, un expositivo cristal desde donde ver el género y un banquito para descansar.

Cordilleras de carrillera, serranías de jamón se asoman entre montañas demandadas. Nosotras, amilanadas tras el mostrador, defendemos con ademán servicial  cada pedido. Don Percebe siempre es el primero en asomar por la carnicería. Él regenta un barecito dos calles más arriba, su especialidad son los sobres de azúcar. Nos encomendó 800 alitas.  Más tarde doña Tecla, vendedora de teclados a puerta fría, compró 100 alitas, 35 sin ñora, 25 sin pimiento, 20 sin ajo, 10 sin pelar y el restante a nuestro parecer. Los montones de plumas salen  por la gran puerta de hierro a medida que se aproxima la fecha.  Usuarios de nuestro vetusto comercio se apilan en participativa entrada. Un total de 20000 alitas se espera despachar.

Es aquí donde aparece el centro de la línea. Dirige su fracción por encima del tejado al son de la música. Fornidos dándole al roce con el de al lado.  Calle de Tokio en hora punta. Centro de neuras lógicos. Albedrío consentido. Desde el ayer se inicia la cuenta atrás. Mi delantal por babero.

Cerramos la carnicería. 182’5 es el restante para magnificar al magnánimo. Cada cierto tiempo es recomendable realizar un entrenamiento, no vayan a llegar las codornices a la lonja del reino y no haya castillo que recuperar.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:
COMENTARIOS

  1. Ergosum says:

    Una espídica reflexión onírico-orinálica, la crónica del nada que avala un todo posidónico sin mares, con rocas montaraces llenas de cabras y cabras y cabras paciendo el yo supremo de la tontuna. Pueblo. País. Alitas. Alones. Victoria. De Samotracia.

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario