María ​Penalva
Destacados
Mondo Alissia
Adios
Es el momento de irme ya que no puedo abarcar tanto
Todo sigue Igual. Esto no es un adiós, sino un hasta luego o eso espero. No hay nadie imprescindible en ningún lugar ni en ningún momento, a pesar de lo que creamos con el corazón. Y lo que no se puede hacer es intentar estar en todos los lados y a la misma vez. Es […]
Mondo Alissia
Izquierdistahistérica
Antes de ayer me sentí feliz al negarme a firmar un contrato donde por 500 € vendía hasta mis bragas (las que pone Happy en la trasera)
Collage 'Dance' de Alphonse Mucha, 1898
Antes de ayer me marqué un “puigdemont” supermegasatisfactorio. La mayoría entenderéis de lo que hablo, pero por si se le escapa a alguien lo que quiero decir, os lo explico. Lo que he hecho ha sido obligar a una de las partes contratantes, la contraria, a hacer una cosa que me beneficia a mí pero […]
Mondo Alissia
Voluntariado
De esa manera, ilusionada y esperanzada, me metí en este proyecto olvidando un pasado educativo lleno de chascos y sinsabores y recordando con mucho cariño a todos esos profesores que se forman y forman
Voluntariado Hoy es una de esos días donde se me amontonan los temas para escribir y contaros. Podría hablaros de mi viaje a Londres, de mis experiencias con el Master de educación y como chocan con la realidad del profesorado (o al menos del que me ha impartido a mí), de mi beca de colaboración […]
Mondo Alissia
El final del verano
Sé que es el final del verano porque han empezado de nuevo las clases
Redacció, 21/09/2016

Hoy se terminó el verano.

Y no lo sé porque me vuelva a tapar con el edredón de entretiempo.

Y no lo sé porque ya no puedo andar por casa con una camiseta de tirantes y no lo sé porque sin calcetines se me hielan los pinreles.

No lo sé porque tenga ganas de desayunar chocolate calentito y me vuelvan a apetecer los potajes.

No lo sé por nada de eso.

Ni siquiera sé que el verano ha terminado porque hoy lo diga el calendario.

Sé que es el final del verano porque han empezado de nuevo las clases.

Este es el último año de carrera. Y a pesar de que ya termino y que debería estar contenta, no lo estoy. Es muy duro hacer una segunda carrera universitaria. Sobre todo porque no tienes esa sensación de inmortalidad, esa sensación de superarlo todo que te da la juventud. Con lo cual te tomas las cosas en serio, te preocupas e incluso te obsesionas. No sales los jueves de marcha, entregas en fecha, e incluso estudias de forma ordenada. Es decir, pasa a ser un trabajo a jornada completa. Con la peculiaridad de que no terminas la jornada laboral y te vas a casa. Sino que terminas parte de la jornada laboral en el centro escolar y continuas trabajando en casa.

No hay descanso para los estudiantes.

Y no siempre la dedicación o el estudio conlleva recompensa o final feliz. A pesar de todo tu esfuerzo en asignaturas subjetivas dependes del criterio de tu profesor, dependes de si alcanzas la nota de corte, dependes de conseguir una beca o dependes de tener un trabajo a media jornada. Es decir, que el estudio en sí no te garantiza notas justas, becas o trabajo.

El ser estudiante, y sobre todo estudiante adulto, es una de las «profesiones» mas ingratas del mundo: no percibes un salario, sacrificas miles de horas en estudios inútiles y/o desfasados y tienes que ceder sí o sí ante la autoridad: léase el ministro Wert, léase Planes Educativos nuevos cada año, léase cualquier idea de bombero que se les pase por la cabeza a los que manejan el cotarro.

Y aunque mi vida no sea una peli de los Cohen, España no es lugar para estudiantes. Al menos por ahora. A ver lo que nos traen los reyes…

Definitivamente, se acabó el verano.

¿Te ha gustado?. Comparte esta información:

DEJA UN COMENTARIO
Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

Nombre

E-mail (no se publicará)

Comentarios



Enviar comentario