Destacados
Cultura
Atrezzo
Una hibridació entre paraula i imatge
La Regidoria de Cultura de l’Ajuntament de Muro va inaugurar el darrer divendres l’exposició «Attrezzo», del pintor alcoià Josep Sou que, en paraules de la regidora Consuelo Cascant “és una persona compromesa des de sempre amb la societat i amb la cultura, que des del seu lloc al món ens fa la vida millor, ens […]
Cultura
«Los gallinazos sin plumas» (1954) de Julio Ramón Ribeyro
  En lo sucesivo, un hito de la literatura urbana ocupa nuestra atención tras atravesar el inmenso Océano Atlántico hace ya unas cuantas décadas; obra de un hombre venido del Nuevo Mundo. El cuento neorrealista Los gallinazos sin plumas (1954) de Julio Ramón Ribeyro ((Lima, 31 de agosto de 1929 – 4 de diciembre de […]
Cultura
Va passar el 3 de gener de 1937: altre nadal diferent
L’actual crisi sanitària generada per la pandèmia del Covid-19 ha generat tot un seguit de canvis en els nostres hàbits socials i culturals coneguts com a ‘nova normalitat’. Les distàncies de seguretat, les mascaretes i l’obligatorietat d’evitar aglomeracions en recintes urbans formen part ja de la nostra vida quotidiana fins l’arribada imminent i gradual de […]
Cultura
“Y en verdad os digo, que arderán en el infierno todos los hijos de puta que les echan limón a los calamares sin preguntar”
Faemino y Cansado demuestran en el Calderón que su humor no es de este mundo
Javier Llopis, 24/03/2019

Sólo por frases como la que aparece en el titular de esta crónica vale la pena pagar la entrada para ver a Faemino y Cansado. El pasado viernes, en un Teatro Calderón lleno hasta la bandera, los dos cómicos volvieron a demostrar que no son de este mundo, que su humor viene de una galaxia personal e intransferible en la que estos dos personajes han construido una realidad paralela de la que salen de vez en cuando para provocar la carcajada de los espectadores.

Resulta reconfortante ver un teatro abarrotado de gente disfrutando con eso que se ha dado en llamar humor inteligente. En unos tiempos terribles, en los que manda el insulto, la orgullosa estupidez y el exabrupto más ofensivo, se agradece la sutileza de dos humoristas que logran que el público se ría durante dos horas a base de pasar la realidad cotidiana por el filtro del surrealismo. La fórmula eterna de Faemino y Cansado funciona con pasmosa efectividad y se mete al público en el bolsillo desde el minuto uno hasta el final de la actuación.

El título del espectáculo -¡Quien tuvo retuvo!- era una verdad como un templo. Los dos cómicos volvieron a dejar claro que pertenecen a una selecta estirpe de humoristas patrios en la que figuran Miguel Gila, Tip y Coll y el director de cine de José Luis Cuerda. A la chita callando y sin darse pisto, Faemino y Cansado se han hecho un hueco de honor en ese Olimpo de la risa al que sólo tienen acceso los autores más brillantes. Sus peculiares versiones de la condición humana son un refrescante ejercicio de finura en un mundo en el que reina la pretenciosidad más hueca y el desprecio sistemático a la inteligencia del espectador.

Fue como un oasis en medio de un desierto. Viajar a las historias de Faemino y Cansado es una experiencia que se agradece en medio de una realidad que nos aplasta a base de mandarnos estímulos negativos un día sí y el otro también. Sumergirse durante 120 minutos en esos delirantes relatos sin pies ni cabeza es una especie de cura de desintoxicación, que debería administrarse por prescripción médica.

Faemino y Cansado son de otro mundo y hay que darles un enorme valor precisamente por eso: por mantenerse inflexibles en sus principios humorísticos, ajenos a las tentaciones de las modas y de las correcciones políticas.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario