Destacados
Creación
Microcoraeta Psicolingüística L
Cinc hores amb Conxi, d’açò ja fa una estona
 Conxi s’agrunsa ben a poc a poc, amb una mena de fatiga ancestral. Les mans resten creuades a l’altura del ventre, i practicant giravolts amb els dits de manera mecànica, la qual cosa denuncia un tant de deixadesa somorda. Els anys ja li pesen una mica. Menys mal que parrupeja seguit amb el seu Jaume, […]
Creación
Microcoraeta Psicolingüística XLIX
Cinc hores amb Conxi... més o menys
Quan Conxi xerra, ho fa de debò, ja ho sabem. Li fot canya al manillar que se les pela. I vinga, i da-li, i torna-li la trompa al xic, i si són verdes o són madures. Recollons, Conxi!!! Però és el seu deliri, i la seua manera de «matar» el temps. Ja ens ho van […]
Creación
Microcoraeta psicolingüística XLVIII
(Cinc hores, i pico, amb Conxi)
Pos que encara manrecorde quan anàvem a costura, i la mestra ens bonegava per no sabermos la tabla de muntiplicar...
Conxi continua asseguda a l’agrunsadora, com sempre. Només s’alça per a pixar, o beure una mica de bicarbonat. També, a vegades, vigila l’olla on s’hi cou el menjar. Molt poques vegades tafaneja darrere els vidres del balcó; no li agrada escorcollar el veïnat, ni el que passa al carrer. Ja té massa distraccions amb la […]
Creación
La mecedora
Crecí y obtuve el derecho del uso de la mecedora grande. Con la edad alcancé nuevos asientos donde reposar mi pensamiento.
Maria Penalva, 14/04/2015

El primer asiento que pude considerar como propio fue una mecedora diminuta, exactamente igual a la grande que usaba mi abuelo. Con su funda rayada marrón y su cojín granate. Gemelas y a la vez diferentes. En ella pasaba las siestas, sin hacer ruido, leyendo una tras otra las usadas novelas de Marcial Lafuente Estefanía, que mi abuelo atesoraba en un arcón de madera cerrado con llave.

Todas las siestas del mundo me recuerdo pidiéndole dos novelas, las dos horas que duraba el sueño, las dos horas en las que yo no debía hacer ruido A pesar de las chicharras, el sonido de los colts retumbaban en mi cabeza: el alto Jack siempre se quedaba con la chica.

Crecí y obtuve el derecho del uso de la mecedora grande. Con la edad alcancé nuevos asientos donde reposar mi pensamiento. El columpio de rueda, la rama más alta del árbol, la tubería que cruzaba la azarve…Todos fueron asientos que me pertenecieron mientras seguía ignorando a las chicharras, que nunca me impidieron oír los gritos de los piratas, ni la maldición de Drácula ni la música del piano de Beth.

Sentada pero móvil fue mi paso por la escuela. Avanzaba y retrocedía en las filas de los asientos según mi rendimiento escolar. En los últimos tiempos pasé mucho tiempo de pie, mirando la pared, sin asiento, sin silla para soñar, entonces revivía mis sentadas lecturas, soñaba con mil aventuras añorando mi mecedora, mi árbol, mi vereda llena de esas flores llamadas agrios, a las que chupaba el tallo sin descanso, hasta dejarlas sin líquido.

Mi abuelo murió y se llevó la mecedora y las siestas. Mis padres me regalaron un sillón, que embutieron en mi habitación junto a un escritorio y una librería donde guardar a Tom , Jo, Hyde, Flint y el señor de Ballantree. Desde mi sillón acolchado vi a la Regenta desvanecerse en la oscura iglesia, me estremecí con el Resplandor y me pregunté por quien doblaban las campanas. Desde mi sillón descubrí el amor, descubrí que sólo podría amar sentada.

Fui una universitaria marcada por la medianía de mi apellido, siempre sentada por orden alfabético en incomodas sillas de madera, sillas que no me dejaban asentarme y disfrutar, sólo se prestaban a una anónima funcionalidad, sólo destacaban por su capacidad de martirizarme los riñones, haciéndome soñar con la mecedora de mi abuelo, pues el sillón hacía tiempo que mi madre lo había retirado de la habitación, alegando razones de salubridad.

Con él se fueron Sade, O, un jardinero y mi colección de revistas, mi tardío despertar sexual.

Con el título y la orla sobre el majestuoso y cómodo sillón de piel, inauguré mi casa, inauguré mi anhelada independencia y nueva librería que ocupaba toda la habitación: los únicos amigos que me habían acompañado toda la vida. En un rincón, la mecedora de mi abuelo, recién forrada, ajustadas y tensas las cintas, con un nuevo cojín granate exactamente igual al anterior.

Ahora, cincuenta años después, compruebo la fidelidad del sillón de piel y la mecedora con funda rayada. Aún siguen haciéndome compañía junto con mis libros, que ahora ocupan toda la casa. Pienso, desde mi cómodo sillón, que he pasado la mayor parte de mi vida sentada viendo pasar el mundo, soñando con alzarme y abandonar la inmovilidad física. Ahora que ya podría enfrentarme a este mundo tan leído, no puedo andar sin ayuda de bastón, ni siquiera puedo sentarme en mi mecedora, pues nunca podría levantarme sin ayuda.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario