El parque ensimismado
Javier Llopis

La Glorieta, nuestro Central Park, se quedó un día colgada en el tiempo. El viejo parque fue perdiendo vida gradualmente conforme se vaciaban las calles del centro y acabó convertido en un espacio urbano ensimismado, que actúa a la vez de zona de paso y de patio trasero de los escasos vecinos que aún quedan en el barrio. Lejos de aquellas épocas de multitudes, la más veterana de nuestras zonas verdes sigue siendo un lugar hermoso y cargado de encanto.

Aunque ahora nos parezca mentira, durante más de un siglo la Glorieta fue el principal parque de Alcoy (casi el único). Hasta que en la década de los noventa llegaron las grandes zonas verdes de la periferia –Cantagallet, Romeral, Batoy y Zona Norte- este jardín lleno de referencias modernistas fue un espacio de encuentro en el que en los días de primavera y verano se reunían auténticas multitudes. Construida en los terrenos del huerto de un viejo convento, la Glorieta era el pulmón verde del centro de Alcoy. Para los vecinos del Partidor, de San Nicolás o de la zona de la Sang, aquella área recreativa era como una habitación más de sus casas. En la Glorieta se hacía vida y había vida. En las tardes de verano y de primavera, aquel tranquilo jardín se transformaba en un lugar ruidoso poblado por centenares de niños y dicen los más ancianos, que había que espabilarse mucho para conseguir un banco libre en el que poder sentarse.

Después, llegó la masiva fuga de vecinos del centro y la Glorieta fue perdiendo el pulso conforme avanzaba el éxodo de las gentes hacia los barrios. Fue proceso lento y apenas perceptible, que provocó una profunda transformación: el jardín dejó de ser un espacio urbano de uso diario para centenares de personas y se convirtió en un lugar tranquilo, casi íntimo, del que disfruta un reducidísimo grupo de fieles.

Conviene dejar claro que a lo largo de este tiempo, la Glorieta no ha perdido ni un gramo de su prestigio entre los habitantes de esta ciudad. El parque sigue siendo el punto de confluencia de las grandes celebraciones, desde los días de Fiestas de San Jorge, al 9 de Octubre, pasando por la Navidad; las parejas de novios siguen buscando en él los mejores puntos para hacerse la foto oficial y hasta las “influencers” lo utilizan para grabar sus vídeos promocionales.

Mientras esperamos el milagro de que a alguien se le ocurra alguna idea luminosa que le devuelva antiguos esplendores, nos asalta un inevitable pellizco sentimental cada vez que cruzamos este parque hermoso bien cuidado. Hay un puntito de culpabilidad en esta sensación: la Glorieta sigue ahí, a pesar de que miles de alcoyanos nos hayamos olvidado de ella. Un insólito caso de ingratitud urbanística.

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario