Destacados
Cultura
Alchoyano o quan la moral entra per la porta l’ortografia ix per la finestra
Aproximació a dos clubs separats per set-cents quilòmetres i una hac
L’altre dia a la una de la matinada els oients del “El Larguero” es van assabentar que a Cadis hi ha un club que s’anomena Alchoyano. Exactament. Com el nostre però amb hac. ¿Es tractava d’una broma? ¿Algú volia aprofitar-se de l’estirada mediàtica del nostre heroic Deportivo? ¿Era un senyal més de que s’apropa la […]
Cultura
Atrezzo
Una hibridació entre paraula i imatge
La Regidoria de Cultura de l’Ajuntament de Muro va inaugurar el darrer divendres l’exposició «Attrezzo», del pintor alcoià Josep Sou que, en paraules de la regidora Consuelo Cascant “és una persona compromesa des de sempre amb la societat i amb la cultura, que des del seu lloc al món ens fa la vida millor, ens […]
Cultura
«Los gallinazos sin plumas» (1954) de Julio Ramón Ribeyro
  En lo sucesivo, un hito de la literatura urbana ocupa nuestra atención tras atravesar el inmenso Océano Atlántico hace ya unas cuantas décadas; obra de un hombre venido del Nuevo Mundo. El cuento neorrealista Los gallinazos sin plumas (1954) de Julio Ramón Ribeyro ((Lima, 31 de agosto de 1929 – 4 de diciembre de […]
Cultura
¿Qué tiene Tarantino que no tenga yo?
El director ha conseguido que millones de espectadores le acepten un lenguaje personal y absolutamente provocador
Javier Llopis, 2/09/2019
"Érase una vez en Hollywood" es un centra todo su potencial en el duelo interpretativo Di Caprio/Brad Pitt

Esta es la pregunta que se deben estar haciendo desde hace años centenares de directores de cine de todo el mundo. ¿Por qué el puñetero Tarantino puede meter en una película a un Leonardo di Caprio fondón flambeando a una hippy con un lanzallamas y la gente en vez de escandalizarse convierte las salas en un mar de aplausos y de risas?.

En primer lugar, hay que subrayar un hecho importante: cuando este hombre estrena una película; la gente no va al cine, la gente va a ver “la última de Tarantino”. El director ha conseguido un estatus especial, reservado únicamente para unos pocos privilegiados. A lo largo de su carrera, este realizador ha logrado que millones de espectadores de todo el mundo le acepten un lenguaje cinematográfico propio con unas claves personales y absolutamente provocadoras. La conclusión es evidente: hay que ser puñeteramente bueno en el oficio para obtener esos índices de complicidad.

Cuando uno acude a ver “Érase una vez en Hollywood”, la última entrega del realizador norteamericano, se enfrenta a un fenómeno que se ha repetido en la mayor parte de las piezas de su filmografía: por muchas críticas y por muchos reportajes que se hayan leído para documentarse sobre la película; al final, el film acaba sorprendiéndonos y ofreciéndonos una historia que poco o nada tiene que ver con esa inevitable mochila de ideas preconcebidas con las que cualquier espectador acude a una sala de cine. Uno espera encontrarse con una recreación del Hollywood de los años sesenta, con una divagación gore sobre los crímenes de la Familia Manson y al final, se encuentra todo eso y de propina una gran película de colegas y de amistad. “Érase una vez en Hollywood” centra todo su potencial en el dúo Leonardo di Caprio/Brad Pitt, los dos actores están grandiosos en sus respectivos papeles de héroes cansados baqueteados por la vida y le ofrecen al espectador un duelo interpretativo de esos que se quedan grabados en la historia del cine. Si a esto le añadimos su correspondiente ración de locuras tarantinianas, una banda sonora maravillosa y un final brutal e inesperado, el resultado es eso: una película redonda de la que se sale encantado.

Tarantino tiene bula y contemplando creaciones tan contundentes como su última película se llega a la conclusión de que se la ha ganado a pulso.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario