Javier Llopis

Los hay hermosos, los hay feos, los hay incomprensibles, los hay perfectamente integrados con el entorno y los hay que no pegan ni con cola. Alcoy es una ciudad de monumentos. No existe ni una rotonda, ni un jardín, ni una placita que no tenga su correspondiente escultura en recuerdo de alguien o de algo. Paco Grau, cámara en mano, recorre esta exposición urbana en la que el espectador puede disfrutar, sorprenderse y en algunos casos hasta horrorizarse.

Javier Llopis

Más allá de la fachada de la Casa del Pavo hay todo un mundo. Mientras los turistas se aprietan en la acera de San Nicolás para hacerle fotos a este histórico edificio, en su interior se produce un viaje en el tiempo. Paco Grau nos pasea con sus fotografías por los rincones de la gran joya del modernismo alcoyano, por un universo de detalles en el que está omnipresente la huella del pintor Fernando Cabrera y la marca de su inmenso legado.

Javier Llopis

El color amarillo explota en unos campos alfombrados de girasoles. A veces, los ciclos de la agricultura se convierten en un espectáculo visual de grandes proporciones. Los bancales de Barxell son el escenario de una impactante coreografía floral a la que resulta imposible resistirse. Es un paisaje mágico al que acuden curiosos de todas partes para hacerse fotografías y para recrear el momento. Paco Grau nos cuenta con su cámara esta efímera historia y nos deja constancia de este hermosa transformación, que nos imágenes de insólita belleza.

Javier Llopis

Es como hacer un viaje hacia atrás en el tiempo, en el que se nos permite ver cómo sería la costa mediterránea española si no hubiera sufrido el proceso de depredación del hormigón y del turismo de masas. Es Menorca; un mundo sutil de mar y de rocas, que por algún extraño milagro ha permanecido al margen de los furores urbanísticos. Paco Grau nos cuenta su versión de las luces y de las sombras de este singular paisaje, el fotógrafo hace un recorrido pdersonal por algunos de los más bellos rincones de una isla que se mantiene a lo largo del paso del tiempo como un perfecto ejemplo de paisaje mediterráneo.