Destacados
Cultura
“Y en verdad os digo, que arderán en el infierno todos los hijos de puta que les echan limón a los calamares sin preguntar”
Faemino y Cansado demuestran en el Calderón que su humor no es de este mundo
Sólo por frases como la que aparece en el titular de esta crónica vale la pena pagar la entrada para ver a Faemino y Cansado. El pasado viernes, en un Teatro Calderón lleno hasta la bandera, los dos cómicos volvieron a demostrar que no son de este mundo, que su humor viene de una galaxia […]
Cultura
El arte nos salvará
Marco Pompero presenta l'1 d'Abril el seu esperat disc: "L'art és sexual". El disc d'aquell que mira a l'horitzó i l'únic que pot esbossar és un somriure de satisfacció.
Marco Pompero ha tornat, ha tornat després de perdre’s en Mallorca, i ve a mostrar al món el seu univers musical. Eixe univers on el Mediterrani es barreja amb l’Amèrica profunda, on l’art està íntimament unit al sexe; i on la consciència social i política destaquen pel damunt de tot.
Cultura
¡Me cago en el séptimo arte!
Hubo un tiempo feliz en el que cuando los alcoyanos salíamos del cine, hablábamos de la película y hacíamos animadas tertulias sobre tal o cual escena, sobre lo bien que había estado un determinado actor o sobre la habilidad del director para contarnos una historia. Esos lujos de cine club antiguo se han acabado para […]
Cultura
El último neandertal
Gustavo Cardenal, 24/02/2015
Foto: Jordi Jordà Monfort

Subiendo por la carretera de Sant Antoni, muy cerca de la antigua cantera abandonada, me sorprendió una pintura de Jesús Cees. Está ahí mismo, a pie de asfalto, apenas retirada unos metros, impresa sobre la propia roca cruda. No es muy grande, pero sí lo bastante visible. Inevitablemente llama la atención.

Es una composición de motivos más o menos geométricos. A veces me recuerda vagamente motivos decorativos de gente de allá, de los incas, o los mayas (pero de esto no sé nada, así que no cabe hacerme ningún caso). A veces lo que me recuerda es uno de esos “kilims” que venden en Fez a los turistas. Pero lo que más me sugiere la obra es una similitud – algo natural, que no cabe forzar – con esas pinturas macroesquemáticas que aparecen en algunos abrigos de esta región. No es exactamente por la textura de los trazos o por los motivos, sino por la mera evidencia simple de ser pintura no figurativa hecha directamente sobre una roca a la intemperie. Eso iguala a Cees con sus ancestros, con nuestros ancestros.

Juego con eso, con la idea inevitable. Cees emula a sus ancestros y yo hago lo propio. Pudiera ser un individuo especial de la tribu, aventajado, una especie de gurú o chamán, un sacerdote, un brujo, alguien tocado por un intangible, que se siente impelido a hacer algo que no tiene ninguna efectividad inmediata. El brujo o lo que sea, el tipo especial, no caza, no recolecta, no transporta agua. Bien, pudiera ser que hiciese todo ello, pero además pinta. Cuando pinta no hace nada práctico, nada que le rinda una rentabilidad ni inmediata ni cifrable. Pinta, y cuando termina de hacerlo no tiene ante sí ni un conejo muerto ni unos frutos. Tiene una roca pintada. No ha saciado su sed ni su hambre. Lo que ha saciado es una necesidad extraña, de orden distinto, que no comparte ninguno de los demás seres que pueblan el mundo. Es un hombre solo plantado ante una roca dando cauce a algo que está en su adentro y de lo que quizá ni sabe ni puede saber nada, más allá de esa pulsión  que lo impele a rasguear la superficie áspera de la roca con espátulas de hueso o de madera embadurnadas de engrudos de grasa o sangre o tierras. A ese hombre lejano es a quien Cees emula. Yo emulo a quienes asistían a aquel acto supongo que con más sorpresa que indiferencia, y con parecidas dotes para entender, es decir, con pocas posibilidades de hacerlo. Lo inefable siempre ha sido inefable. Así, hago lo que imagino que hacían los otros individuos de la tribu: asistir al extraño milagro, la extraña fascinación de asistir a un acto sin utilidad. A un acto mágico.

Lo que Cees – es de suponer que un pintor de hoy, con todas sus cuitas, virtudes, defectos, aspiraciones, frustraciones, éxitos – hace pintando una piedra podría ser marketing, alguna suerte de reclamo, un gesto para que se hable de él. Puede ser. El hecho de que yo tropezase inesperadamente con la obra, sin que hubiera oído hablar de ella en absoluto, se contradiría con ese afán propagandístico que acaso animó al pintor, pero que yo no me entere de cosas es del todo normal, así que por este renglón es mejor dejarlo. Cees sabrá por qué lo hizo, con qué objeto. A mí, desde la bendita ignorancia de mi campana de silencio, me gusta seguir con el juego suscitado y emprendido. Cees rupestre. Neolítico. Cees solo debajo del cielo, porfiando sobre la piedra, dando cauce a una emanación que surge de lo hondo y como desde muy lejos en el tiempo y el espacio. Una reverberación apenas vislumbrada de la eternidad. La sacralidad del Arte. Su raíz mágica. Una manera de decir el Mundo. Una obligación de hacerlo. Tarea del héroe que querría creer en Dios, hablar con él, hacerle caso. Que Dios lo contemplara.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:
COMENTARIOS

  1. Ceerre says:

    Interessant punt de vista Gustavo

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario