Destacados
La memoria
Alcoi: estampes i opinions a l’inici del segle XX
Tots els detalls d'una crònica anomenada “Desde Alcoy”, publicada en la portada del desaparegut diari 'El día', de Madrid
Als alcoians ens agrada la crítica, xafardejar, opinar de qualsevol tema, ja siga local, nacional o internacional. Supose que serà una de les conseqüències de viure a un lloc que, ho vulguem o no, és híbrid de poble i ciutat.Este costum sempre ha estat present gràcies als altaveus que han permès que es canalitzara l’opinió […]
La memoria
Aquel terrible verano del 94
El gran incendio de Mariola, del que se cumplen 25 años, fue una patética demostración de incompetencia y de falta de previsión en la que nada funcionó cómo debía de funcionar
Una monumental fotografía de Juani Ruz, tomada en Alfafara, resume perfectamente aquellos días de fuego
En este mundo hay pocos espectáculos más tristes y siniestros que el de mirar al horizonte y ver una inmensa columna de humo negro saliendo de una sierra. Aquel terrible verano de 1994 los habitantes de estas comarcas vivimos durante días acogotados por este paisaje de fuego y de destrucción.
La memoria
Un tren anomenat Xitxarra
Amb motiu del 50 aniversari de la desaparició del tren Alcoi - Gandia, Tipografia La Moderna us ofereix aquest article publicat per primera vegada l'any 2015
Aigua, vapor i carbó Fins el segle XIX l’aigua havia sigut l’únic mitjà d’energia eficaç per a l’activitat industrial. L’aigua era un actiu motor d’industrialització però tenia un inconvenient. En algunes zones, com Alcoi, era un bé escàs i en determinades èpoques de l’any els rius no disposaven del suficient cabal per moure les màquines.
La memoria
25 cosas que ya no se pueden hacer en Alcoy
Breve viaje a nuestro pasado colectivo con un punto de nostalgia y otro punto de cabreo

Ofrecemos a nuestros abnegados lectores un breve viaje al pasado. Un recorrido entre nostálgico y cabreado por un Alcoy que ya no existe. Es una lista abierta y desordenada en la que hay espacio para todo.

1-Escuchar ruido de telares. El ruido de telares era nuestro combustible patriótico. Cuando pasabas por delante de un taller y oías aquel sonido inconfundible, sabías que la industriosa ciudad de Alcoy seguía al pie del cañón, mandándole cortinas a cualquier sitio del globo terráqueo en el que se usasen cortinas. Hoy, nos quedan dos tipos de fábricas: las que se han ido a los polígonos y las que se han ido a la mierda. Ninguna de las dos suena igual de bien que aquellas.

2-Leer la literatura del Tropical. Antes de Joan Brossa y de Apollinare, existió Saoro el del Tropical. Su bar tenía en las paredes más sentencias y frases célebres que las páginas del Facebook o que una presentación de gatitos en Power Point. Y una carta de tapas y bocadillos que constituyó el caldo primigenio de la poesía visual de Josep Sou (Véase “Por tierra mar y aire”) .

3-Ver conciertos de rock en Fiestas. Aunque ahora nos parezca mentira, hubo un tiempo feliz en el que el Ayuntamiento organizaba conciertos de rock para amenizar las noches de la Trilogía. Grandes grupos de la Movida madrileña pasaron por la Glorieta en maravillosas veladas especialmente pensadas para la juventud. Todo pasó y ya llevamos casi veinte años condenados a una  indigesta dieta de discomóvil,  pasodobles callejeros y orquestas verbeneras. ¡El que quiera rock, que  se vaya al FIB de Benicassim!.

4-Deleitarse con las dependientas de Simago. Ellas fueron nuestras muchachas en flor. Representaron en los años setenta el ideal de la belleza y la sofisticación para toda una generación de adolescentes de los barrios del extra-radio, que acudíamos al establecimiento pensando que la modernidad se resumía en el uso abusivo de unas escaleras mecánicas.

5-Recoger dinero para el Domund. Centenares de niños y de niñas recorriendo las calles de Alcoy  y persiguiendo a los transeúntes con una cabeza de negro con una enorme ranura situada en el centro del cráneo. Los códigos de la corrección política no habrían permitido en la actualidad este espectáculo, situado a mitad de camino entre el cine gore y la caridad cristiana. También había cabezas de chino y un espectacular jefe indio con plumero de escayola. El objetivo era recoger dinero para las misiones y el éxito recaudatorio se medía haciendo sonar el dinero en el interior de esta macabra hucha con un hábil movimiento de maraca.

6-Mear en los urinarios subterráneos de la Plaza. Aparte de penetrar en lo que era una de las joyas del art deco alcoyano, aliviarse en sus mingitorios a la vez que se miraba al techo hecho de piezas de pavés de vidrio, constituía una experiencia a medio camino entre la psicodelia y los alucinógenos mucho antes de que tuviéramos acceso a este tipo productos de psicotrópicos.

7-Comer callos del Torrero. Sería el carbón que se usaba como combustible, sería el marco incomparable de aquel bar único o sería el “bon día, señor Llopis y la compañía”, pero lo cierto es que en el exclusivo mundo de la casquería alcoyana los callos del Torrero brillaron con luz propia. El cierre de aquel establecimiento fue un golpe mortal del que la tapa autóctona todavía no ha logrado recuperarse.

8-Observar los colores del Serpis. Hubo un tiempo en que la carrasca sólo era un árbol de la familia de las fagáceas y en que a los alcoyanos, aunque sabíamos que los ríos van al mar que es el morir, nos la traían al pairo las sustancias que pudieran contener. Por eso nos deleitábamos con la contemplación de colores chillones (ora rojo, ora verde, ora azul) con los que las aguas amanecían en función de la tintada que en la fábrica de aprestos y acabados tocaba ese día.

9-Jugar la partida en Billares Gironés. Un garito canalla en plena Plaza de España. Pocas ciudades se podían permitir ese lujo. Luces bajas de neón, mesas de billar, futbolines y máquinas de pinball, en medio de una niebla de tabaco revenido y de ruidos ensordecedores. ¡Qué más se podía pedir para una de esas interminables y aburridas tardes de un domingo adolescente!. Era como Las Vegas, pero con olor a sobaco.

10-Pasar la tarde en un cine como dios manda. Un cine como dios manda era aquel  que exhibía dos películas (¡grandioso programa doble! con títulos tan atractivos como “Un beso en el puerto” y “Fantomas contra Scotland Yard”) y que tenía patio de butacas, platea, gallinero (con olor a pedo y a bomba fétida) y un suelo de madera que transmitía el gozo, en forma de pataleo, que los espectadores sentían cuando la chica era rescatada por el bueno.

11-Tomarse un café en la Bandeja. Antes de que nos diera la vena artística, los alcoyanos podíamos tomarnos un café o cualquier otro tipo de refrigerio en las mesitas colocadas en la Bandeja de la Plaza de España, puntualmente atendidas por los camareros de los bares de la zona. Era un punto de encuentro social perfecto en pleno corazón de la ciudad. Ahora, los únicos que pueden disfrutar de esta extraña Zona Cero del urbanismo alcoyano son los tipos que hacen de Reyes en la Adoración y los festeros que participan en el Alardo. Para los demás, un desierto absolutamente inútil: con diferencia, la plaza más “sompa” del mundo.

12-Viajar en el Chicharra. El tren Alcoy-Gandía con sus cucarachiles locomotoras y su ancho de vía estrecha ejercía de cordón umbilical entre las tierras del interior y la costa donde comenzaban a soplar vientos de cambio. Ese tren de estética épica, pero inofensivo, capaz de atropellar a los peatones que se cruzaban a su paso sin causarles el más mínimo perjuicio, hizo el papel del tren de juguete que los Reyes Magos se empecinaron en no regalarnos en nuestra infancia.

13-Acudir a la consulta de un médico que se fumaba un puro. Antes de la llegada de los rigores antitabaco, los médicos eran empedernidos fumadores, que no soltaban la Faria ni para auscultar a los pacientes. Los griposos eran atendidos entre grandes nubes de puro habano y nadie se escandalizaba. Por supuesto, los enfermos mataban el tiempo de la sala de espera del ambulatorio de la plaza dándole continuados tientos al paquete de Celtas cortos y las enfermeras se paseaban por las dependencias sanitarias pegándole caladas a un cigarrillo rubio. Era una sanidad humeante, en la que la adicción a las delicias de la nicotina parecía obligatoria.

14-Atravesar la Cuesta las Flores. Las riberas fluviales del Viaducto, antes de que se urbanizara el cauce del rio Serpis y se deconstruyera el centro de Alcoy, eran una frontera luminosa y florida, como un Albaicín, que señalaba el final de la ciudad y el inicio de la tierra incógnita. Un territorio libre y salvaje donde resonaban los ecos de Camarón y que constituía una especie de viaje al corazón de las tinieblas para aquellos ciudadanos osados que se atrevían a adentrarse en él.

15-Subir a la Pachanga. Este autobús de aires pakistanís era, sin lugar a dudas, la gran estrella de la flota de la Contestana. Todos subían a él con el secreto deseo de estar presentes cuando el centenario vehículo reventara subiendo la cuesta de El Altet. Viajar a Cocentaina a bordo de esta pieza de arqueología industrial era una aventura sólo comparable a los trayectos  iniciáticos de los hippies por las carreteras de las montañas de Nepal. Impagable el cobrador con sus incomprensibles gritos de aviso para las paradas: ¡sentainaaaaa….!, ¡entaalpilar…! o ¡laateeet..!.

16-Pasar una velada en el cine Monterrey. Este espacio multiusos donde igual se celebraba un exhibición de catch a cuatro, un combate de boxeo, un torneo de cesta punta, un programa doble de cine o todo a la vez, permitió a los alcoyanos sin posibles compartir cena y espectáculo en compañía de familiares, amigos y vecinos durante las largas noches de verano.

17-Tomar la caña de los domingos. Por alguna inconfesable razón, Alcoy ha suprimido de forma drástica la saludable práctica de tomarse la cervecita de los domingos en el bar. Esta costumbre era general hace sólo treinta años y sin motivo aparente ha desaparecido de nuestras agendas, mientras se ha mantenido en las del resto del mundo civilizado. Paisaje dominical de bares cerrados a cal y canto, mientras expertos de todo el mundo estudian el fenómeno.

18-Apoyarse en los pilones de la calle Sant Mateu. La modernidad se llevo por delante los pilones característicos de esta calle, la propia calle y de hecho, hasta el mismo barrio. Lo cierto es que esta especie de mojones jugaban un papel importante para la ciudadanía. Los niños los recorrían como si estuvieran realizando una gimcana, los ancianos los usaban de taburetes para tomarse un respiro y los parroquianos de la bodega Balaguer como improvisada terraza de verano.

19-Llenar una viena con filete de caballa. La viena se compraba en la panadería. El tipo del colmado te abría el panecillo y te lo llenaba de chorreante filete de caballa procedente de una gran lata de conserva colocada en el mostrador. Por un pequeño suplemento, podía adornarte el tentempié con mayonesa o con un unas tiras de pimiento morrón de la Niña del Segura y así, la fiesta ya era completa y apenas costaba seis pesetas. Era la versión alcoyana del fast-food. No intenten hacerlo en un Mercadona, por que acabarán con sus huesos en la Comisaría.

20-Subir al autobús número 4. Aunque de ordinario este autobús recorría la línea que iba a Batoi (és este el que va a Batoi?) ocasionalmente transportaba hordas estudiantiles en efervescencia hormonal desde la parada Porquera-Font Dolça hasta el exclusivo centro Pare Vitoria (exclusivo porque era el único Instituto de Bachillerato Unificado Polivalente que había en la ciudad). Durante los veinte minutos del recorrido muchos de sus pasajeros tuvieron sus primeras experiencias sexuales al tiempo que otros se iniciaban en la kale borroka autobusera.

21-Asustarse con Gatito Limpio. Aunque era un hombre pacífico, para los niños de la época Gatito Limpio se convirtió un ser amenazante y legendario, que provocaba terror y apresuradas fugas. Viendo la inagotable nómina de frikis y de pirados que corren hoy por las calles de Alcoy, aquel tranquilo vagabundo era un señor de lo más normal, que no asustaría ni a la más pusilánime de nuestras criaturas.

22-Escuchar los gritos de los vendedores. Cuando aun no se había popularizado Internet, ni el marketing, ni los clics por uso, los vendedores ambulantes no tenían otra que pregonar sus mercancías a voz en grito: Desde  el ‘l’arrop a talladetes i la mel de romer’ fins ‘el ala que me voy, cocos de la huerta de Alcoy’ pasando por ‘el afilaor’, o los vendedores de cupones de la ONCE, como Serra, que cantaba a voz en grito ‘eixe numeroto que eixirà’.

23-Fer-se un barralet en el balcón de la Penya. Aunque colgaba peligrosamente y tenía una inclinación que te obligaba a no retirar la mano del vaso, la ‘pomposamente’ llamada terraza de la Penya del Bon Humor era un balcón con vistas privilegiadas al abismo y a los arcos del Puente San Jorge, una experiencia inolvidable si además se contaba con la música de fondo del grupo ‘Pinet y sus muchachos’ versión local y muy ‘sui generis’ del Nuevo Mester de Juglaría.

24-Ver yanquis por Santa Rosa. Hasta la mitad de la década de los 60 del pasado siglo, los alcoyanos podíamos disfrutar de un espectáculo único: ver yanquis paseando por los aledaños del barrio de Santa Rosa. Los americanos, personal militar de la Base de Aitana, vivían en la colonia de aviación y su presencia era motivo de asombro general. Frente a los aborígenes de Alcoy, bajitos y renegridos, aquellos tipos grandes y rubios representaban nuestra particular cuota de exotismo. Su participación esporádica en alguna entraeta festera evidenciaba la clamorosa diferencia de tallas entre los amos de mundo y los habitantes de un país que empezaba a salir del subdesarrollo.

25-Vivir en un mundo sin rotondas. Los cruces de antes eran cruces de verdad. Antes de que se inventaran las omnipresentes rotondas, el semáforo reinaba en la ciudad siendo ocasionalmente sustituido por un guardia urbano. Los conductores de aquella época olvidada se sabían al dedillo la legislación en materia de preferencias y la gente andaba recta por el mundo sin la incómoda sensación de estar todo el día dándoles vueltas al nano.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:
COMENTARIOS

  1. Xarpolar says:

    Encara recorde tots els carrers del centre erts, recolzats els uns amb els altres, com les escuadres de festes; unes més amples, altres més estretes, de balcons desalineats i totes ben allargassades; amb gent d’ací cap allà, entrant, eixint. Una vida i una alegria que s’ha per-dut, uns carrers que han desaparegut, i ens han deixat clarianes tristes, lletges. Podem afegir, la visió de les antigues fàbriques solsides, oblidades i, en molts casos en runes, és per a posar-se a plorar.
    Però bo, sempre ens quedarà el record com ben diu aquest article de la seua gent, les seues botigues, bars, bodegues…

  2. Plor i Co says:

    Enorme article…i que només serà entès, clar està, per els qui tenim, ja, la pell com la cotna del porc senglar. Ho he passat d’allò més bé, i no he `pogut deixar de somriure…un tant melancòlicament.
    Abraçades i gràcies, de debò!!!

  3. Emi says:

    No sóc d’Alcoi però he sentit enyorança. Ja m’agradaria que algú escrigués alguna cosa semblant del meu poble (Sagunt).
    Gràcies

  4. Jose Velasco says:

    Yo aun pondria el numero 26. Ver pasear los militares de el Vizcaya 21 o los de el Molino Paya.

  5. marisa says:

    que mayores somos , socorrro tampoco podemos ver una pelicula en las esclavas ni comer chiclecosmosi ver ha los abuelitos del hotel comercio ni comprar pipas en el quiosco de gadea ni churos en la calle san mateo si tepones ha pensar y seguimos aqui ó somos de un planeta diferente

  6. Josep Matarredona says:

    -despertar-se els diumenges amb la veu de Fresquitas Mañanas i l’himne de CD Alcoiano gracies al cotxe amb megafonia.

    -que el camió autobomba de neteja el mullara les sabates.

    -Fer «l’esport de risc» de beure un Cuba-libre de pica-gel ( no eren cubitos, eren espases) a la terrassa del Parralet (bar a la font del Vidre) amb temeràries vistes al barranc del Molinar.

    -fer us del code de pic i repico quant feies visites a cases del centre d’Alcoi.

    -olorar l’aroma del forns de pa, i menjar pa recent i calent.

  7. marilin says:

    esta calle me trae muchos recuerdos de mi infancia

  8. Cari says:

    i la coca amb tomaca i farina del carrer Sant Joan…

  9. Gonçal says:

    Preciós. M’he emocionat revivint la meva infància i joventut. Els pilons de S Mateu, el Torrero i el Tropical, Billares Gironés, el Monterrey i el seu «Cine verano» on vaig vore la primera pel.lícula amb els meus pares, …
    Gràcies per haver-me tornat tots eixos records.

  10. Lola Guardiola says:

    I menjar els triangles de rosetes amb mel de Gadea i comprar un cartuxo de faves bullides, d’un perol de porcelana roja, en Santo Tomás i vore les dones llavar just enfront dels pilonets, i anar al «matinal» del cine Goya.
    Tot era «a granel», sense tant control sanitari ni tanta basca i…ben sans que es vam criar! Es comprava una pesseta, o uns cèntims «d’estrecte» en barretes, que ficavem en una paquetet de magnesia i, a xupar! i, que jo sàpiga, ningú es cagava garretes avall.
    Definitivament ,sóm majors i no se si val dir allò de «Cualquier tiempo pasado fue mejor».
    Gràcies pels records.

  11. mely says:

    Jugar en el carrer y anar a bañarse en estiu al molinar aigua neta y fresqueta.

  12. Lorenzo says:

    I creuar el riu ,baixant per el carrer de sant Joan o per Riquer ,per la passarela de fusta i pujar a Isabel La Catolica

  13. chimo matagueles says:

    Por falta de practica no me atrevo a escribir en «valenciá-alcoyá»
    Gracias a mi primo Amando y a mi sobrina Mónica, por traer a mi mente tan gratos recuerdos de mi infancia, Els Pilóns, la glorieta, la font del vidre, Plaseta les eres, filá Cordoneros, (veíns del pilons) San mateu 70 en aquel entonces, creo que ahora le han cambiado la numeración
    Hay que pasar más de sesenta años fuera de mi tierra natal para
    llegar a entender los recuerdos y añoranzas de aquellos año
    en los que, por ejemplo, los domingos iba al carrer Casablanca a casa de la tía Maríu, de visita y la tía me regalaba un «quinset» c on lo que me sentía rico e importante
    Gracias por haberme hecho revivir tan importantes momentos

  14. José Carbonell says:

    ¡Ostras, tu!, con mis 55 tacos, TODO ESO lo hacía yo, y que recuerdos, madre mia, gracias por el artículo, me ha alegrado el dia. 🙂

  15. Jordi Sempere says:

    Brutal. Enhorabona! Jo recorde haver practicat gimnàstica i senderisme a «la pista del Cola-Cao».

  16. Miguel Castelló says:

    Extraordinari recopilatori de records molt entranyables. Afegiria els domingueros dels Salesians amb les seves » noches de las estrellas», les pelicules de comboysos, del gros y el flac i les excursions al Preventori».

  17. Luisa Albiach says:

    El párrafo de la Cuesta de las Flores es verdderamente delicioso. y otros tambien pero ese es muy lindo.

  18. Fina says:

    El primer desfile de Santa Claus dels yanquis. Els balls de la glorieta. Pasexar per el carrer Sant Llorens amunt y avall per vore als chicons que ta agradaven.. hummm
    Anar a la discoteca del Reconquista ..

  19. Francesc Carbonell says:

    En primer lloc, donar les gràcies a Xavier Llopis i Pep Jordà per fer-nos pasar este ratet amb llagrimes als ulls, d’alegría clar i recordar i disfrutar d’aquells meravillosos moments igual que quan erem xiquets i joves. Jo vivía al carrer Santo Domingo i anava a l’escola de Sant Antoni de Pàdua, al partidor, hi hauré passat vegades pels pilonets? mon pare (el americano) era intim amic de Balaguer el de la bodega, sempre abans d’anar a buscar esclata-sangs anavem a la bodega per pendre el timonet de Balaguer (xe que bò)
    En segond lloc, donar també les gràcies a tots els que heu dedicat uns minuts a escriure els vostres records, vivencies i experiencies a esta página, entre tots la fem grand i contribuïm a que continue en actiu per a fer que altres persones disfruten al igual que nosaltres d’estos recodrs, per que ja no ens en queda altra. Anime a tota la gent que ho a conegut, no som majors, tením experiencia. Vixca Alcoi i els alcoians. Salutacións amics.

  20. antonio says:

    Que pena, todo se quedo en el recuerdo, 70 años me contenpla en mi recuerdo, yo me crie en esos » pilons » y en la glorieta.

  21. jose.luis says:

    ma alegrat llejir els recuerdos tots pero sobre tot el de el num, 4. pos eixer autobús línea 4 el conduia mon pare.- un saludo alcoyans

  22. JUANJO says:

    Enhorabuena,impagable artículo.Cuantas cosas te vienen a la memoria de esos -creo yo-me

  23. JUANJO says:

    mejores tiempos.

  24. SARA says:

    Precioso artículo. No soy de Alcoy,sólo estuve en una ocasión hace 30 años, pero esas impresiones las tenemos los que ya hemos cumplido unos años con respecto a nuestro lugar de origen.

  25. Pakorro says:

    que recuerdos!!

    lamentablemente se han ido perdiendo todas estas cosas y con ellas la «esencia» de Alcoy … bueno, ahora es otra cosa.

  26. Rafa Llopis says:

    Me ha encantado el artículo. ESE ES MI ALCOY

  27. Macarena Pla says:

    Me parece un acierto lo que estáis haciendo
    He mandado un Email y aun se me han quedado cosas que decir. Muchísimas de cuando Alcoy estaba vivo.
    Me pregunto si OS planteais la cuestión de porque Alcoy dejo que sus jóvenes mas preparados tuvieran que irse a otros lugares
    Lo que en Alcoy se coció acabo siendo lo que hoy se cuece en España . Y cual fue el resultado?
    Muerte de ciudad de tejido empresarial sin pensar en el futuro.
    Todo por dar mas importancia al ja baisen que a las necesidades de darle un futuro a esta ciudad
    En nuestra ciudad dejaron en manos de los Selesianos nuestro futuro
    ES posible que los que lo hicieron ya pertenecían a la misma casta
    No se si tiene arreglo

  28. Macarena Pla says:

    Lo comprendo
    Es duro lo que he dicho
    Ahora …lo tenemos muy jodido
    Si ahora no decimos la verdad
    Estamos muertos

  29. Macarena Pla says:

    Podemos decir que el cementerio de Alcoy es muy bonito que con todos mis respeto . Es lo que decís.
    O se mete caña. Por todos los errores que se cometieron y que Alcoy parezca un mausoleo del pasado sin otra opcion

  30. Isabel Ferrer says:

    Que encanto de artículo!!, enhorabuena!, he sentido un sinfín de sensaciones.
    Me ha resultado tierno y divertido.

  31. Cristina Miró says:

    I què em dieu dels hojaldres del Leopoldo Gadea? Pa morirse!

  32. Angel Monllor says:

    Yo me he criado en ése entorno. He conocido la bodega del Sr. Balaguer con su herbero especial y su aguasal. He conocido toda la Calle San Mateo y su acera(la de la fuente), llena de maseros que traian susu productos para la venta. Y el monton de comercios que habian en esa calle. Había en en ésa Calle al principio casi esquina con Santo Domingo un comercio de comestibles el de Dña. Conchita y su marido.un señor con un guardapolvo azul.
    Recuerdo tambien al lado els pilonets una paraeta del sr. Hermenegildo de chuches, regaliz y albaricoques verdes Y muchas cosas más.
    Gracias por abrir ésta pagina que me recuerda al Alcoy de mi infancia.

  33. JOAQUIN.S says:

    Alguien se acuerda de cuando necesitábamos cambio e íbamos al Banco de España a cambiar los billetes y nos los cambiaban por billetes nuevecitos, cuando entrabas te parecía algo grandioso, con especial respeto, un cajero superserio y bien vestido te atendía ceremoniosamente. fue el principio del fin de numerosos bancos y que cada día que pasa van quedando menos y con cada vez menos personal atendiendo.

  34. clav says:

    Comprar regaliz al vendedor de la puerta de San Roque masculino, mientras te regalan descuentos para el circo!

  35. Mensa says:

    Esta foto me recuerda mi niñez,mi primer colegio,El Angel de la Guarda,en el antiguo local de la Fila Marrakechs,enfrente la fuente.Esos primeros recados a por sal,que te los ponian en un cartucho,a casa la seño Rosita y ver desde mi casa como lavaban las mujeres en el lavador,niños saltando «els pilonets» cosa que nunca consegui.Tantas cosas que aunque no volveran los que las conocimos nunca las olvidaremos.Gracias a todos los que nos haceis recordar con vuestros comentarios y fotografias,ese Alcoy que para algunos sera desconocido,por su edad y recordado con cariño para otros.Gracias.

  36. Alfredo says:

    Yo recorde la vaqueria de «La Senta» que estaba aón está ara la Rosaleda.
    Tenía bancals en la part alta i una bassa que utilisaen per al rec dels bancals.
    Allí anaem els xiquets de la zona a banyarse i a jugar al futbol, teniem un camp en gespa.
    Recorde les batalletes en espases de fusta contra els xiquets de el Chorrador o contra els de la font del Horta, i,después de surrarse prou, erem tots mes amics que antes.
    I qui no recorra el primer cigarro que compraem a granel en els kioscos.
    Deu meu, sols tinc 62 anys i en sembla que vivía en un altre mond.
    .

  37. Consuelo says:

    Jo vic en Barcelona, fa mols anys, pero Tinc nostalgia de totes estés vivencies, moltes gracies d’aquestes publicaciones.

  38. Pilar Miro says:

    Yo soy hija de la señora Conchita y el señor Antonio y recuerdo cuando a la hora del recreo los chicos venían por el bocadillo del filete de caballa o toñiñeta (atún) .Me ha parecido muy entrañable.

  39. José luis says:

    !Que tiempos¡ tantas cosas vividas… Y tantas cosas ya pérdidas. He revivido mi infancia y adolescencia
    Enhorabuena

  40. Pilar Miro says:

    Se puede comentar

  41. Pili Miró says:

    Sóc la filla de la senyora Conchita i el senyor Antonio de la botigueta de San Mateu. Els xiquets dels Salesians venien a reomplir el seu entrepà de caballa o de «tonyineta», m’ha portat molts records, ho recorde com una imatge molt entranyable

  42. Andrés says:

    Que recuerdos !!! Y más para un Alcoyano que vive fuera de Alcoy hace tantos años !!! Falta una cosa, hacer cola un sábado por la tarde para entrar en La Suleika.

  43. José Belda Ferrero.. says:

    Soy de Bañeres, pero he vivido 40 años en Alcoy,del año 1.941,al 1.980, hijos del mediero , del mas del RACÓ VELL, de polop alto . Soy uno de los primeros lava coches del año 1.955,en el que fue garaje del Moncada,bajo la cuesta del Gorgu,.y el que monto el lavadero del Parkig EL RACO.con Don Javier Jorda Terol, y luego monte la 1 ª tienda de Accesorios del automóvil ,el la C/Gonzalo Barrachina 9 llamda ( AUTO ACCESORIOS FERRERO,, y de allí me pase a la Avda de José Antonio, 4 ,hoy la Alameda ,y de allí monte la venta de caravanas y me fui a San Junan De Alicante. Y en 1.987,les compre a los Sres de LA ALCOYANA , Sr, Mompo una gran parcela en la Avda de Denia 183,Santa Faz .CARAVANAS FERRERO,S,L,Y HOY UNA GRAN GASOLINERA EN LA MISMA PARCELA ( FEROIL )Pero añoro la SETABENSE, EL Sr PACO SOU.ROBERTO CREMADES- PEPITO SANZ .FRANCISCO CORCOLES.Y A TODOS LOS CATALA ,TALLER-GRUAS.DOM MIGUEL BORONAT, FARMACI EL CAMPANAR-ASI COMO LOS SANCHO DEL BAR EL CAMPANAR… ( YO TENGO 82 AÑOS.) Y HE VIVIDO TODO EL PROGRESO DEL AUTOMOVIL ALCOYANO…SALUDOS A TODOS QUE HAN VIVIDO, Y VIVAN EN LA FLOR Y NATA DE ALCOY…

  44. JMS says:

    I els partits de futbol al camet del Barranquet junt a la piscina del mateix nom.

  45. FRANCISCO GONZÁLEZ says:

    Viví en Alcoy en 1947, hasta 1970,y cruzaba a diario el puente de San Jorge para ir al Instituto de Enseñanza Media.
    Recuerdo la existencia de la «Marquesina Rafalet», situada donde posteriormente se ubicó el cine Monterrey; o al menos eso es lo que me parece recordar.

    Dicha Marquesina se derrumbó , un fin de semana , después que hubiese cerrado sin que, por fortuna, hubiese víctimas. No he encontrado ninguna reseña que hable del caso, o es que no existió ese hecho y lo he imaginado.
    Por favor escribid, mandad fotos o comentarios al respecto.
    Mil gracias; saludos afectuosos.
    Un alcoyano de adopción y de corazón.

  46. Jorge says:

    despues se haber visto en el grupo del amigos del guasap esta noticia, he dicidico denunciaros ya que no teneis ni la minima consideracion respecto a esta persona .

    21-Asustarse con Gatito Limpio. Aunque era un hombre pacífico, para los niños de la época Gatito Limpio se convirtió un ser amenazante y legendario, que provocaba terror y apresuradas fugas. Viendo la inagotable nómina de frikis y de pirados que corren hoy por las calles de Alcoy, aquel tranquilo vagabundo era un señor de lo más normal, que no asustaría ni a la más pusilánime de nuestras criaturas.

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario