slogan tipografia la moderna
Diego Gisbert apadrina un poema
Lo que queda ahora
Lo que queda ahora

Primero, eras dueña de todo el espacio.
Tu nombre tenía onda expansiva.
En la cama había un abismo con tu forma.
Me abatían en cualquier esquina
recuerdos francotiradores.
Mi soledad se llamaba como tú.

Luego, fue la carne.
Cerraba los ojos y tocaba tu piel.
Invadían el silencio olores secretos,
saliva ardiente,
labios en combustión.
Y dedos.
Dedos vertiginosos arriba y abajo,
dedos dulces y voluptuosos,
sobre las extremidades del recuerdo.

Ahora, en cambio, ha pasado tiempo.
Y si en algunas ocasiones me encuentro solo,
si de vez en cuando me atraviesa una lanza,
ya no eres tú,
ni tampoco la carne;
es tan sólo la ternura.
La ternura infinita
con que nos tratábamos.

Texto: Pau Rubio

Poema apadrinado por: Diego Gisbert



Al final, cuando alguien pregunte si hay un lugar donde se encuentran la poesía y la ciencia ficción, habrá que remitirle a Berlín. Allí es donde vive Diego Gisbert, padrino reincidente que, sin proponérselo, acaba de iniciar una nueva línea de trabajo. ¿Dará con esto un giro a su carrera?

¿Dónde encontrar a Diego? Pues en el poema El cuchillo entre los dientes. Y por supuesto,  en su página.
MORRETS per Josep Sou
MIRA… LA POESIA amb Josep Sou
METÀFORA DE LA REALITAT per Josep Sou
Apadrina un poema