Memoria de un puente en horas bajas
Javier Llopis

Corría la década de los ochenta y los alcoyanos asistían extasiados al espectáculo de la ingeniería. La construcción del puente Fernando Reig  fue un proceso que se prolongó durante casi dos años y que ofreció imágenes que ya forman parte de la historia de esta ciudad. El inagotable archivo de Paco Grau nos ofrece un completo relato de aquellas obras colosales, una crónica de la gestación de una infraestructura, que treinta años después  y  a causa de graves problemas de conservación se ha convertido en el protagonista negativo de la actualidad alcoyana.

El puente tenía un presupuesto redondo: mil millones de pesetas de las del año 1985. La  gran pasarela sobre el río Barxell fue una propuesta del alcalde José Sanus, financiada por el Ministerio de Fomento. El proyecto surgía como solución para el tráfico de una ciudad eternamente atrapada entre barrancos y carreteras con trazados decimonónicos. La obra, gigantesca en coste y en despliegue de medios, nacía también con voluntad de monumentalidad, integrándose en el paisaje y convirtiéndose en un sello de modernidad. El ingeniero José Antonio Fernández Ordóñez fue el máximo responsable de esta actuación, que aportaba a la ciudad de los puentes un diseño avanzado, singular y lleno de elementos innovadores.

Los trabajos se iniciaron en 1985 y terminaron en 1987 en medio de una gran celebración popular en a que no faltaron los fuegos artificiales y las multitudes. Durante unos meses, los habitantes de Alcoy contemplamos con incredulidad obras que rozaban lo imposible:  desde la construcción de la pilastra central a los complejos equilibrios del montaje de la plataforma. En aquel  ”tour de force” de la ingeniería civil todo era gigantesco. Los periódicos de la época ofrecían crónicas completas de las diferentes fases de aquel proceso constructivo, se seguían al detalle los movimientos de las grúas y los fotógrafos locales competían a la hora de encontrar el ángulo más original.

Un 27 de abril, apenas superada la resaca de las Fiestas, se procedía a la inauguración de aquella infraestructura. A partir de aquel momento, ya nada fue igual. La circulación rodada en esta ciudad experimentaba una auténtica revolución al incorporar esta nueva salida para la Nacional 340. El puente se convertía en imagen de marca de una comunidad en pleno periodo de transformación y recibía importantes galardones en reconocimiento a su carácter innovador.

Treinta años después, el Fernando Reig está cerrado por el deterioro de los tirantes que sustentan la plataforma. Esta situación, que se prolonga desde hace siete meses, mantiene estrangulada la ciudad y se prolongará por lo menos durante otros trece meses. La reparación costará 10 millones de euros, casi el doble de los 6 millones que costó la construcción y mientras tanto, esta gran obra de ingeniería se ha situado en el centro de una fuerte polémica política, en la que no faltan las tensiones entre instituciones.

Las viejas fotografías de Paco Grau nos devuelven a otros tiempos en los que las cosas parecían más simples y en los que las instituciones parecían disponer de un fondo inagotable de dinero público para afrontar los más grandes retos. Mientras en las tertulias se barajan las teorías más disparatadas sobre el verdadero origen de los problemas del puente, estas imágenes antiguas nos sitúan ante unos días muy diferentes a esta época de postcrisis y de recortes; nos hablan de un momento de nuestra historia en el que llegamos a creernos que todo era posible.

 

Espectacular imagen nocturna de los trabajos de la pilastra central
Una obra colosal en medios y presupuesto
Avances en el montaje de la plataforma
Perspectiva de las obras en su fase de inicio
El ingeniero Fernández Ordóñez junto al ministro de Fomento, Sáenz de Cosculluela
El ingeniero inspecciona su obra
Grandes grúas participan en estos colosales trabajos
Perspectiva inédita de la plataforma en plena construcción
Fernández Ordóñez en una de sus visitas al puente
Imagen de los trabajos
Las operaciones eran seguidas por enjambres de curiosos
El presidente Lerma y alcalde Sanus visitan las obras
Prueba de carga con una flota de camiones
El autor junto a su obra
El puente es un nuevo elemento en el paisaje de la ciudad
Multitudes en la inauguración
Una gran fiesta acompañó la apertura del puente
Aspecto que presentaba de la zona en la que actualmente el puente conecta con la Avenida de Alicante
COMENTARIOS

  1. lorenzo says:

    Perfecto relato de los hechos.

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario