Javier Llopis

En sus tiempos de gloria fue la Milla de Oro y ahora es algo parecido al bulevar de los sueños rotos. El golpe brutal de la pandemia, la competencia del comercio online, la fuga del grupo Zara y la crisis general de las franquicias han convertido la Alameda de Alcoy en un paisaje desolador de persianas bajadas y de carteles de “se alquila”. La principal arteria comercial de la ciudad se muere a una velocidad de vértigo.

Redacció

Son días extraños. Alcoy iniciando el calvario sanitario del cierre perimetral y con la nieve rodeando la ciudad. Paco Grau resume en estas fotografías el singular paisaje del recién estrenado invierno de 2021. Las nevadas se han acercado al casco urbano, pero hasta el momento (viernes de buena mañana) sólo han cuajado en los puntos más altos de las sierras. Arrancamos el año ateridos de frío y mirando a un cielo gris y amenazador. Será ésta una nevada muy especial, que caerá sobre un Alcoy que vive con sordina las limitaciones por la pandemia.

Javier Llopis

Es uno de esos paisajes secos en los que la Naturaleza muestra su lado más duro. Siluetas de árboles atormentados, pedregales y cielos inacabables conforman el retrato de la Serra de Els Plans. Ovidi Montllor le compuso a este paraje una canción llena de tristeza y de malos augurios, que le ponía el acompañamiento musical a la película Héctor. Paco Grau nos ofrece una selección de imágenes impactantes, que resumen un entorno que se ha convertido en sinónimo de abandono y de desolación.

Javier Llopis

La pandemia ha modificado de forma radical nuestro ocio. Los grandes viajes se han visto sustituidos por un turismo de cercanía, que tiene en los parajes naturales y en los entornos históricos sus principales puntos de destino. Dentro de este fenómeno hay que incluir la masiva afluencia de visitantes al poblado íbero del Puig de Alcoy durante los fines de semana. Es un entorno singular, que ofrece una buena forma de pasar un rato del fin de semana en estos duros tiempos de alarma.