Destacados
Mira por donde
La ruta del fiambre
Pese a lo que inicialmente pudiera sugerir su denominación la ruta del fiambre ni tiene carácter gastronómico ni guarda relación alguna con lugares donde se comercia con carnes o pescados
Alcoi como muchas ciudades que tienen una ruta que las distingue del resto (Madrid la de los Austrias, Barcelona la de Gaudí, San Sebastián la de los pinchos, Teruel la de los dinosaurios, Valencia la del bacalao y la del despilfarro) tiene su propia ruta. Una ruta que le da carácter, personalidad y la convierte […]
Mira por donde
Si hallas una puerta abierta
¿Si tal y como reza el cartel de la parroquia del Viaducto la puerta siempre estará abierta para el Señor por qué se encuentra cerrada?
Hasta hace unos días el viandante que circulaba por la acera izquierda del viaducto Canalejas, dirección Plaza de España, podría observar en el zaguán de la parroquia ‘Divino Maestro’ un cartel de proporciones considerables con la frase: ‘Señor no llames a mi puerta, para Ti siempre estará abierta’. Esta invitación que complementa aquel otro cartel […]
Mira por donde
Café do Brasil
¿Qué pinta un saco de café torrefacto originario de Brasil en el séquito de un alférez moro que supuestamente está efectuando su entrada triunfal en la villa de Alcoi?
Foto: Joan Lluís Santamaria Solbes
No escapa al ojo del perspicaz visitante que las fiestas de moros y cristianos de Alcoy son un espectáculo de una veracidad histórica sin paragón dejando de lado, claro, detalles sin importancia como los puros, las gafas de sol, los bandoleros andaluces y el amachambramiento de judíos con el bando moro. Paréntesis. Amachambramiento que, por […]
Mira por donde
Buzones con encanto
Mira por donde
Señales-Biblia
Mira por donde
Bricotunel
Mira por donde
Peligro Alicante
Al ver esta señal la primera pregunta que cabía hacerse era: ¿Por qué hay peligro en Alicante?
Redacció, 10/08/2014

Durante un largo periodo de tiempo, el que duró la demolición y posterior urbanización del colegio de La Uxola, esta señal ocupo un lugar privilegiado en la confluencia de las calles Pintor Cabrera y Francesc Perera.

De hecho habría que decir está multiseñal ya que contenía variados mensajes de advertencia como: el de un peligro indefinido que se definía dos imágenes más allá, el de la limitación de velocidad, un aviso de circulación obligada a los camiones por un determinado carril, el estrechamiento de la carretera y por encima de todo un enigmático mensaje escrito en letras mayúsculas (rojo sobre fondo amarillo) que anunciaba a los conductores: PELIGRO ALICANTE.

La primera pregunta que cabía hacerse era: ¿Por qué hay peligro en Alicante? Es decir, sabemos que hay peligro en Alicante, especialmente desde que está esa alcaldesa que se monta fiestas pijama y que hace el PGOU a medida de su amigo Enrique Ortiz a cambio de un Mini Couper o viajes en jets privados. Pero lo mismo, o peor, pasa en Valencia y que se sepa no hay ninguna señal en el linde de la zona Norte con Cocentaina que diga: PELIGRO VALENCIA. Y lo que es más importante: ¿Qué les importaba a los viajeros la inquina que pudiera haber entre Alcoy y la capital de provincia? ¿Se le ofrecía al visitante esa imagen de convivencia y hermandad (‘tots a una veu germans vingau’) de la que habla el himno regional y que tanto favorece al turismo? ¿Era bonito faltarse así entre vecinos?

¿O es que pudo más el resquemor por aquel viejo y feo asunto del surtidor del Viaducto que supuestamente robó Alicante a Alcoy? ¿O por el hecho de que Alicante tirara en el pasado de la capitalidad para restar comunicaciones y servicios a una ciudad que entonces estaba en condiciones de hacerle la competencia rollo ‘Juego de Tronos’? (En la que los montañeses alcoyanos vendrían a ser los nobles Stark de Invernalia y los alicantinos los malvados Lanister de Roca Casterly.) Quien dice Casterly dice Castillo de Santa Bárbara.

¿O fue todo, acaso, una agresiva campaña del Comercio de Alcoy, diseñada por un avezado experto en marketing, que dado el escaso éxito de los carteles situados a las entradas/salidas de la población aconsejando comprar en la ciudad, decidió dar un paso adelante y colocar subliminalmente este coercitivo mensaje en una de las principales arterias ciudadanas?

Es más que probable que nunca sepamos la verdad. Lo único cierto es que un día, coincidiendo con el final de las obras, el cartel desapareció y con él las suspicacias que generó con nuestros vecinos de la costa. A partir de entonces las relaciones entre alcoyanos y alicantinos volvieron a su cauce. Ni mejor ni peor que antes. Inexistentes, como siempre.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario