Destacados
Cultura
La Historia está en los detalles
El fotógrafo Marc Pascual ofrece en el Palau Comtal  su personal crónica gráfica del confinamiento
Una de las fotografías de Marc Pascual que componen esta insólita exposición
La sala de actos del Palau Comtal de Cocentaina alberga a lo largo de este mes de noviembre una singular propuesta expositiva. Bajo el título de “99. Diari fotogràfic d’un estat d’alarma”, el fotógrafo contestano Marc Pascual ofrece una crónica gráfica diaria sobre tres meses de confinamiento. La muestra forma parte de la oferta cultural […]
Cultura
FORADIA, 40 anys d’indústria sostenible
La exposició no s’enten sense un Alcoi
El daltabaix de la crisi del petroli a principi dels anys 70, darrers anys del franquisme, es deixa notar en la indústria de manera molt notable a partir de 1975, l’empresa familiar Olcina Miró S.A. fundada en 1912, acusa de tal manera la crisi, que es veu obligada a tancar. Després de diverses negociacions amb […]
Cultura
Maestro y pionero
El fotógrafo Paco Grau reflexiona sobre la importancia de la figura de Crespo Colomer
El fallecimiento de José Crespo Colomer deja a la fotografía alcoyana sin una de sus figuras fundamentales. El fotógrafo Paco Grau rinde homenaje en este texto al maestro y reflexiona sobre un personaje cuya obra va más allá de sus éxitos en la fotografía festera. Grau subraya la cualidad de pionero de Crespo, su inmenso […]
Cultura
Así son las cosas y así nos lo han contado
“El vicio del poder”, una película sobre la maldad humana y un tipo gordo que devora bollería industrial
Javier Llopis, 14/01/2019

El mundo de la altísima política funciona más o menos como nos lo cuenta la película “El vicio del poder”. El film, dirigido por Adam Mckay, debería ser de obligada visión para todas aquellos ciudadanos de bien, que en algún momento de la existencia se han preguntado cómo es posible que  haya gobernantes capaces de provocar la muerte de miles de personas para defender sus intereses políticos o personales (en el feliz reino del neoliberalismo, no está muy claro dónde empieza y dónde acaba la frontera que los separa).

Al final de esta didáctica película, uno se queda con la impresión de que la maldad carece de épica y de dramatismo. La maldad es mediocre. La maldad  humana es un tipo gordo y espantosamente aburrido,  devorando bollería industrial y empalmando infartos mientras arrasa el mundo en una loca carrera por acumular poder. La maldad, encarnada en el personaje del vicepresidente de los Estados Unidos Dick Cheney, es un oscuro burócrata que toma decisiones brutales con la misma pachorra con la que haría unas fotocopias. No hay ningún brillo en esta historia, todo es sórdido y absolutamente “normal”.

“El vicio del poder” se nos presenta como una perfecta mezcla de ficción y de documental, en la que una voz en off nos va guiando por la siniestra peripecia vital de un político que alcanzó su zenit como todopoderoso vicepresidente de Bush y como principal inspirador de la invasión de Irak. Un descomunal Christian Bale se encarga de hacer creíble el personaje, en una actuación que eleva la economía de gestos a categoría de arte y sin la cual sería imposible organizar un peliculón de estas dimensiones.

Hay algo muy inquietante en la biografía de este ejemplar padre de familia capaz de montar guerras y de desencadenar procesos catastróficos que destrozarán las vidas de millones de personas repartidas por todo el mundo. Eternamente espoleado por su esposa, una Lady Macbeth omnipresente interpretada de forma magistral por la actriz Amy Adams, este tipo con cara de palo recorre la Historia con la fría profesionalidad de un funcionario del mal y no hay nada ni nadie que sea capaz de hacer que se plantee ni el más mínimo dilema moral.

La película nos aporta una cascada de datos importantes y al final nos deja con una certeza terrorífica: el mundo actual –con sus conflictos bélicos, con sus oleadas de inmigrantes desesperados, con sus grupos terroristas, con sus desastres ecológicos y con sus populismos antidemocráticos- es la herencia maldita de tipos como Dick Cheney; el legado de una generación de políticos que comprobaron encantados que se podían cometer las peores salvajadas con la misma tranquilidad impune con la que uno sale de pesca un fin de semana.

NOTA AL MARGEN. Al salir del cine y con el impacto de esta historia dándome vueltas por la cabeza, me surge una pregunta sin respuesta: ¿Habrá algún día algún director de cine español que se atreva a rodar una película como ésta, pero con José María Aznar y Ana Botella de protagonistas?.  No le faltaría material para montar una buena historia y tendría asegurados unos cuantos cientos de miles de espectadores.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario