Destacados
Cultura
Embarrocats
Al nostre Alcoi mateix, tenim el cent vegades reverenciable i amic Pedro Estevan, percussionista i company del viola da gamba
Com un llibre ple de pols, de paper engroguit i llom corcat, un tros de fusta romania a l’estoig. Un violí aparentment ancià, amb cordes de fil gruixut i quasi pansit. Un arc gros i flonjo i un so blanet i ample. Acabava de ser enllestit al taller del seu luthier, però continuava semblant un […]
Cultura
La Historia está en los detalles
El fotógrafo Marc Pascual ofrece en el Palau Comtal  su personal crónica gráfica del confinamiento
Una de las fotografías de Marc Pascual que componen esta insólita exposición
La sala de actos del Palau Comtal de Cocentaina alberga a lo largo de este mes de noviembre una singular propuesta expositiva. Bajo el título de “99. Diari fotogràfic d’un estat d’alarma”, el fotógrafo contestano Marc Pascual ofrece una crónica gráfica diaria sobre tres meses de confinamiento. La muestra forma parte de la oferta cultural […]
Cultura
FORADIA, 40 anys d’indústria sostenible
La exposició no s’enten sense un Alcoi
El daltabaix de la crisi del petroli a principi dels anys 70, darrers anys del franquisme, es deixa notar en la indústria de manera molt notable a partir de 1975, l’empresa familiar Olcina Miró S.A. fundada en 1912, acusa de tal manera la crisi, que es veu obligada a tancar. Després de diverses negociacions amb […]
Cultura
Nadie canta como Silvia Pérez Cruz
Javier Llopis, 4/03/2018
Foto: Juani Ruz

En este puñetero mundo no hay nadie que cante como canta Silvia Pérez Cruz.Cualquier intento de colocarle una etiqueta está condenado al más sonoro de los fracasos, ya que choca con una realidad incontestable: la cantante catalana no se parece a nada, es un fenómeno musical único que transita por las salas de conciertos de toda España armada con una libertad  creativa absoluta y esgrimiendo una capacidad asombrosa para conectar con los rincones más sensibles del público.

Silvia Pérez Cruz hace flamenco, hace rock, maneja con destreza las claves del jazz, no tiene inconveniente en hacer viajecitos por la cançó catalana, hace sus incursiones en la música sudamericana, se descuelga cuando le apetece como una cantautora potente y si el cuerpo se lo pide, se atreve con el mismísimo Leonard Cohen. Coge todos los géneros, absorbe la sustancia y se los lleva a su propio terreno: un universo lírico y personal, en el que su voz (un don de la naturaleza dotado de una musicalidad imposible de definir) consigue que todas las canciones suenen como algo diferente, como algo absolutamente propio.

Si a esa brillantez artística le añadimos una naturalidad desbordante, capaz de convertir un concierto multitudinario en una especie de encuentro íntimo con el público, el resultado es espectacular: Silvia Pérez Cruz es, sin ningún género de dudas, uno de los personajes más destacados del actual panorama musical español. Sus recitales son por méritos propios una de las propuestas más sólidas y atractivas con las que se puede encontrar un espectador en unos tiempos en los que conceptos como autenticidad y originalidad parecen haber desaparecido de una escena musical dominada por un eterno sota, caballo y rey de postureos y de composiciones prefabricadas.

Sin grandes campañas de promoción, recurriendo al siempre efectivo y fiable boca oreja (¡vé a ver a esta chica, canta como Dios…¡), Silvia Pérez Cruz llena teatros con un público fiel, capaz de meterse unos cuantos centenares de kilómetros entre pecho y espalda con tal de asistir a una de sus actuaciones.  El pasado sábado cerca de un millar de espectadores flotamos con su música en el Teatro Calderón de Alcoy y durante dos horas hicimos un emocionado viaje por un camino musical en el que las canciones están construidas con el mismo cariño con que se hacen las más delicadas piezas de orfebrería.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario