Destacados
Creación
Microcoraeta psicolingüística XLI
Efemèride en homenatge al Sr.Pussa
EFEMÈRIDES (Notes de societat) Per les autoritats polítiques locals, ben acompanyades pel reverend clero arxiprestal, per representants de les forces armades, i amb assistència de les vives, tingué lloc ahir de matí, 11’45 am., la inauguració de l’Atzucac Sr. Pussa (Callejón Sr. Pulga en castellà.) L’alegria al rostre dels allí presents posà de manifest, ben […]
Creación
Microcoraeta psicolingüística XL
Tragicomèdia en dos actes i els deu de la darrera
(Quedada furtiva als locals d’una filà qualsevol. La nit empara els conxorxats que rebenten de satisfacció per haver pogut escapar del confinament obligatori, esdevingut per culpa de l’anomenat «coronavirus», COVID-19). Poca llum a l’escena; hi ha temor de ser descoberts per l’autoritat competent. Fumar, sí fumen, i de valent. El cafè corre a dojo, per […]
Creación
Sonet de cucs
Llorens Ferri (2001), Cases d’Alcassares (Alcoi), estampa d’un gravat a l’aiguafort i a l’aiguatinta 24’5x32’5cm
    Sonet de cucs L’eruga grossa volta canya amunt Tota pesada ha d’arribar primera La sargantana li puja al damunt “Estúpida cuca, seràs darrera!”
Creación
Sepias Dei*
* El CAMINO, máxima 387: "El plano de santidad que nos pide el Señor está determinado por estos tres puntos: la santa intransigencia, la santa coacción y la santa desvergüenza" Jose María Escrivá
Maria Penalva, 2/09/2015

-Santa Desvergüenza-

Gris era un agregado.

Gris era infeliz porque era célibe, porque tenía más de cuarenta años, porque no tenía trabajo y sobre todo, porque vivía con su familia: una abuela adicta al sacerdote, una madre adicta al tranxilium y una perra castrada adicta a los embarazos psicológicos.

Gris sólo era adicto a su sillón de escay.

Gris quería ser Sepia y convertirse en Supernumerario. Ambicionaba una esposa rubia tocino, con acento andaluz y dispensa papal. Quería hijos y unos ideales. Quería ser borrico en la noria del Sepias Dei y que le consiguieran un trabajo que le evitara pensar y le diera a ganar.

Gris se sentó en el raído sillón de escay y bulló en la cazuela de su mente, la idea del plástico raído, plástico ruido, lleno de crujientes amenazas de derrumbe cada vez que se sentaba. Existía tejido natural en el plástico, sudor y nicotina compartida con alguien extraño, -alguien ajeno- que un día decidió abandonar el sillón junto al contenedor verde misterio, tan verde marrón como el mismo sillón. Y que él rescató para horror de su madre, espanto de su abuela, y curiosidad de la perra.

Todos los días, antes de empezar a estudiar el temario oposicional, analizaba las posibilidades de convertirse en un hombre charco en ese sillón, y se contaba a sí mismo que valía la pena, morir ahogado por conseguir el ambicionado Sepia.

Ahogado al fin, pero en charco sepia y de escay.

10999417_531518873665918_575945995_o

-Santa Coacción-

Casualidad fue que Gris, desde su sillón charco permanentemente encarado al balcón y entre sudores y restos de patatas fritas, alcanzara a vislumbrar a Josefina bajándose del coche del señor Jose María.

Josefina no llevaba su peineta, y el señor Jose María se abrochaba la bragueta. (Interiormente se aplaudió este pareado tan mal preparado)

Convirtió la sospecha en certeza cuando después de misa primera, y comprando el ABC, comentó la situación al señor Jose María.

– Buenos días, señor Jose María, anoche me pareció verles a usted y a Josefina. ¿Acaso ejerce usted apostolado con ella?

El señor Jose María, Supernumerario de pro y con prole. Hombre de mundo, muy fino y astuto, cambió de tema, y se interesó en los eternos estudios oposicionales del joven Gris

– A los cuarenta y cinco se es joven para cambiar de vida, le animó. No dude muchacho, que lo que esté en mi mano, estará en la suya. Pero debe tomar la iniciativa, presentarse a los exámenes, buscar una mujer y sentar la cabeza: ¡Ser una Sepia Supernumeraria no es fácil!

– Y otra cosa, joven Gris: mejor no nombrar a Josefina a la señora Maite. Ya sabe como son las mujeres…Inferiores en el Camino hacia la perfección Sepia. No comprendería estas cosas.

Gris volvió contento a su charco.

11924893_531518846999254_84791126_o

-Santa Intransigencia-

Gris, a pesar de su estatura media, sus entradas más relevantes que sus ideas, aunque igual de escasas que su pelo y su  mediana edad, se veía como una joven promesa con un futuro. Por fin, todos los rezos de la abuela, y los sueños de la madre se iban a cumplir. Lo sentía por la perra.

Era un optimista con razón

A una semana de  los exámenes y después de una breve pero profunda charla con el señor Jose María acerca de un imprevisto sucedido con Josefina, habló con su madre muy seriamente:

– Madre, me caso en un mes. Me dan puesto fijo en dos semanas. Le pido por favor que acompañe a la peluquería a mi futura esposa. La necesito rubia. Por cierto, madre,  va a ser abuela.

Y así fue como Gris, siguiendo el Camino, se convirtió en Sepia, se casó con Josefina, a la que tintó –ideas y melena- de rubio sin salida.

Opus Alissia

 

Sillón de Escay

Plástico raído,
plástico ruido,
crujientes amenazas de derrumbe.
Tejido antinatural,
sudor y nicotina,
compartidos en sillón abandonado
contenedor verde misterio,
tan verde marrón
charco y sillón.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario