María ​Penalva
Destacados
Mondo Alissia
Adios
Es el momento de irme ya que no puedo abarcar tanto
Todo sigue Igual. Esto no es un adiós, sino un hasta luego o eso espero. No hay nadie imprescindible en ningún lugar ni en ningún momento, a pesar de lo que creamos con el corazón. Y lo que no se puede hacer es intentar estar en todos los lados y a la misma vez. Es […]
Mondo Alissia
Izquierdistahistérica
Antes de ayer me sentí feliz al negarme a firmar un contrato donde por 500 € vendía hasta mis bragas (las que pone Happy en la trasera)
Collage 'Dance' de Alphonse Mucha, 1898
Antes de ayer me marqué un “puigdemont” supermegasatisfactorio. La mayoría entenderéis de lo que hablo, pero por si se le escapa a alguien lo que quiero decir, os lo explico. Lo que he hecho ha sido obligar a una de las partes contratantes, la contraria, a hacer una cosa que me beneficia a mí pero […]
Mondo Alissia
Voluntariado
De esa manera, ilusionada y esperanzada, me metí en este proyecto olvidando un pasado educativo lleno de chascos y sinsabores y recordando con mucho cariño a todos esos profesores que se forman y forman
Voluntariado Hoy es una de esos días donde se me amontonan los temas para escribir y contaros. Podría hablaros de mi viaje a Londres, de mis experiencias con el Master de educación y como chocan con la realidad del profesorado (o al menos del que me ha impartido a mí), de mi beca de colaboración […]
Mondo Alissia
Black Christmas
Maria Penalva, 2/12/2015

Me encanta la Navidad.

Me encanta el olor a leña, las luces por la noche, las castañeras y hasta los villancicos. Excepto cuando siempre ponen él mismo una y otra vez. Eso me convierte en una asesina psicópata del quince. Pero sólo a partir de la veintena repetición.

Me gusta ir a comprar los regalos, aunque sean simbólicos, debido sobre todo a mi poco poder adquisitivo. Este año los Reyes traerán a mis sobrinas un Rummikub y una Pepa Pig, ji.

Es super chulo cuando entras en la tienda/supermercado/peluquería… y te encuentras la bandeja de dulces y la botellita de mistela. Cuando te atienden  amablemente y te preguntan qué vas a hacer en las fiestas: si vuelves al pueblo, si te toca cenar con la suegra o con la madre. Y a la vez, esas personitas/dependientes/dueños de negocios te cuentan lo que harán ellos, lo que esperan y lo que desean.

Es genial.

Es genial hasta lo de «nos queda la salud»

Peroooo, siempre hay alguien que la fastidia: cuando una cajera te atiende de mala gana o trata como si fuera tonto a un señor mayor sólo porque es lento para embolsar o sacar el cambio.

O cuando alguien que su oficio es atender  o dependientear  te mete prisas o te tira directamente a la calle a falta de un cuarto de hora para cerrar. Y tú mientras tanto sigues intentando ver las tallas con las luces apagadas (primer aviso subliminal de que sobras en el local). Y mientras, un cartel enorme con el horario en la puerta de la tienda te recuerda que te están tirando de un comercio quince minutos antes de la hora de cierre.

O cuando intentas ir a comprar a las 10.00 y está cerrado el comercio. A las 13.30 y está cerrado. A las 17.00 y está cerrado y a las 20.00 y sigue cerrado. ¿A quién venderá esta gente? ¿No se dan cuenta que si trabajas es difícil coincidir con una tienda que tiene el mismo horario que él de tu trabajo? Y que si no trabajas es difícil tener dinero para ir gastártelo en esa tienda.

¿O sólo venden a pensionistas y ricos?

O cuando vas a tomarte una caña,  y a pesar de estar el local vacío, el camarero consigue no verte, o peor todavía, cuando te sirven tres tapas, dos cañas  y te dicen que tienes cinco minutos para tomártelo porque van a cerrar. Y no habían avisado antes. Y encima te clavan. Y sin darte la nota. Más que nada para saber si la puñalada ha sido en el hígado o en el corazón.

A toda esa gente propietaria o trabajadora de un negocio de cara al público (desde los bares a las papelerías pasando por los supermercados) sólo os pido que cuando os quejéis de que el negocio va mal, os hagáis la siguiente pregunta:

¿tratáis con amabilidad y respeto a vuestros clientes?

¿los recibís con cordialidad y una sonrisa en la boca?

¿estáis seguros de haber acertado con el oficio? No es una condena, no sois la que Dais La Vuelta al Inmenso Reloj de Arena.

Yo sé que puede ser un cambio muy duro en la actitud de algunas personitas. Pero os propongo que aprovechando el ambiente navideño cambiéis.

No sólo repercutirá económicamente en vuestros negocios, también será bueno para el pobre cliente maltratado.

Y además no tendréis que excusaros por ser amables: estamos en Navidad 😉

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario