Destacados
Cultura
Diez diferencias entre la zarzuela y la ópera
Me piden desde Tipografía La Moderna, a propósito de la representación de ‘La Rosa del Azafrán’ producida por la Asociación de Amigos de la Música de Alcoy, que intente entresacar diez diferencias entre la zarzuela y la ópera, un reto y tarea algo complicada puesto que se pueden herir susceptibilidades entre los partidarios de uno […]
Cultura
Diez viajes musicales que te emocionarán
Diez sugerencias para viajar a Festivales Internacionales de Música
Es el momento de comenzar a planear las vacaciones de verano. Si dispones de presupuesto suficiente y sientes atracción por la música clásica o por la ópera o la danza, puedes escoger entre un amplio abanico de impresionantes festivales internacionales de música que se celebran por las más variopintas ciudades europeas, con la posibilidad de […]
Cultura
Aulas de Vida
A propósito de la exposición Rincones de Alcoy
Sí, las aulas de mayores trascienden lo puramente académico. Los que allí impartimos clases enseguida nos dimos cuenta del hechizo, de la magia que se vive en las aulas, como un ángel cincelado con el escoplo del tiempo. Ellos, los alumnos, también nos enseñan a los profesores valores como la paciencia, la constancia, la humildad, […]
Cultura
Ni puñetera falta que le hace
Divagaciones sobre la película “Tiempo después” con su correspondiente ración de comparaciones con “Amanece que no es poco”
Javier Llopis, 1/01/2019

Como su propio nombre indica, las obras de arte irrepetibles tienen una pega principal: no se pueden repetir. Los que acudan a ver “Tiempo después” con el deseo de asistir a una segunda parte de “Amanece que no es poco” están condenados a acabar decepcionados. La última película de José Luis Cuerda no es aquella obra maestra del surrealismo mesetario, que para muchos fanáticos supuso una de las cumbres de la cinematografía española. La última película de José Luis Cuerda es otra cosa; una pieza mucho menos redonda, pero igualmente repleta de humor del bueno; un encantador juguete cinematográfico, que le ofrece al espectador una inagotable ración de aromas “amanecistas” con los que se acaba pasando un rato muy divertido.

De Albacete al mundo. El humor de José Luis Cuerda sigue igual de vivo treinta años después de firmar “Amanece que no es poco”. Esa maravillosa mezcla de discursos grandilocuentes y de chascarrillos localistas continúa perfectamente engrasada y conserva íntegra su capacidad para reírse de las solemnidades hasta convertirlas en el más patético de los ridículos. “Tiempo después” es una oportunidad que no deben perderse los que disfrutan con las delirantes diatribas del director manchego. Estamos ante una nueva colección de esos enrevesados parlamentos en los que los personajes divagan sobre lo divino y lo humano en una espiral imprevisible, que se sabe dónde empieza pero nunca dónde acaba.

Generales de la Guardia Civil, almirantes de secano, barberos asesinos, alcaldes “arrajoyados”, jóvenes nihilistas, proletarios miserables, conserjes omnipotentes y hasta el mismísimo Rey de Bastos componen el desfile de los monstruos de una película llena de instantes mágicos. Si “Amanece que no es poco” funcionaba como un perfecto mecanismo de relojería; “Tiempo después” presenta algún que otro hueco narrativo, pero mantiene alto el pabellón de un cine que hunde sus raíces en el mejor Berlanga y que recoge el testigo siglos de tradición del humor absurdo.

Como en toda película coral, hay que hablar de los actores. La obligada ausencia del imprescindible Luis Ciges se compensa con un monumental Miguel Rellán: sólo por su actuación vale la pena pagar el precio de la entrada. A falta de Resines, tenemos a un Carlos Areces que se sale en su interpretación de un riguroso e insobornable burócrata. Para el capítulo de descubrimientos queda el actor César Saratxu (el inolvidable Bernardo de Cámera café), que protagoniza algunos de los momentos más hermosos de la película. Como manda la tradición, la última obra de Cuerda es un extenuante desfile de actores de carácter, en el que cada uno da lo mejor de sí mismo.

“Tiempo después” no es “Amanece que no es poco” y ni puñetera falta que le hace. En estos tiempos de censuras soterradas, de correcciones políticas asfixiantes y de epidemias de intransigente estupidez se agradece que alguien nos ofrezca la posibilidad de reírnos hasta de lo más sagrado. Y lo que es humor…aquí lo hay de sobra, en cantidad y en calidad.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:
COMENTARIOS

  1. Antonio González says:

    Le falta el pueblo, un pueblo es un escenario bien conocido y estructurado que unía toda la película de Amanece que no es poco, el edificio y el poblado de los parados no es lo mismo, son escenarios bien pensados pero poco reconocibles para el espectador por lo que se nos hace más cuesta arriba encajar las relaciones y las historias….

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario