Destacados
Cultura
Manifest 9 d’Octubre
Tipografia La Moderna ofereix als seus lectors el manifest del 9 d’Octubre escrit pel nostre company Javier Llopis
Bon dia a tots. Per començar, vull agrair a l’Ajuntament que haja pensat en mi per escriure i per  llegir el manifest del 9 d’Octubre. És un honor asumir- encara que siga per uns minuts- la veu de la ciutat en què un ha nascut i ha viscut durant pràcticament tota la seua vida. És […]
Cultura
Aquesta no és una altra pel·lícula sobre la Guerra Civil
Un grapat d'impressions sobre la darrera pel•lícula d’Alejandro Amenábar ‘Mientras dure la guerra’
M’ha agradat molt la darrera pel·lícula d’Amenábar ‘Mientras dure la guerra’. Una pel·lícula reflexiva, calmada, oportuna i necessària com ho demostra el fet que el passat 3 d’Octubre un grup de persones del partit – digues-li partit digues-li banda – ESPAÑA 2000, va irrompre en els cines LYS de València intentant boicotejar la projecció de […]
Cultura
La veïna de dalt
Fundación Mutua Levante acull les creacions de l’artista Javier Pérez Vaquer en la mostra titulada: ‘La Veïna de dalt’.
La veïna de dalt és una instal·lació pictòrica, digues-li instal·lació digues collage de coses,  de Javier Pérez Vaquer (Bolulla, 1965) un professor i artista multidisciplinari que ha exposat a Estocolm, París, Barcelona, València, Nantes, Tolosa de Llenguadoc, Bordeus, Berlin, Bolulla i Benimaclet, entre moltes d’altres ciutats i poblacions europees i de l’estat espanyol.
Cultura
Nadie canta como Silvia Pérez Cruz
Javier Llopis, 4/03/2018
Foto: Juani Ruz

En este puñetero mundo no hay nadie que cante como canta Silvia Pérez Cruz.Cualquier intento de colocarle una etiqueta está condenado al más sonoro de los fracasos, ya que choca con una realidad incontestable: la cantante catalana no se parece a nada, es un fenómeno musical único que transita por las salas de conciertos de toda España armada con una libertad  creativa absoluta y esgrimiendo una capacidad asombrosa para conectar con los rincones más sensibles del público.

Silvia Pérez Cruz hace flamenco, hace rock, maneja con destreza las claves del jazz, no tiene inconveniente en hacer viajecitos por la cançó catalana, hace sus incursiones en la música sudamericana, se descuelga cuando le apetece como una cantautora potente y si el cuerpo se lo pide, se atreve con el mismísimo Leonard Cohen. Coge todos los géneros, absorbe la sustancia y se los lleva a su propio terreno: un universo lírico y personal, en el que su voz (un don de la naturaleza dotado de una musicalidad imposible de definir) consigue que todas las canciones suenen como algo diferente, como algo absolutamente propio.

Si a esa brillantez artística le añadimos una naturalidad desbordante, capaz de convertir un concierto multitudinario en una especie de encuentro íntimo con el público, el resultado es espectacular: Silvia Pérez Cruz es, sin ningún género de dudas, uno de los personajes más destacados del actual panorama musical español. Sus recitales son por méritos propios una de las propuestas más sólidas y atractivas con las que se puede encontrar un espectador en unos tiempos en los que conceptos como autenticidad y originalidad parecen haber desaparecido de una escena musical dominada por un eterno sota, caballo y rey de postureos y de composiciones prefabricadas.

Sin grandes campañas de promoción, recurriendo al siempre efectivo y fiable boca oreja (¡vé a ver a esta chica, canta como Dios…¡), Silvia Pérez Cruz llena teatros con un público fiel, capaz de meterse unos cuantos centenares de kilómetros entre pecho y espalda con tal de asistir a una de sus actuaciones.  El pasado sábado cerca de un millar de espectadores flotamos con su música en el Teatro Calderón de Alcoy y durante dos horas hicimos un emocionado viaje por un camino musical en el que las canciones están construidas con el mismo cariño con que se hacen las más delicadas piezas de orfebrería.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario