Destacados
Lo + de lo más
Los grandes interrogantes de la urbanidad alcoyana
Unas cuantas preguntas básicas sobre los rituales sociales de esta ciudad
De toda la vida, los alcoyanos hemos sido gente educada y muy saludadora
Alcoy tiene sus propias reglas de urbanidad. Esta ciudad, escondida entre montañas y ríos, ha generado a lo largo del tiempo sus propios rituales sociales. Algunos de ellos sobreviven al paso de los años y otros han perdido su vigencia. Tipografía La Moderna plantea algunas de estas grandes preguntas e intenta darles una respuesta. Información […]
Lo + de lo más
100 preguntas postelectorales, medio en serio medio en broma
Tipografía La Moderna pone sobre la mesa los grandes interrogantes tras la jornada de 26M y no responde ni uno
Vamos contracorriente. Ante el alud de sesudos análisis sobre los resultados de las pasadas elecciones en Alcoy, Tipografía La Moderna les hace una oferta mucho más divertida: una batería de 100 preguntas sin respuesta. Medio en serio medio en broma, está publicación pone sobre la mesa 100 interrogantes básicos sobre las consecuencias de la jornada […]
Lo + de lo más
Cómo sobrevivir a las Fiestas de Alcoy y no morir en el intento
Consejos básicos para que los componentes de la Filà Els Mirons tengan una Trilogía sin sorpresas desagradables
Foto: Paco Grau
Para los componentes de la Filà Els Mirons las Fiestas de Alcoy son un deporte de alto riesgo. La Trilogía son tres días de disfrute callejero, en los que no faltan trampas mortales en las que puede sucumbir todo el ardor festero. Tipografía La Moderna ofrece una batería de consejos para salir bien librado de […]
Lo + de lo más
Doce plazas
Pequeño recorrido por unos espacios urbanos, que cuentan las extrañas relaciones de Alcoy con el urbanismo

Las plazas de Alcoy son un ejemplo perfecto para explicar las extrañas relaciones de esta ciudad con el urbanismo. Estos espacios reflejan nuestra historia, nuestras virtudes y nuestros defectos. Nos ofrecen un relato de nuestras crisis y de nuestros momentos de triunfo. Tipografía La Moderna hace un repaso por una docena de plazas alcoyanas. Es un recorrido subjetivo y crítico por algunos de nuestros lugares más emblemáticos.

1-Malos tratos urbanísticos

les eres 2Alcoy ha sido tremendamente injusto con la Placeta Les Eres. Este bellísimo rincón ha sido la víctima propiciatoria de todo el desprecio con el que esta ciudad ha tratado a su casco histórico. Una pequeña plaza con arbolado y con unas dimensiones perfectas para el encuentro ciudadano se ha convertido en un canto a la destrucción y al abandono. Los que conocieron este espacio urbano en tiempos mejores, no pueden pasar ahora por él sin sentir un desgarrador bocado de nostalgia en sus corazones. Si algún día se pone en marcha un plan serio para la recuperación del área el Partidor, la Placeta de les Eres debería recibir ser tratada como lo que fue y como lo que nunca debió de dejar de ser: el corazón de un hermoso barrio obrero, en el que se gestaron algunas de las más destacadas señas de identidad de un pueblo.

2-El centro del centro

CarbóLa recoleta plaça del Carbó, antes plaça de les Corts, sigue manteniendo, pese a la situación de ruina generalizada que afecta al casco histórico, su prestigio de núcleo del Alcoy medieval. No en vano en ella se encuentra el edificio que hasta 1835 ejerció de Ayuntamiento de la villa, hoy reconvertido en Museo Arqueológico Municipal. Los pilares de fuste liso que adornan los bajos del caserón y que, en días señalados como el 23 de abril, sirven de aliviadero a los transeúntes, dan lustre al conjunto. Y el olmo centenario que ocupa el centro de la plaza, como en el poema de Antonio Machado, cada primavera con su rama verdecida mantiene un rayo de luz y de esperanza sobre esta bonita plaza rodeada de vacío, de destrucción y de tinieblas.

3-Esplendor industrial

ferrandizSiempre ha pensado que la plaza de Ferrándiz y Carbonell era el escenario perfecto para el rodaje un vídeoclip del grupo de rock electrónico alemán Kraftwrek. Este estremecedor conjunto de edificios fabriles es el símbolo perfecto del esplendor industrial de un Alcoy, que durante décadas vivió un idilio con la mejor arquitectura.  Salvada milagrosamente de diferentes intentonas de especulación inmobiliaria, se ha convertido en la sede natural de la Universidad Politécnica, que ha obrado el prodigio de mantener con vida un elemento clave de nuestro patrimonio. Un inexplicable monumento escultórico apenas sí logra oscurecer la belleza de este potente conjunto. En este singular entorno arquitectónico se produce uno de los fenómenos clásicos del urbanismo alcoyano: la gente de fuera se queda maravillada por algo que a nosotros nos la trae floja.

4-El tarro de las esencias

FossarLa plaça del Fossar (que no del ‘sofar’) ocupa los terrenos donde se asentaba el antiguo cementerio de la población, de ahí su denominación, y es una de las pocas de la ciudad que merece este nombre al cumplir con creces su función de plaza (espacio urbano en el que se suelen realizar gran variedad de actividades). Además de ser el centro espiritual alcoyano del izquierdismo independentista (una especie de Monasterio de Ripoll, o de Santa María del Puig en versión local) que acoge cada 1º de mayo manifestaciones obreras y actos de reivindicación de la lengua (catalana) mediante el homenaje a uno de sus más destacados impulsores en la ciudad, el poeta Joan Valls Jordà, quien hasta su muerte residió junto a esta hermosa plaza.

5-La mala de la película

plaza de españaPor muy patriota que uno sea, por muy alcoyano que uno se sienta y por muy enamorado que uno esté de su pueblo; no hay manera humana de encontrarle algo bonito a la Plaza de España. Es más fea que pegarle a un padre y, además, no sirve para desempeñar el principal cometido para el que fueron creadas las plazas de los pueblos: convertirse en el lugar de encuentro de los vecinos, en un foro abierto por el que discurre la vida de la ciudad. Han pasado los alcaldes y ninguno ha sido capaz de dar con la tecla. La Plaza de España es un lugar desagradecido, que invita a la fuga y que no ofrece ninguna calidez. Se han invertido millonadas buscándole solución a este desaguisado urbanístico y los resultados han sido siempre decepcionantes. Como prueba un botón: el canto del Himno de Fiestas, el acto más multitudinario que acoge este recinto, ha de ser contemplado de escorzo o a distancia por miles de espectadores, ya que el recinto apenas sí ofrece condiciones para reunir a una pequeña multitud.

6-Un nombre para la eternidad

Les xiquesLa rehabilitación en los años ochenta del siglo pasado de lo que fuera parte del antiguo ‘barrio chino’ alcoyano dio como resultado un espacio que, con el lienzo de la muralla medieval y los restos de la Torre de l’Andana, se parece más al Muro de las Lamentaciones de Jerusalén que una plaza al uso de una población normal. El hecho que se utilice como aparcamiento de vehículos y que, en breve, acoja a parte del contingente local de la Policía Nacional tampoco contribuye mucho a hacer de este espacio urbano un punto de solaz y esparcimiento ciudadano. Por fortuna la plaza sigue manteniendo la singularidad de su nombre (de les Xiques) lo que en lenguaje poético podría traducirse como plaza de las Putas. Denominación que chirria con el  instituto armado de naturaleza civil al que en breve podría alojar.

7-La más rentable

font de lorta 2

Font de l’Horta es, sin ningún género de dudas, la plaza más rentable de Alcoy. Rodeado de coches aparcados, de contenedores de basura y de calles con un tráfico atronador y humeante, este entorno urbano es utilizado de forma masiva por los vecinos del barrio, que lo han convertido en un punto de cita imprescindible en el que juegan los niños, mientras los mayores matan el tiempo entre conversaciones. La inversión es mínima y los resultados obtenidos son inmejorables. A pesar de su fealdad y de la existencia de gravísimos problemas en su diseño urbanístico, esta plaza del Ensanche eternamente abarrotada es una prueba palpable de que este barrio alcoyano necesita con urgencia zonas verdes y áreas de esparcimiento.

8-Más fina que las gallinas

GallinesLa placeta de les Gallines, próxima a la de les Xiques recibe ese nombre por haber albergado hasta bien entrado el siglo XX un mercado de aves y huevos, al igual que ocurre con la calle de la Sardina que acogió el mercado de pescado proveniente de La Vila Joiosa. Esta plaza es un ejemplo más de los sinsentidos de algunas rehabilitaciones (rehabilitar = restituir algo a su antiguo estado) ya que, en la práctica, ha supuesto la desaparición de la antigua placeta. El hormigón, el pelotazo urbanístico, los bolardos y el mal gusto han dejado en nada este pequeño rincón que en los años 80 del pasado siglo cobijó al Zeppelin, un disco bar de referencia y de grato recuerdo, que evoca aquellos tiempos en los que Alcoi tenía un casco urbano singular al margen de las calles de San Lorenzo, San Nicolás y Avinguda Pais Valencià.

 9-La gran desaprovechada

plaza cruz rojaEs perfecta. Lo tiene todo y sin embargo, los alcoyanos apenas la usamos para nada. La pequeña plaza de la Cruz Roja, a espaldas de la iglesia de San Mauro, nos ofrece un escenario ideal para ser llenado de mesitas de restaurantes y de bares durante la primavera y el verano. Es un espacio lleno de cualidades, que podría jugar un papel central en la recuperación de nuestro casco histórico y que en cambio, sólo recibe indiferencia. Mientras se contempla la hiriente imagen de los coches y de los camiones del reparto circulando por la zona, se llega a la conclusión de que estamos ante un conjunto urbanístico desaprovechado.

 

10-Cemento, ladrillo y arena

CentenarioUbicada en el interior del Grup Centenari (construido el año 1976 por la expoliada CAM para conmemorar el VII Centenario de la Aparición de San Jorge) es una de las pocas plazas existentes en la zona de Santa Rosa y, sin duda, la mejor conservada desde su última reforestación. Aunque en invierno su aspecto de patio de prisión de máxima seguridad invite a permanecer en ella el menor tiempo posible, en verano las terrazas de los bares, las actuaciones de Xavi Castillo y alguna otra actividad con la que el Ayuntamiento tiene a bien regalar a los vecinos del barrio, consiguen caldear el ambiente, como en otro tiempo lo hizo ‘La Mistera’ la fábrica de cerillas que ocupo los terrenos sobre los que hoy se asienta la plaza.

 

11-Un lugar llamado milagro

de dins 1Dada la proverbial tendencia de los alcoyanos a arrasar cualquier cosa bonita que quede en su casco antiguo, la supervivencia de la Plaça de Dins sólo puede calificarse como un milagro. Gracias al heroico esfuerzo de los hosteleros de la zona, este viejo claustro conventual se ha convertido en la única isla de vida de un centro de Alcoy que cada día está más cerca al encefalograma plano. La experiencia vivida en este rincón de la ciudad, que disfruta desde hace años tiempos de esplendor, debería servirnos de guía para la recuperación de otros puntos olvidados del casco urbano.  A la vista del paisaje de mesas abarrotadas en la Plaça de Dins, queda confirmada una verdad inapelable: a los alcoyanos les gusta ir al centro y van en masa si el centro les ofrece algo que valga la pena.

12-De cartón piedra

GonçalAunque oficialmente se llama plaza de Gonçal Cantó (Dramaturgo. Alcoy, 1859 Madrid, 1931) todo el mundo la conoce como plaza de la Moonlight por la discoteca que dominó la noche alcoyana en los años ochenta y cuyo nombre, por cierto, es una versión nocturna de la empresa que la precedió (Textiles Sol Rayo). Durante el tiempo que duró la movida alcoyana la plaza fue una especie de Expo’92 con sus pabellones temáticos y un numero aceptable de visitantes, pero desde que hace unos años la movida se trasladó a los cauces del rio (estudiantes) y a Londres (estudiantes que terminaron de estudiar y tuvieron que emigrar para encontrar trabajo) la plaza en cuestión parece aquel poblado del oeste (hoy reconvertido en parque temático) del desierto de Tabernas en Almería que en esencia consiste, en un decorado abandonado en medio del desierto donde se practican duelos, trifulcas y peleas.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

Comentarios cerrados