Javier Llopis

La pandemia ha modificado de forma radical nuestro ocio. Los grandes viajes se han visto sustituidos por un turismo de cercanía, que tiene en los parajes naturales y en los entornos históricos sus principales puntos de destino. Dentro de este fenómeno hay que incluir la masiva afluencia de visitantes al poblado íbero del Puig de Alcoy durante los fines de semana. Es un entorno singular, que ofrece una buena forma de pasar un rato del fin de semana en estos duros tiempos de alarma.

Javier Llopis

Cuatro décadas nos separan de estas fotografías de Paco Grau. Empezaba la década de los ochenta del pasado siglo y Alcoy ponía en marcha la actual fórmula de los festejos en honor a la Virgen de los Lirios, con gran protagonismo de la romería a la Font Roja. Eran otros tiempos y era otro paisaje humano para esta fiesta. En este 2020, con todos los actos callejeros suspendidos por la pandemia, es un buen momento para echar la vista atrás y recordar aquellos días lejanos.

Javier Llopis

Mascarillas omnipresentes, playas con el aforo limitado, ausencia de turistas extranjeros, hoteles vacíos y una sensación general de temor imposible de controlar. El verano de 2020 será por derecho propio el más extraño de nuestras vidas. Paco Grau se ha dado una vuelta por la costa y nos ha contado la historia de las playas de la pandemia.

Javier Llopis

Se ha juntado todo. Por un lado, una primavera especialmente lluviosa, que ha convertido el Molinar en un espectacular paisaje de agua. Por el otro, las restricciones geográficas impuestas por el confinamiento. Al final, este singular paraje alcoyano ha acabado convertido en una playa cercana y asequible. Paco Grau nos cuenta esta historia.