Bajo el efecto de la nieve
Javier Llopis

Algún día, algún sociólogo podrá explicar el singular efecto que tienen las nevadas sobre Alcoy. La ciudad se queda callada, sus habitantes entran en un estado anímico especial y el paisaje se transfigura y nos ofrece caras inéditas de los momentos más cotidianos. Paco Grau nos ha dado con su cámara su particular visión fotográfica de este fenómeno a mitad de camino entre la meteorología y la psicología social. Son imágenes que quedan ahí para la historia.

Alcoy lleva tres días bajo el efecto de la nieve. La meteorología ha borrado de la actualidad ciudadana cualquier otro tema. Llevamos tres jornadas sumergidos en esa atmósfera especial que se genera cada vez que la ciudad vive una nevada grande. Colegios cerrados, carreteras cortadas, silencio sin coches en las calles, colas en los supermercados para comprar comida y cuadrillas de niños emperrados en una eterna pelea de bolas de nieve.  Una ciudad entera vive estos tres días en medio de un enorme paréntesis que afecta a todas sus actividades. El pulso de toda una comunidad late a ritmo lentísimo bajo un manto helado.

Para unos, es una imagen idílica, una postal de belén, que nos sume en un estado de nerviosismo y de alegría inexplicable. Para otros, la nieve es un obstáculo para el quehacer diario, un problema que rompe la normalidad y que es una especie de peaje que ha de pagar una ciudad encajonada entre montañas.  Todos, absolutamente todos, los alcoyanos coleccionamos las nevadas como hitos de nuestra historia personal y colectiva. En esto sí hay coincidencia: la de este bendito enero de 2017 es de las buenas, de las que se recordarán toda la vida.

COMENTARIOS

  1. juli says:

    L’ ull de Neu,no,no de Deu!!

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario