Destacados
La memoria
Trenta anys del Campus d’Alcoi
En aquells temps es va concebre la necessitat de renovar i ampliar el recinte universitari, llavors limitat a l’històric edifici del Viaducte
Encara que no ho semble, el Campus d’Alcoi de la Universitat Politècnica de València (UPV) està de commemoració: en aquests temps hauria de bufar els trenta ciris al pastís d’aniversari, encara que la data precisa de concepció siga ignota.
La memoria
Les runes de la memòria (II) : El col•legi que no va arribar a ser
Edifici inacabat on hi havia el projecte de construcció del CPEE Tomàs Llàcer. Partida de Gormaget. Zona Nord. Alcoi
Recorde les vesprades de joc quan anàvem al barri de la Font Dolça a casa d’un amic. En vindre el bon temps aprofitàvem per jugar pels carrers d’aquella petita barriada de pisos modestos dintre un conjunt arquitectònic dissenyat amb originalitat i amplitud d’espais.
La memoria
Teresa Matarredona Aznar (1904-1999)
Profesora y compositora
Los primeros contactos con la música los tuvo en su propia casa, donde se respiraba afición, estudiando solfeo con su abuelo Eduardo Matarredona Pastor, violonchelista, y piano con su madre. Posteriormente, en su ciudad natal, perfeccionó los estudios de este instrumento con Rafael Casasempere Moltó, finalizando la carrera y los estudios de armonía hasta el […]
La memoria
Tomás Ferrándiz LLopis (Alcoy, 1914 – Madrid, 2010)
Artista plástico

Carlos Aimeur, dijo:  “Un artista poco conocido, de escasa obra y carrera ‘guadianesca’, con una relativa importancia en los años anteriores de la Guerra Civil y una muy discreta vida artística después de la contienda. De él hasta ahora sólo se conocían un par de cosas, apuntes que avanzaban de su talento pero no concretaban mucho. Así, se sabía que había sido uno de los ilustradores del mítico y poco conocido libro “Versos en la guerra” publicado en Alicante en 1938 con poemas de Miguel Hernández, entre otros, y que había participado en el pabellón de la República en la famosa Exposición Internacional de París de 1937, exhibiendo al lado de Pablo Picasso, Josep Renau, Joan Miró, Julio González…

DATOS BIOGRÁFICOS
La carrera artística de Tomás Ferrándiz Llopis abarcó tanto la pintura como la escultura. Entre 1928 y 1934 sería aprendiz en talleres de decoración y escultura, realizando después estudios en la Escuela Superior de Trabajo. Por esas mismas fechas (1932-1934) formaría parte de la Agrupación Cultural de Alcoy y en 1934 tendría lugar su primera exposición individual en Alicante, que incluía esculturas, cuadros y dibujos. En ese mismo año marchó a Madrid con una beca de la Diputación Provincial para cursar estudios de Artes y Oficios y después en la Academia de San Fernando. Antes de la Guerra Civil realizó las ilustraciones de una biografía del escritor Gabriel Miró, titulada Biografía íntima de Gabriel Miró. Su vida y su obra (1935), y ya comenzada la contienda colaboró con el diario Humanidad enviando diferentes dibujos (1937), ilustró el desconocido libro de Miguel Hernández Versos en la guerra (1938), publicado en Alicante y diseñó carteles. Asimismo, Ferrándiz se acercó a la poesía, cultivando versos con influencia de Juan Ramón Jiménez y la Generación del 27 (1936-1939). Sin embargo, será 1937 el año de Tomás Ferrándiz. En esas fechas se encontraba trabajando en un retablo que llevaría por título “El pueblo español defendiendo la democracia”. Ferrándiz tuvo noticia de la convocatoria de obras publicada por la Comisión Organizadora de la Sección de Artes Plásticas de Valencia, a través de la cual se animaba a cualquier artista a presentar alguna obra que, si seguía las normas de presentación, podría ser elegida para ser expuesta en el Pabellón Español de la Exposición Internacional de París que iba a celebrarse ese mismo año. Tomás Ferrándiz decidió enviar dos obras, que serían seleccionadas: el retrato del escritor Rafael Mengual Soriano y el panel central de su retablo, nuestro ‘Clamor de guerra’, un dibujo realizado con pasta negra y siena aplicada con pincel y adherido a un lienzo. Sus dimensiones son 129,5cm x 110 cm y en el bastidor aparece escrito el título de la obra, que por su estilo revela claramente la formación escultórica de su autor: las figuras de los soldados y los campesinos, armados con bayonetas y otras armas, ocupan todo el espacio, llegando a superponerse entre sí, en una suerte de friso monocromo.

El estilo de las figuras es geometrizante, un rasgo muy habitual del autor, con volúmenes muy marcados. La presencia de varias figuras de perfil remarca aún más ese carácter escultórico, de relieve. A partir del motivo de ‘Clamor de guerra’ realizó Ferrándiz varios relieves en escayola, de dimensiones más reducidas. Además, se conservan varios dibujos preparatorios de la obra que nos permiten conocer el proceso artístico hasta la imagen definitiva. Después de la Guerra Civil Ferrándiz cae en el olvido al desvincularse intencionadamente del mundo artístico, si bien en 1939 retomará sus estudios en la Academia de San Fernando y en 1953 marchará a Inglaterra con una beca de la misma Academia para ampliar estudios de arquitectura en Inglaterra.  Será en 2012, dos años después del fallecimiento de Ferrándiz, cuando José de la Mano acceda a su taller, descubriendo allí gran parte de sus obras, algunas todavía inéditas. Entre esas obras se encontraba ‘Clamor de guerra’, que en ese mismo año fue adquirida por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en cuyas salas dedicadas a la Guerra Civil y la Exposición Internacional de París puede contemplarse actualmente. Pero, ¿cómo ocurrió que la obra que había sido expuesta junto al ‘Guernica’ de Picasso en 1937 acabase olvidada en el taller del artista hasta 2012? En realidad, tras la exposición de París la obra no fue devuelta a Ferrándiz, sino que se guardó, junto a otras de las participantes, en los sótanos del Museo de Arte Moderno de Barcelona. Sólo el retrato de Rafael Mengual Soriano regresó a las manos del artista. Sin embargo, en 1987, Josefina Alix incluyó ‘Clamor de guerra’ en la exposición Pabellón Español. Exposición Internacional de París 1937 (Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía), que conmemoraba los cincuenta años del pabellón español en París y para ello utilizó los fondos almacenados en el Museo de Barcelona. Allí se reencontró Ferrándiz en persona con su obra y decidió reclamarla para sí, conservándola en su taller de Madrid hasta que fue redescubierta. El propio José de la Mano explica, en el prólogo del catálogo de ‘Clamor de guerra’, que al ver la obra en el taller “tuvo el firme convencimiento de que debía tratarse de una reproducción”, tan increíble resultaba imaginar que una obra que fue escogida para ir a París en plena Guerra Civil junto a otras de Picasso o Miró no estuviese depositada en algún museo.

Texto extraído de:
El blog de Los Laberintos del Arte

Más información:
https://www.arteinformado.com/guia/f/tomas-ferrandiz-llopis-40626

Link página Personalidades Notables de la Historia de Alcoy:
https://www.facebook.com/groups/668671880244659/permalink/714550595656787/

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario