María ​Penalva
Destacados
Mondo Alissia
Adios
Es el momento de irme ya que no puedo abarcar tanto
Todo sigue Igual. Esto no es un adiós, sino un hasta luego o eso espero. No hay nadie imprescindible en ningún lugar ni en ningún momento, a pesar de lo que creamos con el corazón. Y lo que no se puede hacer es intentar estar en todos los lados y a la misma vez. Es […]
Mondo Alissia
Izquierdistahistérica
Antes de ayer me sentí feliz al negarme a firmar un contrato donde por 500 € vendía hasta mis bragas (las que pone Happy en la trasera)
Collage 'Dance' de Alphonse Mucha, 1898
Antes de ayer me marqué un “puigdemont” supermegasatisfactorio. La mayoría entenderéis de lo que hablo, pero por si se le escapa a alguien lo que quiero decir, os lo explico. Lo que he hecho ha sido obligar a una de las partes contratantes, la contraria, a hacer una cosa que me beneficia a mí pero […]
Mondo Alissia
Voluntariado
De esa manera, ilusionada y esperanzada, me metí en este proyecto olvidando un pasado educativo lleno de chascos y sinsabores y recordando con mucho cariño a todos esos profesores que se forman y forman
Voluntariado Hoy es una de esos días donde se me amontonan los temas para escribir y contaros. Podría hablaros de mi viaje a Londres, de mis experiencias con el Master de educación y como chocan con la realidad del profesorado (o al menos del que me ha impartido a mí), de mi beca de colaboración […]
Mondo Alissia
Abuelo cabrón
Llevo todo el fin de semana reflexionando sobre los abuelos cabroncetes
Maria Penalva, 19/10/2016

Llevo todo el fin de semana reflexionando sobre los abuelos cabroncetes.

Todo empezó el viernes, cuando un abuelo se paró en medio de la calle, bajó de su coche y  acompañó a su mujer al portal. Al cabo de un rato salió del edificio mientras yo seguía esperando en mi coche armada de paciencia. De repente se puso a gritarme que diera marcha atrás porque iba a meter el coche en el garaje, que estaba como diez metros más atrás.  Flipando me quedé.

Y  la cola de coches que tenía detrás, también.

En la Plaza de España otro abuelete se me tiró delante del coche, y que conste, el paso de cebra lo tenía detrás. Con las rodillas temblando, conseguí reanudar la marcha.

La cuestión es que ya iba con retraso, y con mucho miedo en el cuerpo. Ya sabéis que los abuelos no puntúan alto. Cual fue mi sorpresa, cuando en el semáforo de la Alameda, en rojo para peatones, se me tiraron tres a la velocidad del caracol cansado, dispuestos a pasar por encima de mi 4×4 ignorando el colorcillo del poste.

Si a esto le sumas la vieja del primero que me roba el correo y me deja «anillakos» de oro como prueba dentro del buzón.

Si le sumas el carterista setentón que vació los bolsillos de mi padre en una de las fiestas de mi pueblo.

Si le sumas un abuelo empresario de casi ochenta años, que aún suelta sopapos a sus empleados, o sea, ostias a mano abierta y practica el mobbing en su empresa, de manera desenfadada y malvada, escondido detrás de sus canas.

Si le sumas todas las abuelas  que a lo largo de los años se me han colado en el médico, o en el super, porque yo era joven y no tenía nada que hacer.

Pues si haces todo este sumatorio,  te da por reflexionar. Todos conocemos a personas indeseables, que conviven con nosotros y nos hacen la vida imposible, jefes insoportables, malos profesionales, malos amigos, ladrones, personitas que son más listos que nadie y no son nuestros cuñados. Pues que lo sepáis, encima, ¡envejecen!

Yo pensaba que estos personajillos desaparecían, pero no, se hacen mayores como nosotros y abuelean pero en su estilo. Ya no son el abuelito adorable que cuida a sus nietos, que cuenta batallitas o recoge en el hogar a sus hijos después del desahucio.

Son abuelitos psicópatas.

Son la tercera edad asesina. Yo que siempre he tenido un respeto y un amor sin fronteras por los abuelitos, sobre todo por eso de la buena onda, haz aquello que quieres recibir y talquetal, ahora me lo pienso.  Yo que era de las que los ayudaba a cruzar la calle, o les hacía recados, ahora dudo, porque , sinceramente, mi radar «detecta buelis psicópatas» está averiado y me da miedo caer en las garras de uno de ellos. ¿Pues, cómo te defiendes?

Así que esta semana un consejo y una advertencia:

¡Cuidado con los yayos, que los carga el diablo!

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:
COMENTARIOS

  1. David Picher Terol says:

    Ya sabes María…»genio y figura hasta la sepultura». ¡Qué triste!

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario