Destacados
Cultura
Alchoyano o quan la moral entra per la porta l’ortografia ix per la finestra
Aproximació a dos clubs separats per set-cents quilòmetres i una hac
L’altre dia a la una de la matinada els oients del “El Larguero” es van assabentar que a Cadis hi ha un club que s’anomena Alchoyano. Exactament. Com el nostre però amb hac. ¿Es tractava d’una broma? ¿Algú volia aprofitar-se de l’estirada mediàtica del nostre heroic Deportivo? ¿Era un senyal més de que s’apropa la […]
Cultura
Atrezzo
Una hibridació entre paraula i imatge
La Regidoria de Cultura de l’Ajuntament de Muro va inaugurar el darrer divendres l’exposició «Attrezzo», del pintor alcoià Josep Sou que, en paraules de la regidora Consuelo Cascant “és una persona compromesa des de sempre amb la societat i amb la cultura, que des del seu lloc al món ens fa la vida millor, ens […]
Cultura
«Los gallinazos sin plumas» (1954) de Julio Ramón Ribeyro
  En lo sucesivo, un hito de la literatura urbana ocupa nuestra atención tras atravesar el inmenso Océano Atlántico hace ya unas cuantas décadas; obra de un hombre venido del Nuevo Mundo. El cuento neorrealista Los gallinazos sin plumas (1954) de Julio Ramón Ribeyro ((Lima, 31 de agosto de 1929 – 4 de diciembre de […]
Cultura
Si hoy es martes, esto es Laos
Historia de un espectador mareado por “El hombre de las mil caras”
Javier Llopis, 26/09/2016

Desde pequeño me enseñaron a desconfiar de las películas en las que se abusa de los letreritos indicativos del tipo “Madrid, octubre de 1996” con los que el director intenta guiar al espectador a lo largo de una trama especialmente enrevesada. “El hombre de las mil caras”, la versión de Alberto Rodríguez sobre las peripecias roldanescas del espía Francisco Paesa, es una auténtica orgía de subtítulos geográfico/temporales, que acaba con el público sumergido en un estado de confusión absoluta, que no se remedia ni con una tonelada de voluntariosas explicaciones de la voz en off.

Los personajes van y vuelven a París, a Ginebra, a Madrid o a Singapur; se fuman una docena de cartones de tabaco; intercambian maletines; lucen gabardinas maravillosas y celebran reuniones supersecretas al lado del Sena, en un continuo ir y venir que resulta incomprensible hasta para los más empollados conocedores del caso Roldán y de todas sus ramificaciones. Las colosales interpretaciones de Eduard Fernández y de José Coronado no logran impedir un naufragio narrativo provocado por el ansia del director de contarnos un montón de cosas en un espacio limitado de tiempo. El globo de esta obra cinematográfica, técnicamente muy bien resuelta, acaba estrellándose contra el suelo por una sobrecarga de información. La obsesión por contarnos hasta el último detalle de la saga y fuga de aquel malévolo director de la Guardia Civil acaba desdibujando los perfiles de unos personajes que podrían haber dado mucho más de sí. En algunos momentos del film, agobiado por la acumulación de datos sobre los misteriosos papeles de Laos, a uno le resulta difícil saber si está ante una obra de ficción o ante un tedioso documental guionizado.

Tras el impacto de la magistral “La isla mínima”, el espectador acude ilusionado a contemplar la última obra de Alberto Rodríguez. Aunque el director sigue mostrando un asombroso dominio del medio cinematográfico, la historia que nos cuenta acaba chirriando y empantanándose en los peligrosos territorios del exceso.

Nota final: Imperdonable la caracterización del actor que representa al ex ministro Juan Alberto Belloch. El personaje luce una melenita y una barbita ridículas, que resultan sospechosamente parecidas a los postizos capilares que adornan a esos maniquís del Casal de San Jordi que nos muestran el traje de algún histórico capitán cristiano. Tal vez sea una referencia oculta al periodo que el ex ministro pasó como juez en Alcoy.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario