Destacados
Cultura
¡Me cago en el séptimo arte!
Hubo un tiempo feliz en el que cuando los alcoyanos salíamos del cine, hablábamos de la película y hacíamos animadas tertulias sobre tal o cual escena, sobre lo bien que había estado un determinado actor o sobre la habilidad del director para contarnos una historia. Esos lujos de cine club antiguo se han acabado para […]
Cultura
Assun Navarro i el Grup de Danses Baladre, premis Joan Valls 2019
L’alcoiana Assun Navarro i Santos, històrica militant feminista del Col·lectiu 8 de Març, en l’apartat individual, i el Grup de Danses Baladre de Muro, en el d’entitats, són els guardonats amb els Premis Joan Valls i Jordà per l’Ús i Promoció del Català, que enguany arriben a la seua 25a edició, i que atorga l’Associació Cultural […]
Cultura
Lo que el ojo no veía y ahora sí ve
Hubo un tiempo en que las series americanas para la televisión se rodaban en 35 mm, es decir en el mismo formato con el que se filmaban las películas para el cine. Luego se pasaban al formato más estrecho y de baja resolución de la televisión y así llegaban a nuestras pantallas.
Cultura
La politopía (la utopía de los políticos)
¿No se le cae la cara de vergüenza al conocer las condiciones en las que ensayamos sabiendo que nos podría ceder uno de esos tantos locales que están sin uso y muertos de risa?
Marta Pascua, 17/06/2014
Ensayo de "La venganza de don Mendo" en el Centro Comercial Alzamora. La próxima vez, ¿dónde será el ensayo... debajo del Pont de Sant Jordi?

Nunca me han gustado los estereotipos, por la sencilla razón de que no se debe juzgar a la gente por su conducta, forma de vestir, pensamiento, trayectoria en la vida, etc. Pero si hay alguien que se ha ganado a pulso estar estereotipado en nuestra sociedad es la figura del político.

Ser simpático, sonreír, poner buena cara siempre, y tener un fondo de armario con mucha palabrería sin sentido para utilizar en cualquier ocasión y para agradar a todo el mundo, son las principales características que ha de cumplir el político de turno. Tener ese perfil es tremendamente fácil de imitar, por lo tanto, cualquier ciudadano que se precie está capacitado para poder entrar en cualquier partido político (sea cual sea la orientación del mismo) porque al fin y al cabo, como todos sabemos, todos los partidos y sus mandatarios están cortados por el mismo patrón. Los políticos pierden el norte cuando llegan a tener un puestecillo en el partido al que pertenecen, y a nivel de calle y de acercamiento al ciudadano, solo viven para hacerse la foto cuando están de campaña electoral y para prometer cosas que luego no cumplen. Me siento con el derecho a decir que son todos iguales porque no hace falta irse muy lejos para comprobar que en cualquier pueblo o ciudad hay un político (o varios) con estas características.

En Alcoy, esta ciudad llena de puentes, bebidas inventadas (plisplay), la Cabalgata más antigua, el cantante que mola mazo, las Fiestas de Moros y Cristianos más polémicas, un cementerio “requetebonito” para enseñar, el divertido y entrañable Tirisiti, la oliva con un pezqueñín dentro y un largo etcétera de personajes que en distintos ámbitos han destacado y puesto el nombre de esta ciudad bien alto… resulta que también tenemos nuestra pequeña pandi política.

A estas alturas del escrito ya me da igual disparar toda la artillería hacia ese político de turno, que por poner un ejemplo, no hace nada por mantener en activo el teatro amateur de Alcoy. (También es el mismo que se olvidó de una propuesta en vídeo sobre concienciación social que se le mostró hace tiempo). No es fácil dar con él porque siempre está ocupado y tiene más audiencias que el Papa Francisco, pero cuando te recibe para tratar cualquier asunto te da la mano, te sonríe y te escucha atentamente, ¡cómo no! Eso sí, cuando sales de su despacho… ya se ha olvidado de ti y si te he visto no me acuerdo; por lo menos esa es la sensación que te queda después de meses sin obtener respuesta por su parte.

Es el mismo que hace acto de presencia en las cenas a las que acude y en las que ve en primera persona la implicación teatral que hay en la ciudad, pero que mira hacia otro lado cuando sabe que ensayamos en locales cedidos por empresarios a los que les gusta el teatro y sienten compasión por nosotros; en habitáculos que nos dejan tanto el Centro Comercial Alzamora como el colegio mayor Ovidi Montllor, y a veces cuando está libre también nos hacemos un hueco en el salón de actos del Orosia Silvestre (Antigua Escuela Industrial del Viaducto). Tenemos constancia de que actualmente el Ayuntamiento tiene varios espacios vacios a los que se podría dar un uso cultural. ¿No se le cae la cara de vergüenza al conocer las condiciones en las que ensayamos sabiendo que nos podría ceder uno de esos tantos locales que están sin uso y muertos de risa? O igual los tienen cerrados al pueblo alcoyano porque se montan de vez en cuando sus fiestas privadas. A saber.
Pero aún teniendo esas condiciones para ensayar, un poco ortodoxas, en los sitios (prestados con buena voluntad), se preparan varias obras al año que posteriormente se representan en los principales teatros alcoyanos. Y el político de turno se siente orgulloso de tanta variedad cultural y de salir en la foto del periódico mostrando la propuesta teatral para la siguiente temporada. Y te sigue prometiendo año tras año un lugar llamado paraíso digno para ensayar en el que actores y directores desarrollen esta afición tan arraigada, en Alcoy desde hace años, que es… hacer teatro.

¡Viva el teatro alcoyano!
¡viva nuestro concejal!
que aboga por la cultura
y promete sin dudar
Dame la mano otra vez
Di que lo vas a intentar
pero no me creo nada
y me pongo a criticar.
Porque han pasado los años
…y la vida sigue igual

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario