Destacados
La memoria
Ana María Vicent Zarazoza (Alcoy, 1923 – Madrid, 2010)
La alcoyana que dejó uno de los más notables legados en Córdoba, histórica ciudad que le dedicó una calle
De joven, influenciada por su padre, ya mostraría interés por la arqueología, el arte y la historia. Se licenció en 1948 en Ciencias Históricas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Valencia, pasando a continuación a ocupar una plaza de Profesora Ayudante de Arqueología en dicha Universidad. De 1949 a 1955 […]
La memoria
La Porquera, les cases de Quico l’Alt i el Dallas Club
Les runes de la memòria - VI
Tal i com ocorria amb la resta d’agrupaments urbans que conformen la Zona Nord de la nostra ciutat, el barri Sant Mauro no estava connectat amb la darrera barriada del terme municipal. Una successió de solars ocupats per fàbriques o alguna casa residencial flanquejaven el curs de la Nacional 340 que s’obria pas seccionant la […]
La memoria
José Olcina Játiva (1913-1997) – ‘Pepet el de la Venta’
Posiblemente, José Olcina Játiva (`Pepet el de la Venta’), ha sido el repostero alcoyano más famoso y laureado.
Se inició en la hostelería en el Bar Carlos, propiedad de sus padres. En 1946 se hizo cargo del Bar Lasca para trasladarse años más tarde a Barcelona y a Santa Cruz de Tenerife. Se embarcaría en distintos buques como camarero, con viajes por Asia y Australia, adquiriendo una sólida experiencia.
La memoria
El resguardo de una ciudad
Rafa Segura, habla de su primera novela: 'La Guerra de los dos senderos'
Rafa Segura, 26/11/2017

En los conflictos bélicos siempre hay ganadores y perdedores. Vencedores y vencidos. Pero nunca nos solemos acordar, por desgracia, de sus refugiados y heridos. Ellos siempre son los que más pierden. Abandonan sus hogares obligados para salvar sus vidas dejando atrás sus pertenencias y su pasado.
Perdidos sin rumbo alguno, vagan de ciudad en ciudad confiando en que alguien les ampare.

Me voy a trasladar en el tiempo hasta el año 1937 en plena Guerra Civil. En aquella época Alcoy era una ciudad de la retaguardia y tiempo más tarde, en abril de 1938, fue declarada por la Delegación de Valencia de la Subsecretaría de Armamento del Ministerio de Defensa Nacional una de las Industrias de Guerra. Mientras en otros frentes el conflicto iba encrudeciéndose cada día que pasaba, los efectos secundarios de la guerra empezaron a hacer mella en la vida cotidiana de los alcoyanos. Los refugiados buscaban amparo en nuestra ciudad y los heridos llegaban en masa siendo enviados a los hospitales de sangre. En septiembre de 1937 el censo de habitantes había aumentado, desde 1935, en 2787 personas.

A finales de año, el ayuntamiento intentó descongestionar la ciudad solicitando “… que una parte de los refugiados, que en esta ciudad viven, se traslade a otras localidades de la provincia. Invitamos a los que resulten afectados por la medida, a que la acaten con resignación y convencidos de que laboran por el triunfo de nuestros ideales». El gasto de mantener a los refugiados ascendía a 25.000 pesetas semanales, por lo que en su ayuda, se decidió que los sindicatos recaudaran el 5% de los jornales devengados. Por otra parte, los artículos de primera necesidad iban escaseando cada vez más y en su mayoría, se destinaban para los niños refugiados tal y como expresó el Sindicato Médico y la Comisión de Abastos, dada la escasez de productos alimenticios, acordaron lo siguiente: «Leche solo para niños menores de tres años y enfermos, leche condensada para niños de hasta seis meses, de lactancia artificial, azúcar para niños de seis meses hasta un año, 500 gr. cada diez días, y de doce a veinticuatro meses, únicamente para los que estén enfermos y tengan una notable detención en la curva del peso».

Al mismo tiempo los dos hospitales de sangre, hasta el 25 de abril de 1937 día en que se inauguró el Hospital Sueco-Noruego, no paraban de recibir heridos desde Madrid, Jarama, Ciudad Real, Segorbe y otros muchos frentes. Un total de 1.146 heridos fueron ingresados en los tres centros hospitalarios siendo repartidos en el mes de diciembre a otras poblaciones debido a la masificación de enfermos.

Un hecho curioso a destacar es la nota de prensa del Consejero Delegado que se publicó en el periódico La Humanidad el domingo 14 de marzo de 1937: “ante las continuas quejas que viene recibiendo por parte de los elementos responsables y directores de los Hospitales de Sangre sobre vuestro comportamiento en lo que respecta a las salidas de noche de dichos establecimientos, este Departamento ha tomado la determinación de prohibir terminantemente la entrada en las casas de prostitución todo compañero hospitalizado en Alcoy”. Esta nota pretendía no empeorar aún más la salud de los soldados ni de los conciudadanos intentando evitar que se contagiasen enfermedades fácilmente.

Con la escasez de víveres empezó un periodo de revueltas y quejas hacia el consistorio por parte, en su mayoría, de las amas de casa. Todo esto ocurría sin dejar de lado a los llegados de otros lugares, fuesen refugiados o heridos de guerra, demostrando ser una ciudad llena de solidaridad con los más desvalidos.

———————————————————————————————————————–

Rafa Segura, está inmerso en la que próximamente será su primera novela: “La Guerra de los dos senderos“. Este trabajo ambientado en el Alcoy de 1937 nos dará a conocer las calles de Alcoy como protagonistas de las andanzas de Miguel y Claudio, dos amigos de la infancia que regentan una vieja tienda de antigüedades. Con la Guerra Civil a punto de llegar a la ciudad, deberán realizar un encargo para su socio y vecino Jeremías Ferri. Una misteriosa biblioteca, un enemigo del pasado, los ataques aéreos y la partida del tío de Miguel, acompañarán a los dos muchachos en los momentos más desesperados de una contienda que resquebrajó a un país entero.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario